divendres, 23 de maig de 2014

oN tHe CiNEmA: BiG bAd WoLVeS





Hoy he recordado que cuando vi por primera vez 'Pulp Fiction', me entraron ganas de hacer mi propia peli tarantiniana, y tenía clarísima cuál sería la primera escena; y la culminaba con sangre, y este temazo...



dijous, 22 de maig de 2014

sOy RebeLdE pORquÉ Me sALe dE aLLí...





La guerra civil estomacal ya es la guerra de los 15 días. Cruzo los intestinos por que no sean muchos más, mientras voy a la cocina a por crussancitos de chocolate. Preparo visitas a dentista, rehabilitación y debería ir a la doctora de cabecera. Últimamente parezco un abuelo pansío, y no sé si alegrarme por tomar conciencia de según qué cosas, o deprimirme por esta aparente decadencia del organismo. La vida me da pereza, o quizás sea simplemente la gente, y mucho más con este clima de mierda. Quizás sea necesidad de calmar un poco el dEsoRdeN de las últimas semanas. Llevo dos lunes con cuellos a tiro y huelga de colmillos caídos. El curro cada día me enerva más, y la semana pasada tuve dos episodios a grito pelao. Los que me conocen por mi lado tranquilo fliparon bastante, pero no puedo con según qué ineptitudes, desidias y faltas de voluntad. Vuelvo a sentirme a las puertas de una etapa misántropa, aunque nada como el Primavera para reactivar la vida social. Mañana debería llegar a diSoRderLand la I-Belga, y la semana que viene el resto del combo. Me gustaría salir de la espiral negra, y para eso no confío absolutamente en nadie. Mi única motivación son mis padres, y mi salvación, la música...






dimecres, 21 de maig de 2014

sE Me eStÁ SeCaNdO eL CurRícuLuM





La magia y el temblor de la locura. Eso es lo que más echo de menos...


dijous, 15 de maig de 2014

Sí, pA' pENsAr TítuLoS eStOy Yo AhORa...




Pasan los días, y pasan las noches, y dudas ante tentaciones delgadas que cumplen años el mismo día que tú. Que gente que la conoce desde hace años no hubiera conseguido convencerla aún de salir una noche y llegues tú y lo logres a la primera puede ser simple casualidad... o no. Sea como sea, sigues con esa dieta de escepticismo y actitud pasota, y tu autoestima física tampoco está en su mejor momento, y no tienes claro si afeitarte del todo, a medias o volver al look aborigen. Aborigen (o directamente salvaje) te pone que te quieran liar, sea por ineptitud, sea por mala fe. Por mucho que me quieran cobrar un mes de más, tengo muy claro cuánto estuve fuera del diSoRdEr's Palace mientras lo reformaban, y no pienso dejar que me levanten la camisa. Desconocía que el 'traumatólogo' fuera el especialista en provocar traumas, hasta que hoy me ha dicho que la resonancia demuestra que estoy perfectamente bien. Y entonces el dolor intenso que siento en la pierna en situaciones concretas, ¿qué cojones es? Llevo días con la barriga regirada, y supongo que esta intensa actividad social de las últimas semanas tendrá algo (mucho) que ver. Debería ir al dentista, y ponerme a mirar ya las vacaciones, que luego cada año me acaba pasando lo mismo. Me siguen cayendo comidas y cenas en la agenda casi sin querer, y la semana que viene la I Belga me viene a visitar con su niña. Tengo ganas de conocer al pequeño monstruo. Y la semana siguiente llegará el resto del combo belga, para el Primavera Sound. Mucha gente me esta confirmando que viene, sea un día o sea todos, y me encanta el caos que se avecina. Y llegan días importantes en ese ambiguo terreno entre curro y ocio, y esperemos que vaya mejor que el año pasado. Quizás no tener tantas expectativas ni euforias sea bueno, y nos ayude a mejorar resultados. Tu madre te regala un bonito álbum de fotos de toda una trayectoria vital, y a todo esto, la muerte sigue presente; y quizás nunca haya dejado ni deje de estarlo, pero a ti ahora todo te huele a azufre...



