dimarts, 24 d’agost de 2021

cONtRaSeÑAs

 

No sé por qué, pero me ha dado por pensar en el blog, y me he venido hasta aquí para ver si todavía existía, o si Blogger lo había aniquilado (como me pasó con la primera versión de dEsoRdeN, hace 1000 años. Lo recuerdo como un torpedo atravesándome el alma. Como si me hubieran robado una parte de mi vida). Esta vez estaba intacto, pero no me acordaba de la contraseña, y por un momento he pensado que no la recordaría y que tropezaría de nuevo con la misma piedra, como la canción del casposo Iglesias. Bueno, de Julio, que si no especifico podrías confundirlo con el hijo (¿tiene más de uno...? Ni lo sé ni me importa lo más mínimo). Volviendo a la contraseña, efectivamente la había olvidado, porque no recuerdo ni qué he comido hoy. Benditos métodos de recuperación de contraseñas y de cuentas, porque si no estaría abriendo nuevos perfiles de todo cada semana. He podido recuperarla y cambiarla, y para celebrarlo, escribo unas lineas que no tienen ningún fin ni objetivo claro. Simplemente, acabar con este silencio, dar señales de vida en este mundo miserable y... poco más. 

Tras unos meses de ostracismo voluntario y una buscada vida ermitaña y asocial, el verano me está sirviendo para sacar un poquillo la cabeza ahí afuera. Todo sigue igual de gris y desalentador, pero como mínimo he recuperado algo de vida social e incluso algunas noches de diversión. Morenita Amelie me despertó la líbido muerta la otra noche, y hasta me ha pasado por la cabeza abrirme Tinder (algo que siempre me ha horrorizado). Pura respuesta al aburrimiento, a esta vida cada vez más aislada por las circunstancias y el miedo que nos quieren imponer los de las americanas y corbatas, y al pasotismo absoluto (a veces hasta diría que rozando el desprecio) hacia el sexo opuesto, tras La Gran Decepción (ya no se merece otro nombre, así que he decidido hacer como con la contraseña: cambiarla). 

De aquí a 4 días se acabará el verano y el oasis de las vacaciones, y volverán las asquerosas rutinas y el ritmo vertiginoso, así que dudo que vaya a darle a esto ninguna continuidad. Pero nada, espero que la vida os haya tratado bien en todos estos tiempos distópicos, y más aún en los que vienen. Y como sería imposible resumir todos estos meses en una canción, cojo alguna de las más nuevas. Nunca acabarán las novedades, y eso es lo que me mantiene vivo, mínimamente feliz, y con unas ganas enormes de que nos dejen volver a ir a bailar las noches...

dimarts, 10 de novembre de 2020

SiLeNt NigHt

El silencio de la calle en las noches de toque de queda. Inquietante y maravilloso a la vez. Terrorífico, distópico y utópico. Hay tantas cosas que adoro de la pandemia. Y tantas otras que detesto, o que echo terriblemente de menos. Esta noche hace justo 8 meses que no salgo a bailar. Bueno, hace un mes bailamos en un Manchester vacío en noche de lunes festivo, cuando todavía se podía ir a hacer una copa hasta la 1h. Nos parecía pírrico, y ahora pagaríamos por ello. La mejor manera de cargarte libertades es la terapia de shock. Y a la que luego liberen un poco las restricciones, nos parecerá una maravilla. No me quiero creer las teorías conspiranoicas más paranoicas, pero sí estoy firmamente convencido de que el establishment está aprovechando para hacernos retroceder unos cuantos pasos en derechos civiles y libertades bajo la excusa de la seguridad. Ya lo hicieron con el 11-S, y ahora tres cuartos de lo mismo. Las contradicciones y el sinsentido de muchas de las medidas de las administraciones son clara prueba de ello. Somos ratas de laboratorio, y nunca seremos libres. De la misma manera que no existen las democracias, aunque nos quieran hacer creer que sí. En el momento en que los poderosos se dieron cuenta de que dándonos lo suficiente como para tener algo que perder y un poco de educación para civilizarnos se aseguraban el statu quo, se acabó cualquier opción de revolución y progreso real en el mundo occidental. Todo supeditado al capitalismo y al neoliberalismo más salvajes, y al miedo a perder lo poco que tuviéramos, fuera un sueldo miserable o un techo con un alquiler indecente; y a la que alzásemos un poco la voz o quisiéramos cambiar pilares básicos del sistema, represión policial y campaña de criminalización mediática, y problema solucionado. Se llame 15-M, se llame independentismo, se llame regulación de los alquileres, se llame referéndum sobre la monarquía, o se llame como se llame. Que hayamos interiorizado y asumido tan rápidamente conceptos como 'confinamiento', 'cuarentena', 'estado de alarma' o 'toque de queda' dice mucho de nuestra sociedad. Para bien y para mal...


