dimarts, 26 d’agost de 2014

beNViNgutS aL pARadíS


A veces pienso que nada pasaría si una bomba atómica arrasara todo el planeta menos mi pequeña Vila de diSoRderLand. Yo podría ser perfectamente feliz, porqué no necesito nada más, y me siento tan arraigado y orgulloso de la que ha sido mi casa toda mi vida, que no puedo imaginarme viviendo en otro sitio. Ojo, y me encantaría poder vivir en otros rincones del mundo por alguna temporada, pero siempre sabiendo que sólo existe un lugar en el mundo que sea MI LUGAR. Y es aquí, de eso no tengo ninguna duda. Por eso me provoca un gran orgullo que les Festes sean motivo de peregrinación de gente de todo el planeta; y me encanta enseñar sitios y rincones a los que vienen de cualquier otro lugar, pero la masificación excesiva se les está empezando a ir de las manos, y empezamos a correr el mismo peligro que otras zonas de la ciudad que nos rodea y que los últimos días está empezando a clamar y salir a la calle contra el modelo de turismo que nos quieren colar las instituciones a las que los lugareños de toda la vida les importamos una mierda.

 El día 0 me enamoro de la chica pro-palestina con aire a A-Lombrada del balcón de al lado de l'Ajuntament. Al día siguiente, la lluvia molesta mi safari fotográfico. Me encuentro a la A-Lombarda real, pero no soy lo suficientemente ágil como para robarle la foto que nunca se quiere hacer. La tradicional tormenta del primer día cae en cuanto E-Platónica pisa la Vila. Tras 13 años, rompemos el maleficio de Festes, pero el 3 no es el número de un día en que hubiera preferido la cifra par más baja. Refugio con zumo de avena, y como buen anfitrión, nos consigo mesa de donde no había. Paseos entre zombies, abuelos que roban cervezas de barras inatendidas, colas inéditas, y una niña que nos quiere vender crépes con un sentido del márqueting impropio de su edad. Cuando el hambre aprieta, nos consigo mesa de donde no había. Soy el anfitrión, recordadlo. Aparecen y desaparecen más actores secundarios, y nos vamos a bailar. Las escenas que uno ha imaginado muchas veces siempre son imperfectas, pero pueden ser motivo suficiente de gran felicidad. Y cuando subimos a mi casa a seguir haciendo de anfitrión, me gustaría que esta noche no acabara nunca...





El día 2 intento apalancarme en el sofá, pero siempre acaba llamando alguien para evitarlo, y se supone que es el día grande. Bueno, debería decir el día de la masa incontrolada, donde no puedes dar 2 pasos sin ir a ritmo de procesión. Colega Malafolla y Gran J se toman las primeras en mi casa, y bajamos a por más gente del curro. Encuentros familiares que me provocan sentimientos contradictorios. Lo que iba a ser un paseo corto en plan perro acaba siendo otro día de conciertos y cerrando festes...

Día 3. He quedado con otra gente del curro, de talante más nocturno. Danger, danger. Ritmo de ingesta alto, risas, paseo arriba y abajo, llamadas a becarias que resultan ser vecinas, y conciertos funk. Conversaciones que ni recuerdo con gente que no veré en la vida. Escapadas hacia una de las pocas discotecas que quedan abiertas. Brasileñas que quieren una foto mientras desbebo en un Polyklyn. Que si vamos al centro, que si quedémonos aquí aunque la sala esté medio vacía y nos quieran cascar 14 eurazos. La gente se agolpa en la puerta pero nos sigue quedando un mínimo de lucidez para no aceptar el chantaje. Las chicas del grupo de la punki con la que hablamos lo intentan con el portero pero no cuela. Dejo al último superviviente y me voy a dormir. Todavía queden muchas Festes por delante...


El cuarto día tengo mensaje de L de Lesbiana. La desvirgo en el mundo Rocky Horror Picture Show, y flipa bastante, aunque la performance en cuestión sea un tanto desvirtuada por las condiciones de la calle en cuestión. Aparece su amiga Griega Natural, y nos vamos a buscar noche. Tras un par de conciertos frustrados, encontramos nuestro sitio en la plaza más soul a esa hora de la noche. Cuando caen las caretas y la noche se dispara todo tiene otro color. Bailo con la Griega Natural y me encanta su espontaneidad. Contrasta con esa miedosa tensión de L de Lesbiana, a la que nunca sé por donde coger. Y ya sé que esto, leído por un argentino, tendría otro sentido. Cuando la noche se deshace, salvo la vida a una adolescente con un simple chicle de frutas tropicales, y sus dos amigas me lo agradecen. Una de las miles historias extrañas que ocurren en las noches de diSoRdErLand...



