dimecres, 11 de gener de 2017

TitO ChaRLiE




¿Soy yo que lo odio, o este invierno hace un frío inédito en los últimos años? No recuerdo el año pasado haber puesto la estufa con los 3 botones de potencia. Tengo primeros síntomas de carraspera, y he hecho gárgaras de agua caliente, miel y limón para aliviar esta mierda de sensación. La noche anterior noté fresquito con doble edredón. Sí, ya lo sé; grandes dramas del primer mundo, mientras la mitad del planeta no tiene ni para dormir. Pero son mis problemas, y por tanto, los más importantes para mi, porqué sólo yo puedo y debo solucionarlos. No va a venir nadie a hacerlo. Tampoco lo espero. Como tampoco espero (ni pienso permitir) que nadie venga a imponerme lo que tiene que importarme o afectarme y lo que no. Si tú sientes o crees en algo firmemente, dedícate a ello apasionadamente e invierte tantas horas y esfuerzos como haga falta; pero no intentes imponerle a la fuerza tu pasión a los demás, porqué cada uno tiene las suyas; y son igual de válidas y lícitas que las tuyas. Hay mucha actitud intransigente e incluso dictatorial escondida en supuestos planteamientos de izquierdas. Ese querer señalar con el dedo a quien no actúa como tú, como si fueras alguna especie de visionario por encima del bien y del mal, para obligarle a hacer cosas que no le salen de dentro. ¿Hasta qué punto es lícito? ¿Realmente el fin justifica los medios? Siempre he creído que no. Es de los pocos refranes con los que no estoy de acuerdo en absoluto. De hecho, me parece puro fascismo. Y el único fascismo en el que creo es en el musical, porqué la gente escucha una de mierda que habría que meterles por un embudo discos de Billie Holiday, los Sonics, Stooges o Sonic Youth, hasta que les sangraran los oídos y se les abriera la mente...


...en el primer aniversario de su muerte, he recuperado el documental 'David Bowie: Five Years' que dieron el sábado en La Noche Temática. Me encantan este tipo de documentos para descubrir detalles e historias escondidas tras canciones y discos que has escuchado una o mil veces. Ya he superado un tercio del libro de Sonic Youth, y me he sentido bastante identificado con el Thurston adolescente mitómano. No sé si calificarlo como mito, pero desde hace mucho tiempo he sentido fascinación por la perversa historia de Charles Manson. De hecho, hice un trabajo final en la universidad sobre los asesinatos de Sharon Tate y el matrimonio Labianca. No sé por qué, pero me atrapa esa historia. Quizás por las múltiples conexiones musicales, porqué supuso el final de la estúpida ingenuidad hippie, por la eterna lucha entre el bien y el mal, y la ambigüidad para distinguir una cosa de la otra, más allá de las simples apariencias... por todo ello, desde que hace unos días se supo que estaba gravemente enfermo, no puedo evitar mirar cada día si Manson ha muerto o no. Y me sigue indignando que la prensa mundial le califique de 'asesino', cuando no mató a nadie. Se le podrá llamar 'criminal', 'inductor', 'autor intelectual de los asesinatos', 'pirado', 'psicópata' o de mil maneras más, pero calificarle de 'asesino' es de una falta de precisión y rigor periodístico que me irrita. Es curioso e intrigante el funcionamiento de la mente humana, que aún sabiendo de una manera racional las atrocidades que mandó cometer, siento una cierta simpatía/empatía hacia ese tarado. Quizás es una manera de proyectar de una manera inocua mi misantropía extrema. A lo largo del día, uno se encuentra con montones de situaciones y actitudes externas estúpidas, hostiles o irrespetuosas que despiertan sentimientos viscerales; pero lógicamente, a todos nos han enseñado a domesticar esos instintos más salvajes. Y quizás un personaje como éste sirve para proyectarlos de una manera abstracta y genérica, y sus víctimas acaban adquiriendo en tu mente la forma representada de tus objetos de odio. Supongo que ahí está ese punto de empatía hacia alguien que, racionalmente, se comporta de manera tan atroz y sádica. Supongo que por eso un tipo de personaje así también se acaba convirtiendo en un antihéroe contracultural. Me fascina el intrigante y a veces oscuro funcionamiento de la mente humana. Lo he dicho y lo diré mil millones de veces...



2 comentaris:

hiro ha dit...

No conec a fons la història de Charles Manson, però entenc que un personatge així desperti fascinació. Suposo que és perquè a un nivell molt inconscient apel·la a la nostra part salvatge i violenta.

Pd: prepara't, perquè la setmana que ve sí que vindrà el put* fred en versió sàdica...

dEsoRdeN ha dit...

A mi em flipa, i sé que sentiré pena el dia que mori. El cervell és incomprensible. Estic del puto fred, i sobretot de la puta pluja, fins on et pots imaginar...