dijous, 23 de gener de 2020

deAd FiSh




Llegando a una cierta serenidad que, como todas las cosas, es relativa. Trabajarse desde la ausencia lo hace todo más fácil, aunque por momentos se hace muy duro. Navegas entre momentos de tentación por romper el silencio, enfados en diálogos imaginarios, indignaciones por su falta de respuesta, y la certeza de que estás haciendo bien. Eso realmente no lo sabes y sólo el tiempo tiene la verdad de las cosas, pero desde tu perspectiva actual, pudiera parecer que sí. Y hay indicios extraños en sus huellas digitales que te provocan una mezcla de curiosidad e inquietud, que es lo mismo pero con preocupación añadida. Me he acabado 'Gent Normal' y por momentos parecía que estuviera hablando de nosotros. Pero en estos casos siempre parece que todas las canciones, y las películas y los libros se hayan inspirado previamente en ti y tus circunstancias. Lo cual es un ejercicio de egocentrismo y de alteración temporal a partes iguales. Sea como sea, el libro me ha encantado, y ahoras ya sólo me deben quedar 7 u 8 por acabar de los que tengo a medias. Habría que añadir los que tengo por empezar. Falta de espacio físico bien empleado en un piso de 40 metros cuadrados. Lo que se puede uno permitir, y no me quejo en absoluto, porque al menos para estas cosas sí me siento afortunado y hasta casi privilegiado. Tiene narices la cosa. Y volvemos al inicio, y a que todo es relativo. Como esa foto indignante de hoy en el Parlamento europeo de políticos de PSOE, PP, Ciudadanos y Vox al lado del golpista Guaidó, aunque ellos nos quieran hacer ver el cuento de manera inversa. Siento un profundo asco por el PSOE y su deriva a la derecha nada disimulada de los últimos años. Hoy todavía sacaban pecho por haber fijado el salario mínimo en 950 euros. En una sociedad donde los alquileres se van por encima de los 1.000 euros, es miserable. Son miserables. Y nosotros gilipollas, por darles poder a todas estas marionetas del capitalismo neoliberal más salvaje que trata a la gente de subnormal (cosa que, en muchos casos, no me extraña, porque se acerca bastante a la realidad). War Is Peace. Freedom is Slavery. Ignorance is Strength...

Me ha provocado profunda pena ver mi paraíso particular de hace escasas 3-4 semanas completamente inundado. Hablé ayer con la familia que me alquiló la que fue mi guarida en los 4 días previos a fin de año y me decían que a ellos no les había afectado demasiado, pero enviaron fotos del terreno que nada tenían que ver con lo que yo había visto menos de un mes atrás. La naturaleza diciéndonos a gritos que lo estamos jodiendo todo y todavía hay quien niega el desastre que entre todos estamos provocando. Vivimos una realidad apocalíptica en todos los sentidos, y el futuro da bastante miedo. El presente da bastante miedo, de hecho. Siempre bromeo de manera cínica con la extinción humana, pero en el fondo tampoco es ninguna distopía irrealizable. Vamos camino de ello. Y de verdad pienso que es lo mejor que le podría pasar al planeta. Siento un profundo odio y menosprecio hacia la raza humana, aunque salve por momentos a personas concretas. Supongo que el apocalipsis también es personal, vinculado a mi estado de eterna frustración y enfado por una realidad que ni entiendo ni tolero, y a la que no puedo dejar de juzgar. Qué tranquilidad debe sentir la gente que es capaz de no juzgar a nada ni a nadie.

Intento resguardarme en la música (menuda novedad...), en un par de cursos a los que me he apuntado (y otro por el que he preguntado para el próximo trimestre), y en un par de viajes para de aquí al verano. Me importa una mierda todo, y como no creo en el futuro, vivo como si no existiera. Quizás algún día lo lamente, pero me cuesta creer que pueda lamentar cualquier experiencia vital que me haga sentir vivo. Mañana voy a un concierto con Morenita Amelie, que está siendo mi flotador en toda esta deriva. Antes he pensado que firmaría no volver a pasar más noches con ella por que las cosas se arreglaran con Mrs. Bizarre y acabaramos juntos. Luego me he sentido mal por M.A., pero creo que es cierto que firmaría. Por mucha perspectiva racional que estoy intentando darle al asunto, sigo queriéndola con locura. Y quizás ahí está la clave de todo...



2 comentaris:

hiro ha dit...

Quina pena com ha quedat el Delta..! fa anys que des de les Terres de l'Ebre demanem mesures per a salvar-lo i les diferentes administracions no fan res. De fet sembla que la seva intenció sigui que vagi morint lentament, i amb ell, tota la població que en viu i hi viu. Som literalment, el cul de Catalunya. Però millor no parlem d'aquest tema perquè m'emprenyo.
Sí, el món s'acaba (o millor dit, la humanitat s'acaba) i també penso que és el millor que li pot passar a aquest planeta.
Visquem el moment, que el futur no existeix.

dEsoRdeN ha dit...

Doncs visca el present, per molt miserable que sigui