dimarts, 22 de setembre de 2020

gRiS-TiNa

 

 

Viaje auricular a Bristol, en un pasado que, como todos los pasados, ya pasó. Quería nadar pero sólo he caminado, aunque haya habido gotas salpicando. Me ha dado por ahí, como podía haberme dado por otra cosa. Sé que no será algo persistente y longevo, pero habrá que aprovechar el tirón mientras dure para aplanar redondeces inéditas. Hay que intentar compensar la inactividad obligada, aunque quisiera recuperar otras cinemáticas más lúdicas. Acostumbrarse a que no pase nada es peligroso, aunque me gusta no esperar nada de nadie. Cuando lo hago, siempre acabo decepcionado, frustrado y rabioso. Esta noche volvía a casa y a lo lejos, al fondo de la calle donde ella vivía, me ha parecido verla dos veces en cuestión de minutos, o quizás hayan sido segundos. No era, pero mi cabeza ha querido verla y me ha hecho acelerar el paso, provocando la contradicción de que, en realidad, no quiero verla. O quizás sí, para decirle todo lo que no pude decirle por las circunstancias. Me gustaría enviarla a la mierda, que es lo único que se merece. Ya no me duele tanto, pero sigue apareciendo en mi mente difícil de domesticar. Lucho por sobrevivir, como todo el mundo, aunque a veces me asfixie el enorme peso de esta vida teñida de gris.





dimarts, 8 de setembre de 2020

LaVAdORaS


 

Vuelta a las rutinas. Odio las rutinas. Intento afrontarlo con espíritu positivo. Un par de reveses. Uno duele especialmente, porque donde dijo digo dice Diego. Y a estas alturas de septiembre, ya no estamos a tiempo de buscar alternativas inmediatas. Mi intuición vuelve a acertar, lamentablemente esta vez. El subnormal de abajo se ha desbocado este fin de semana, aprovechando las ausencias familiares. Me harté y le grité, y luego me di cuenta del error. Debería haberlo grabado. O como me decían hoy, haber llamado directamente a la Urbana y que le hubieran multado. Estoy hasta las narices de él. Decidí recuperar la iniciativa de la historia. No soporto el conflicto ni las guerras, pero estoy decidido a ir a por él si es necesario. Ha superado todos los límites permisibles. Por culpa del puto trabajo me pierdo el concierto de Mujeres. Por culpa del puto trabajo me pierdo gran parte del BAM. He hecho los Euromillones. La esperanza es lo último que se pierde. Y lo primero, los calcetines en la lavadora. De uno en uno. Las lavadoras son puertas a una nueva dimensión. Me gustaría entrar en una nueva dimensión donde estemos sólo juntos... yo, porque no hay tú que merezca la pena. Nunca diré suficientes veces lo mucho que amo la música. Es lo único que consigue haceme latir el corazón a 200. Qué narices, a 300, y subiendo...



dimecres, 2 de setembre de 2020

bOoM!!!