*D.E.P. Alfredo Calonge, y Malik Bendjielloul


dijous, 8 de maig de 2014

aÑoS qUe aCabAN eN Tu NúmEro fAVoRitO






La resaca da somnolencia. O es somnolencia. O ponedle el verbo que os venga en gana. Yo le pongo música, de esa que es puro placer en slow motion. O en cámara lenta. O decidlo en el idioma que os venga en gana. No os extrañe que escriba de tarde. Sé que hoy no habrá noche de las que a mi me gusta, aunque la australiana y la sudafricana nos preguntaran cuando nos íbamos: "are you going out again tomorrow?". O "tomorrow again". O como os venga en gana. Tomorrow toca prostituírse, a pesar de la fecha señalada. Y hoy no aguantaré mucho. Una noche de vida bien vale eso, y más. Con su cenita para 12. Sus risas. Sus alegrías futboleras. Su videos. Sus pasteles sorpresa avanzando un par de días fechas señaladas. Sus mensajes insistentes de La Chica del Novio Imaginario. Y aunque mi idea era seguir el plan original, los dos supervivientes acabamos yendo a su encuentro, y al de todos los demás. Bailes de sí pero no, arrambamientos recíprocos pero también otros, que te salga ligue el día que no lo buscas, que te falte una marcha esa noche... luces que se encienden, música que cesa, rave improvisada en su coche, una colección de CD's que parece invitarte a que te enamores perdidamente, unas que se van para aquí, otros que se van para allá, y ella que insiste en conducir de vuelta a casa con un enigmático "No" a la pregunta "¿Te espera alguien?". La Chica del Novio Imaginario hace honor a su nombre y da pie a la fantasía de convertirte en real, aunque sea con cualquier otra etiqueta por diseñar. A la hora de comer se te avanza con un mensaje confirmando su llegada en condiciones a casa, y ante la imposibilidad de celebrar fechas señaladas la semana que viene con todos los demás, le dices que tendréis que celebrarlo otro día los dos solos... con risas y un "está hecho" de respuesta. El instinto me dice que será que no, estoy muy pasota últimamente, y son muchos años de acumular escepticismos, pero lo cierto es que la carne con salsita siempre sabe mejor. Y por más que me lave los dientes, más parecen ensuciarse. Como esas lavadoras que en vez de dejarte la ropa limpia, le añaden manchas que no existían antes de meterla dentro. La A-Lombarda reaparece el día después de plantearte si volver a escribirle, y los planes pendientes se siguen acumulando en mi calendario de salmón. Te da una pereza enorme planear las vacaciones, y lo vas dejando como si fueran los deberes del cole. Te dicen que te falta un mes de alquiler por pagar y los recibos bancarios lo contradicen. Cada vez pareces vivir con más escudos, corazas y fortalezas, porqué ya no te fías de nada ni nadie. Ni de ti mismo, claro está. Y todo va a cámara lenta, quizás como queriéndole decir al tiempo que aún quieres vivir muchas cosas más, aunque a veces parezcas hacerlo al ralentí...





dimecres, 7 de maig de 2014

dEsoRdeN aL dEsNudO





Lo importante está en el interior. Algunos piensan que este topicazo se refiere al bolsillo, o a lo que hay debajo de la ropa, pero eso es porqué no son capaces de ver más allá de la superficie (o de las grandes superficies; ambas cosas suelen ir de la mano en este tipo de elementos). Hay incluso quien lo toma como una metáfora, pero dejaos de almas, espíritus y espectros, e id todavía más allá. Lo importante está en el interior, literalmente. Porqué si lo de dentro no funciona, todo lo demás es mierda. No sirve para nada. No tiene sentido. 

El otro día, por primera vez en mi vida, le enseñé todo lo de dentro a una doctora rubia muy guapa, como nunca antes lo había hecho. No sé si ella se percató de que para mi eso era un momento muy íntimo. Abrirle el corazón a alguien es muy fácil, pero enseñarle tus entrañas, músculos, huesos... a alguien... aahhhh! Dudo de que pueda haber una declaración de amor mayor que esa. Es como decirle a la doctora: "Toma: todo esto soy yo, y eres la primera que me ve tal cual: sin ropa, ni piel, ni carne, ni pelos... te regalo esta visión; haz con ella lo que creas más conveniente". Romanticismo tecnológico del siglo XXI.

Cuando ves que te van a meter por ese tubo estrecho, da un poco de cosilla. Te sientes un poco cobaya, indefenso, frágil... "¿qué me van a hacer?" -te dice la vocecilla, mientras te sientes un poco James Bond a punto de ser atacado por el mortífero rayo que te va a hacer picadillo como si fueras un queso de bola condenado a acabar tu vida de queso de bola en pequeñas porciones perfectamente cortadas. Por suerte, no soy claustrofóbico, como me pregunta la doctora, que se ha transformado en la mala sexy que primero te seduce, antes de hacerte víctima de su verdadera naturaleza sádica: "será una prueba algo larga; de unos... 25 minutos". 25 minutos allí metido???? La leche, y yo que pensaba que esto sería como una radiografía, cosa de 5 minutos y listo.