El día 5 tengo sentimientos contradictorios: necesito noche de descanso, pero toca Pony Bravo. A media tarde, en la playa con dos amigos, mensajes de Amapola y de M de Mamá. Se me complica la noche, y yo no quería. Tras ducha y cena, M de Mamá se raja y con Amapola quedamos para el día siguiente. Le envío un mensaje a la A-Lombarda por si va al concierto, pero como tantas otras veces no contesta hasta la mañana siguiente. Debe ser el destino, que hoy no quiere que salga...


Día 6, y cuarto con las mismas lentillas diarias. Cambiarme a éstas fue la mejor decisión que he tomado en semanas; qué bien veo y qué poco me molestan. Kebab clásico con Amapola y pariente. Con las cervezas aparece M-Zurda-Pelirroja y su caos etílico-nocturno. diSoRdErLand parece extrañamente tranquila y nos apalancamos en un bar, hasta que una orquesta nos llama como las sirenas a Ulises. Pero la orquesta es un DJ super-chungo, y nos vamos a buscar a un colega del curro más al norte. Allí el DJ es un clásico de cada año que pone la misma música cada año pero acaba consiguiendo el mismo éxito cada año. Bailes inéditos con M-Zurda-Pelirroja, que me otorga el galardón de 'Hombre Heterosexual que Mejor Baila Del Mundo'. Todo un honor. Cuando encuentro a mi colega, el resto se va. Asalto a una rubia muy guapa con la que reímos un rato, y resulta ser de la TV, cosa en la que caigo después. La noche está desbocada, y las conversaciones fluyen aquí y allá. Me encuentro a una ex-compañera de curro, y a otras que van más perdidas que un pepero en una democracia. Nos vamos para el centro, y acabamos en mi adorado Sidecar. Buena música, pero pocas bailongas. El día que la gente aprenda a ser más espontánea y natural y se olviden de postureos estúpidos, el planeta implosionará... 


El día 7 siempre es el más triste, porqué no soporto los finales. En cuanto oigo las explosiones a media tarde desde el balcón, me lanzo a la calle con la cámara. Adoro robarle imágenes a la realidad, y mirarla como yo quiero. Adoro esta explosión de energía por las calles, como si la gente fueran leucocitos que lo llena todo de vida. Adoro que los mayores les inculquen a los menores el amor por este lugar tan mágico y sus tradiciones, porqué ellos serán el futuro que ha de mantener viva toda esta expresión de cultura y hedonismo. Adoro las imágenes tan estéticas que deja este infierno de fuego, que es sólo un anticipo de la realidad que vuelve en cuanto suenan las tracas finales, se apagan las luces, y las calles quedan solitarias y silenciosas...





8 comentaris:

Pio ha dit...

Que chulas las fotos! ^^ Son unas fiestas bien bonitas, así me gustaría que fuesen las fallas, sin aglomeraciones ni masificaciones, en fin. Me alegro que lo pasaras muy bien :)

dEsoRdeN ha dit...

Sin aglomeraciones ni masificaciones, Pío? Uy, se nota que no has estado nunca por aquí. Empieza a ser horrible... :(

Pio ha dit...

Se nota que no has estado en Fallas, porque todo te parecería menos masificado XD

dEsoRdeN ha dit...

jaja! Supongo que sin haber estado en las respectivas Festes, es difícil comparar, pero lo que está claro es que ambas están hipermasificadas!! ;D

Pio ha dit...

Jajaja tienes razón, pues ya sabes invitado quedas a bunyols i xocolatada en falles :)

dEsoRdeN ha dit...

:D

hiro ha dit...

Veig que vas aprofitar les Festes al màxim ;) Jo en alguns moments em vaig agobiar molt amb tanta gent. Bé, que arrossegués un refredat de cavall potser tampoc va ajudar.
Espero que els propers anys la massificació no vagi en augument...
Molt xules les fotos! :D

dEsoRdeN ha dit...

Ui, i tant, hiro! Per molt que passin els anys, les Festes sempre seran les Festes :) Lo de la massificació pinta malament, perquè ara ho estan explotant molt amb els guiris, i acabarem sent una Sagrada Família qualsevol... :(
Merci! :D