Día raro. Cielo gris, cerebro negro. El subnormal de abajo me ha vuelto a despertar. A las 8 de la mañana. Rabia, rabia, rabia. Odio, odio, odio. Violencia, violencia, violencia. He acabado 'Éramos Unos Niños', y casi me ha gustado tanto como me ha hecho ver cuánto necesito una historia así. Me siento plano. Vacío. Aburrido. Apático. Desganado. Desmotivado. Asocial. Apagado. Desconectado. Desilusionado. Inerte. Reseco. Soso. Apenumbrado. Aletargado. Solitario. Huraño. Asexual. Alejado de mi mejor yo, si es que he llegado alguna vez a eso. Suelo bajar al sótano, y parece algo cíclico. Sentirse atrapado en una realidad que no te gusta. Atrapado por la insatisfacción eterna. Como si tu mundo fuera esa prenda de ropa que se te ha quedado pequeña y ya no te viene. Pero no tienes nada que ponerte en su lugar. Y tengo la sensación de que todo el mundo está igual. Somos la generación hueca. Nos revolcamos en nuestra mierda, y cuando no la hay, la generamos. Víctimas de la obligación de ser felices. Esclavos de la criminalización de la tristeza o del punto neutro. Espectadores de un mundo hostil y polarizado. Y huérfanos de una educación emocional que nos prepare para los demonios internos y externos. Me encantaría tener el botón que hiciera explotar el mundo.

dilluns, 31 d’agost de 2020

eL OdiO NeCesARiO


Cuando era pequeño, no recuerdo si todavía en la época en la guardería o en los primeros cursos de escuela, en mi clase había una niña profundamente repelente y consentida, hija de una profesora. Yo era un niño súper tranquilo y callado, pero aquella niña fue una de las primeras personas a la que odié en mi vida. Era un odio profundo, no la soportaba. Me enervaba. Recuerdo perfectamente que tenía enormes ganas de tirarle del pelo. Supongo que fue uno de mis primeros contactos con mis vísceras. 

Años más tarde, estaba jugando tranquilamente a fútbol en la calle con mis amigos. Llegó un niño de la calle de al lado que hacía tres como yo, y empezó a meterse conmigo de manera gratuíta y a llamarme pequeñajo y a insultarme sin motivo alguno. Yo seguí jugando y aguantando. Jugando y aguantando. Jugando y aguantando... hasta que exploté, fui para allí y le di una patada brutal en la espinilla con toda mi rabia acumulada. Empezó a sangrar y a llorar, y mi tío pasaba por allí y vio ese escenario a posteriori, y me acabó cayendo la bronca a mi. Esa fue seguramente la segunda vez que tuve conocimiento de mis vísceras, y la primera que me di cuenta de lo injusto que puede ser el mundo si no tiene toda la información o si recibe un relato sesgado o parcial de la realidad.

A lo largo de mi vida he ido sintiendo muchas veces esos impulsos viscerales, la rabia y el odio cuando había situaciones injustas, egoísmos, incivismos y situaciones similares. Y ahora me vuelve a pasar con un par de vecinos de esos que se piensan que viven solos en el mundo, y tienen cero empatía y respeto por los demás. Por mucho que he intentado hablar con ellos y hacerles ver que estaban molestando a los demás, les entra por una oreja y les sale por la otra. Y creo que he llegado al punto previo a la gran explosión. No puedo con ellos. Les ODIO profundamente, y siento ganas reales de ejercer violencia contra ellos. Verbal o física, me da lo mismo. Eso no quiere decir que la vaya a ejercer, pero ese es el nivel de carga al que he llegado. No puedo llegar a entender su actitud y su manera de ir por la vida. Me esfuerzo por ser una persona discreta y que haga la vida lo más fácil posible a la gente que me rodea, aunque a la mayoría ni les conozco. Soy plenamente consciente de que vivo rodeado de más gente, y que cada uno tenemos nuestra propia vida y nuestros propios horarios, e intento respetarlo de la manera más escrupulosa posible. Por eso no puedo comprender que haya gente a la que se la sude todo. Me saca de mis casillas. Y desearía que desaparecieran de mi vida, porque la hacen infinitamente peor y sacan cosas de mi que no me gustan. Gente tóxica y que desprenden y contagian su negatividad. Ojalá no os volviera a ver ni a sufrir nunca más. Os odio con todas mis fuerzas.


dilluns, 17 d’agost de 2020

tAXidÈRmiA

 

