dimarts, 10 de març de 2015

hURt




Una semana en la cama me ha dejado sin energía. Vivo flotando y en super slow-motion, supongo que todavía por la cantidad de mierda química que llevo en el cuerpo, batallando con los últimos regimientos de virus que se resisten a desocupar mi organismo. Las molestias de visión en mi ojo izquierdo se han incrementado estos días, y me tienen francamente preocupado, por mucho que las 3 veces que he ido a mirármelo me han dicho que el ojo está perfectamente sano (y qué cojones me pasa, entonces?). Mi musculatura está semiatrofiada de tanta inactividad. Y me siento tremendamente cansado, física y anímicamente. Vuelvo a sentir ese cíclico sentimiento de echar en falta la normalidad. Cuando no es una cosa, es otra, pero siempre he tenido la sensación de tener que capear con más dificultades que la gente 'normal', en cuanto a temas de salud. No en cosas de extrema gravedad, es verdad, pero sí montones de cotidianidades que generan disciplinas y molestias múltiples. Alergias, ultra-sensibilidad térmica y de humedades, vista, deshidrataciones o quemaduras de piel al mínimo descuido, mareos o náuseas... que una gripe me deje una semana fuera de combate y haya quien se recupere en un par de días; la maldita lesión estúpida que me tiene sin fútbol desde hace ya 2 años. Una sensación de fragilidad y deficiencias que genera inseguridades y ultra-protecciones. Envidio la despreocupación de los demás. Y la fortaleza. Y echo de menos etapas pasadas sin taras físicas ni estropicios del tiempo. Normalmente, al salir de un proceso gripal, uno tiene ganas de recuperar la normalidad. Y sí, en el fondo tengo esas ganas, pero en la superficie me siento negativo, sin fuerzas. Me provoca mucha frustración ver que no puedo, cuando había empezado 2015 animado y con empuje; que no sé qué narices me pasa, pero no soy yo. Algo me ha anulado por dentro, y me ha robado la fuerza. Suelo ser una persona de muchísima energía, y cuando me quedo sin, me quedo totalmente down, sin ganas de nada. Me molesta que la gente me envíe mensajes. Quiero que me dejen en paz. No tener contacto con el mundo exterior. Hacer vida interna, pausada, autista. Me crispa la música alegre, o los anuncios estúpidos. Estoy de mala leche, por pura impotencia. Sólo quiero dormitar (porqué tengo realmente mucho sueño constantemente), y escuchar música lenta u oscura. Y sentirla en toda su grandeza. Sólo estoy un poco negativo y eso también es parte de mi, eso es todo...



4 comentaris:

Campanilla ha dit...

Supongo que son épocas y que los últimos coletazos del invierno no es lo que mejor sabor nos deja con tanto virus y tanta pastilla residual en nuestro cuerpo.
Ánimo, a no ser que seas alérgico al polen, que el calor y la primavera están a la vuelta del mes!
Besitos

hiro ha dit...

No saps com t'entenc! després de passar la grip em vaig trobar igual, no tenia ganes de fer res, em sentia desmotivada. Fins aquesta setmana no he començat a remuntar. Vaja merda de virus!
Ànims noi dEseNdreÇat! ja veuràs com a poc a poc recuperes l'energia, les ganes de ballar i de fer vida social :)

V.M. ha dit...

No sé si decirte algo o si al decirte algo te molesto...
Espero que te recuperes pronto, chavalín!
Disfruta de este momento en que el cuerpo flota, el sueño domina y no hay nada más que hacer que no sea esperar que pase.
Un besote, garoto!

dEsoRdeN ha dit...

sí, son épocas, y yo soy muy de cambios de ánimo y montañas rusas anímicas. Pues sí que soy alérgico al polen y a unas cuantas cosas más, pero lo aguanto con tal de volver a ver la luz, el sol y el calorcito de esa época maravillosa que es la primavera!

Amb la tonteria, m'he estat dues setmanes absolutament anulat com a persona, hiro! Ha estat horrible. Per sort començo a remuntar, tot i que la maleïda tos no acaba de marxar. Sí, crec que el que em falta és una nit de dancing all-night long!! T'apuntes? XD

Gracias, V.M. :) Parece que voy recuperando las energías poco a poco. Besotes, garota!