dimecres, 13 de maig de 2020

vOMitO CAtaRSis



En los últimos días han muerto Little Richard, Betty Wright, Florian Schneider o Dave Greenfield; me han suspendido el Primavera Sound (y el Vida está al caer); y por tercer año desde que te conozco, no me has felicitado el cumpleaños. Curiosamente, las tres veces estabas desaparecida, en uno de tus típicos ataques de cobarde invisible que no sabe afrontar las cosas como una persona madura. Camino de 9 semanas ya desde la última vez que diste señales de vida. La diferencia esta vez es que no me he preocupado en intentar contactar contigo, ni en esta situación de confinamiento, ni por mucho que estés (o no, la verdad es que no sé al final qué narices hiciste ni donde te confinaste) con el tarado del que me hablaste. Me da exactamente lo mismo. Lo que me da rabia es que me saliera el instinto protector cuando me lo contaste y me dijera a mi mismo que en ese momento y esas circunstancias no podía dejarte tirada y tenía que estar a tu lado, frenando de cuajo mi intención de decirte aquél día que no quería volver a verte. En las dos semanas siguientes te ofrecí hasta 4 alternativas para ayudarte a salir de ese piso momentáneamente mientras buscabas algo con calma. Pero una vez más, pasaste de mis intentos de ayudarte, algo que realmente me intriga, porque siempre que he intentado echarte una mano en algo, lo has rechazado dándome largas o diciendo una cosa y haciendo otra. Es tu problema, no el mío. Al final me di cuenta que no soy un superhéroe con capa que tenga que venir a salvarte por la ventana. Ya eres mayorcita, y tú eres la única responsable de tus errores y malas decisiones, y de las consecuencias que comporten. Por ejemplo, quedarte sola, aíslada, sin amigos... en una situación tan complicada como la que te metiste tú solita. Sigo sin entenderte, y sigo sintiendo enorme rabia por la ocasión que nos robaste. Pura cobardía, tal y como tú misma me reconociste. A pesar de sentir algo por mi, tal y como tú misma me reconociste. Yo también sentía algo (mucho) por ti, tal y como te había dicho abiertamente, porque no tenía nada que esconder. Pude hacer cosas mal, pero fui de cara. Fui valiente y sincero. Y ese fue seguramente mi gran error, y la gran causa de que te entrara el miedo cuando ya habíamos roto el hielo y ya había pasado lo que tenía que pasar desde hacía meses. Todo fluía de manera natural, hasta que tú decidiste boicotearlo. Y a partir de ahí todo fueron decisiones erroneas por tu parte, mezcladas con mis impulsos irreflexivos en un cóctel de confusión e incomprensión absolutas. Resulta increíble que una conexión tan brutal se haya roto en 1000 pedazos. Sobre todo por la forma. Has traicionado completamente la relación que teníamos, fuera lo que fuera y lo llames como lo quieras llamar. Has destrozado violentamente la confianza que te tenía. Eres, de largo, la mayor decepción de mi vida. Y ahora mismo te odio profundamente por ello.


*Puede que hasta salgamos en el video dando botes y cantando como locos, en otro tipo de catarsis diferente
 

6 comentaris:

Ses ha dit...

A veces no merece la pena, ¿no te parece?
Los Planetas, qué de recuerdos, ¡por favor! ¡¡¡Quiero salir, saltar y bailar!!!

Beauséant ha dit...

Te entiendo, aunque entiendo a la otra parte, muchas veces me pasa. Tomo una mala decisión por cobardía y, a partir de ahí, todo es una espiral enorme de malas decisiones... A veces la vida es demasiado complicada, a veces aterra el peso de nuestras decisiones... no sé.

Pio ha dit...

Antes de nada...

¡¡Muchas felidades Des!! llevaba varios días pensando que tu cumple era un par de semanas más tarde que el mio, pero nunca sé el día concreto. Espero que lo pasases lo mejor posible.

Ostris esa historia tuya, me he llegado a preocupar por la muchacha, me identifico un poco con ella porque también la he cagado bastante y luego ya no ha habido marcha atrás, nada más que la culpa y la certeza que no había solución. Por otra parte, hay gente que vive de boicotearse a si misma y casi a los demás.

Todo pasará, la rabia y el dolor.

Un gran abrazo.

PD: ¿Primera fila y camiseta blanca?

Paola Vaggio ha dit...

Felicidades!!!!! yo tampoco te he felicitado, ayy... sé perfectamente que eres Tauro! Un beso grande Pd. Esa es mi canción preferida de los Planetas, lo resume todo

NaoBerlin ha dit...

Por experiencia; si lo ves tan claro no le des más vueltas a la perdiz. Quitarse el mono de alguien es jodido, pero postergar lo inevitable solamente implica acumular más dolor.

dEsoRdeN ha dit...

supongo que no, Ses, pero cuando uno es obstinado insiste e insiste hasta hacerlo realidad... (y muchas veces no es posible, está claro)

Estoy de acuerdo que la vida puede llegar a ser complicada, Beauséant, pero muchas veces la complicamos nosotros de manera innecesaria. Y eso suele ir acompañado de hacer daño a otra persona de manera muy injusta...

Muchas gracias, Pío! Jeje, no, nosotros estábamos más a la derecha. aunque conozco a ese chico que dices... XD (y es tan ultrafan o más de Los Planetas que yo)

Gràcies Paola! Es un temazo... como muchos otros suyos

La verdad es que ma ha costado bastante tiempo verlo mínimanente claro, Naoberlin. Y ser tan cabezón tampoco facilita las cosas... "quitarse el mono de alguien" me parece una definición muy acertada. Es esa maldita adrenalina la que lo hace todo tan difícil y doloroso...