Buscar les paraules per estirar del fil. Poques coses fan més ràbia que els cables entortolligats que no hi ha manera de deslligar. Ara mateix tinc un bon embolic i un punt de desgana. Dues setmanes per endavant i moltes absències. Espiral sense fi. Carreró sense sortida. Sensació d'haver passat abans per aquí i no saber com sortir-ne. Aquell punt de grisor apàtica quan no passa res extraordinari ni coneixes ningú excitant. Com aquella bossa que vola i vola per l'aire sense rumb ni sentit, ara cap aquí, ara cap allà. I encara sort que és estiu i pots esquivar la rutina escapant aquí i allà, aïllant-te al mar o a un terrat en càlides matinades. Fa dies que tinc la temptació de trucar antigues amants per matar l'avorriment i sentir alguna cosa que sigui una mica emocionant, ja que a l'única que tinc ara mateix se li han passat les ganes de fer bogeries. No suporto no sentir, perquè al cap i a la fi és com estar mort. I probablement ho estigui i necessiti una sacsejada. M'agrada estar tranquil però necessito no estar-ho. Com es fa per mantenir una pausa interna i esvalotar la vida exterior? M'he perdut i no em trobo. No trobo el que busco perquè no sé què és, o ni tan sols si existeix. Ni tan sols sé si existeixo. No sé si d'això se'n pot dir així. No sé on coi sóc ni què cony estic intentant dir...



dijous, 13 d’agost de 2020

LluMs eN La foSCoR

 

Escric això per recordar per sempre aquesta nit. No perquè sigui especial. Totes ho són. Però vull retenir la calma d'una agradable nit d'estiu a la llum de les guirnaldes sense molta de la gent de la que viu habitualment per aquí. És com haver conquerit definitivament l'espai i fer-lo meu. Pujar al terrat com si fos una extensió de casa meva, perquè en el fons ho és. Sentir la felicitat d'una decisió que va ser més aliena que pròpia, i que em va donar molts mals de cap i molta bilis, i sensació d'haver-me traït a mi mateix. Però que a mig termini m'ha portat a una estabilitat. Com a mínim en aquest àmbit de la vida, em sento feliç. I afortunat. Tot el que pugui no ser-ho en d'altres aspectes. Suposo que al final unes coses i altres es compensen, en una mena d'ordre universal. O potser és pura palla mental, jo no he inventat la vida. 

Ahir explicava a una amiga amb la que feia un temps que no parlàvem com de malament va acabar la història amb Mrs. Bizarre, i li vaig dir que ara mateix no podia perdonar-li el que m'havia fet ni com m'havia tractat. I em va dir que això volia dir que seguia tenint-la present i que no es mereixia aquesta atenció. Em va fer pensar. El combat entre vísceres i cervell mai és fàcil. A mi normalment em poden les primeres. Però també Morenita Amelie m'havia donat un consell que anava pel mateix camí. I en el fons sé que hauria d'aconseguir fer aquest pas. Per esborrar-la del meu cap i que no ocupi una part de mi que no es mereix. Per treure'm energies negatives. I també per fer-me un favor a mi mateix. M'agrado molt més quan creixo i sóc jo mateix sense dependències. Però admeto que encara sento molta ràbia dins meu, i no he pogut tancar la història amb una conversa definitòria. Això fa especialment mal. Potser li hauria d'haver enviat aquell mail que era com una bomba nuclear. Però en part no fer-ho va ser un bon pas per salvaguardar-me a mi mateix. M'agradaria escriure tot això d'una forma més poètica, però em sento cansat. Potser està be tornar a l'inici, mirar totes aquestes llums de colors, sentir l'aire pentinar-te l'ànima, i pensar feliç que demà podré dormir novament 8 hores i tots els elements tòxics de la meva vida recent seran ben lluny.


cOMbatE dE eStReLLaS cíNiCAs

 