Cuando te advierte que la prueba es algo ruidosa y te coloca unos auriculares como de obra, ya te lo esperas todo. La perola que te da para que la aprietes si hay algún problema es como una especie de salvoconducto; como el "casa!" que gritábamos todos cuando jugábamos al pilla-pilla (curioso: de pequeño jugábamos a pillar, y de mayores... seguimos queriendo el mismo verbo y juego, con suerte diversa). Pero ahí estás, totalmente estirado en horizontal, con la expresa prohibición de moverte (que, por supuesto, te provoca unas ganas terribles de moverte espasmódicamente como si tuvieras el baile de San Vito), con una placa que te aprieta el estómago ("debería haber comido un poco antes. A ver si me van a entrar ganas de descomer aquí, y la liamos..."), y adentrándote lentamente por ese extraño tubo estrecho, ruidoso y con lucecillas... si esto fuera una serie de TV de los 50, ahora aparecería el cartelito de 'To Be Continued...', para lamento del público que tendría que esperarse una semana a que echen (porqué las series de TV las 'echan', de toda la vida) el próximo capítulo que resuelva el misterio: logrará salvarse nuestro pobre protagonista de las malvadas garras de la doctora sexy...?


(Bueno, va. Iba a ser un cabrón y dejar aquí el relato, pero lo acabaré, que todavía no tengo sueño)

En el capítulo anterior, nuestro protagonista se encontraba adentrándose lentamente por ese extraño tubo estrecho, ruidoso y con lucecillas, totalmente estirado en horizontal, con la expresa prohibición de moverse, y con una placa que le apretaba el estómago. En ese momento, no puede evitar cantar mentalmente 'Space Oddity', lo que inmediatamente le remite a cantar mentalmente y de manera entrelazada 'Odisea Espacial', y también la versión italiana del clásico de Bowie (y es que el dESoRdeN de nuestro protagonista le permite tener un amplio abanico musical no apto para mentes frígidas). Los pies ya alcanzan el tubo; y luego las rodillas; y la cintura... y pierde la visión periférica, ahora limitada por las paredes del tubo de colores amarillento-fosforito-luminosos, y se imagina en el cohete que está a punto de ser lanzado al espacio (explotará, o no explotará?), ante la atenta mirada de millones de telespectadores. "Y yo sin poder rascarme los...", que dirían aquellos

La vocecilla amortiguada de la malvada doctora sexy no sé de donde sale, pero me advierte que la prueba está a punto de empezar. Un ruido por aquí, otro ruido por allá... y empieza la fiesta: desgraciadamente, no suena esta canción, ni esta otra, ni tampoco esta de más allí, sino algo así como una discoteca chunga poligonera de bacalas en pleno viaje de polvos Talco. Yo paso de eso, pero... aquí dónde sirven los cubatas?


Al cabo de un rato de ruidos, la situación ya es tan hipnótica que casi me está entrando el sueñecico post-comida. En serio, se me cierran los ojos, y el hecho de haber salido dos noches seguidas tampoco ayuda mucho a mantenerme despierto. Aunque me da algo de miedo dormirme y que me de por moverme sin darme cuenta, que yo soy mucho de ir a un lado y a otro cuando estoy en la cama (durmiendo también). Tampoco querría enfadar a la doctora sexy y que tuviéramos nuestra primera discusión en mitad de ese momento tan íntimo. No soy mucho de relaciones duraderas, pero menos de 25 minutos me parecería quizás, incluso a mi, una falta de compromiso un tanto excesiva. Aunque la verdad es que ahí adentro, como en el amor, uno pierde la noción del tiempo, y casi sin darte cuenta, oyes la voz de la doctora sexy que te dice que la prueba se ha acabado. Vamos, el "tenemos que hablar" de toda la vida...

Algo apenado, porqué hasta casi le habías pillado el gustillo a la aventura, sales del tubo, bajas las escaleras, y te despides de tu amor de media tarde. Te equivocas de box y pillas a una señora medio en bolas, te disculpas, y piensas que a lo mejor la señora que te había pillado a ti medio en bolas antes de entrar no lo había hecho invadida por un enorme deseo carnal hacia ti, sino que también se había equivocado. Están todos así alineados, uno al lado del otro, y cuando sales de 25 minutos en horizontal, inmóvil y con un ruido infernal, seguramente no estás como para acordarte de donde narices habías dejado tu ropa. Te vas, pero volverás al cabo de pocos días, porqué uno siempre vuelve al lugar del crimen. Y a la espera de lo que me diga el traumatólogo, en el informe parece que dice que todo está bien. Y aunque eso a priori sea bueno y tranquilizador, mi pregunta es: "entonces por qué narices me sigue doliendo la maldita pierna?"

(héroes que hayáis llegado hasta aquí abajo, os merecéis un buen premio. Disfruten de estos tres cuartos de hora largamente esperados por muchos...)




dimarts, 6 de maig de 2014

sELf-eStEeM




Me apetecía escribir alguna cosa esta noche, pero ahora que me doy cuenta, se me deben de haber caído las ideas en algún tugurio de mala muerte. Cuando no hay nada que decir, mejor quererse...