Metido en el cuadrilátero de luces que apuntan al cielo. Susurros de Jeff en los auriculares, en una magnífica noche de verano. Semana fantástica, en la que casi todo el mundo alrededor se ha ido de vacaciones. Ojalá todo el año mis vecinos estuvieran de vacaciones. Desearles algo bueno es puro amor, verdad? Que todo esté tranquilo cuando no están es la clara demostración empírica de que el problema son ellos. El lugar se convierte en idílico, y hoy hasta he podido dormir más de 8 horas sin que nadie rompiera el silencio. Varios cables decoran una soledad a veces querida y a veces no. Pero aquí me siento bien. Es mi sitio. Por eso lo defiendo con uñas y dientes. Por eso lucho por mantenerlo civilizado, respetuoso, cívico. Aunque eso me lleve a enfrentarme a gente. Siempre he odiado el conflicto. Siempre lo esquivaba. Huía de él fuera como fuera. Pero llegó un punto en que empecé a hacer uso de él si hacía falta. Aunque sigue sin gustarme. Nada. Soy el primero que me gusto más cuando sonrío y lo hago todo sencillo y agradable, para mi y para los demás. Cuando voy a mi aire y les ignoro. No me gusta nada ser ogro, pero si hay que serlo, lo soy. Es el precio a pagar por la imbecilidad y el egoísmo ajenos. Hace un momento acabó de hacer callar a unas francesas que hablaban a gritos a las 3 de la mañana en el patio de los apartamentos turísticos del otro lado de la calle. La gente es subnormal perdida. Estoy harto de gente que se cree que vive sola en el mundo, ignorando a los demás como si fuéramos mierda. Como si no tuviéramos vidas propias, con nuestras movidas, y nuestros horarios, nuestros sentimientos, nuestros problemas, nuestro derecho a vivir tranquilos... la más absoluta deshumanización del entorno. No sé si nos educan para que nos saquemos los ojos los unos a los otros, o simplemente es egoísmo innato fruto del cretinismo global de nuestras vidas triviales en la era de las redes sociales. Yo qué sé. Pero el conflicto con el mundo exterior es constante. Algunos dirían que es el reflejo de un conflicto interno, y podría serlo. Pero sinceramente, me parece justo lo contrario. Soy consciente de mis muchas mierdas interiores, las asumo y las gestiono como puedo, pero no tengo por qué trasladárselas al resto del mundo. Ya tienen su propias mierdas también. Pero no tienen por qué trasladárnoslas a los demás. 

Quizás sea algo tan simple como lo que decía Maeve hace un momento: los demás siempre acaban decepcionándote, y al final generalizas el rencor. Como decía días atrás, los demás son los que no te permiten hacer realidad muchos de tus deseos, y eso los acaba convirtiendo en detestables.


dilluns, 10 d’agost de 2020

eL ReSto MoLeStA

Busco guirnaldas para decorarme y darme brillo. Todo depende demasiado del egoísmo de los demás, y de mi intolerancia a la estupidez ajena. La mía la soporto a ratos, depende del momento. Hay quien se cree que porque te guste la música tienes que saberte de memoria todos los discos del mundo y conocer vida y milagros de todos los artistas, como quien piensa que un filólogo se sabe el diccionario de memoria. La gente es insoportable, por mucho que lo queráis maquillar. Lo único que cuenta son las personas, y cada uno se rodea de unas pocas que le encajen mínimamente bien. Que ni aprieten mucho ni se te caigan al doblar la esquina. Con alguna incluso es posible tener instantes de conexión real. Esos momentos son increíbles, y por eso no me los creo. Pero al menos intento disfrutarlos. Un poco de autoengaño no hace daño. Eso es cosa de la gente. 

Hoy es de esas noches que la música cala. Noches de poros abiertos. Estos momentos también son increíbles, pero estos sí que me los creo porque no dependen de terceras personas que te vayan a decepcionar antes o después. Siempre pasa. Me sigue alucinando que salga de música de algo que no sean músicos tocando: sea un vinilo, un cassette, un mp3, o un video de Youtube. Algo irreal e invisible que sientes DE VERDAD dentro tuyo, tocándote puntos G vaporosos de eso a lo que llaman alma. O esencia. O espíritu. O lo que te dé la gana. El mundo es lo que nosotros queramos que sea, con la terrible y enervante interferencia de todo lo que quieren los demás. Los demás siempre molestan. Son la barrera que separa realidad y deseo. Y a mi la realidad no me gusta nada. No hay por donde cogerla. Más bien te coge ella a ti.