dimecres, 18 de juliol de 2018

dE VueLTa dEL PaRAísO




Vuelta al tercer mundo. Vuelta, o casi, a las rutinas. Esta noche he salido con compañeros de trabajo, y me han puesto al día de todas las mierdas que he ignorado en estas 3 semanitas de vacaciones. Tengo cero ganas de volver al curro el viernes. Y parece ser que me van a proponer para un trabajo de mayor responsabilidad que me apetece menos mil. Quizás debería pensarme seriamente lo que pensaba estas semanas en Malasia y Borneo, y pedirme un permiso y largarme unos meses a explorar el sudeste asiático. Me ha encantado la experiencia. Y quiero volver ya. Por todo. Por paisajes paradisíacos. Por la gente. Por la comida. Por lo barato que es todo. Por lo exótico. Porque está lejos de toda la mierda cotidiana. Por la sensación de libertad. Porque viajar te ayuda a relativizarlo todo. Porque el mundo está lleno de rincones maravillosos que quiero ver. Porque no soporto la vida aquí, y a gran parte de la gente que me encuentro día a día. Porque, al margen de mis padres, no creo que encontrara a faltar a demasiadas personas.

Esta noche también he visto por primera vez desde el Vida a La Chica del Ex Novio Imaginario. Como la situación estaba tan tensa y teníamos que coincidir en el festival, le envié un mensaje cantándole las cuarenta y reclamándole hablar de una puta vez de todo lo que había pasado en las últimas semanas, y que había llevado a ignorarnos mútuamente de manera patética y absurda. Quedamos para hablar allí la tarde antes del inicio de los conciertos, y las dos versiones del asunto eran radicalmente opuestas. Pensándolo con calma días después de la conversación, fui el único que admitió errores y pidió disculpas por ellos. Según ella, no había nada que hubiera hecho mal y, ni por asomo, por lo que tuviera que disculparse. Aunque la charla fue bien para desbloquear la situación e intentar normalizarla mínimamente, he perdido totalmente la confianza en ella. Y sí, hoy me he interesado por ella y sus vacaciones y he intentado darle un aire de naturalidad a la situación, pero sé que me va a costar bastante recuperar la normalidad. Ya no creo ni confío en ella, y dudo de que nada vaya a ser igual nunca más. Cosa que, por cierto, tampoco me importa demasiado. Cuando explicaba con su amiga sus intentos de ligoteo frustrado en el festival, yo pensaba por dentro en mi intensa experiencia psicodélico-sexual con esa L-Lisérgica a la que conocí la última noche. Y aunque pueda parecer algo infantil, sentía cierta sensación de venganza vital y de victoria del karma. Y quizás lo mejor del Vida fue encontrarme de casualidad a Tired Nurse, con la que había perdido el contacto por sus problemas con el móvil. Mañana le escribiré para decirle que he vuelto e intentar quedar un día con ella. Me apetece bastante. Y Morenita Amelie me escribió para desearme buenas vacaciones. Ahora es ella la que se ha ido 15 días sola, y estoy deseando que vuelva para intentar quedar con ella. Me da igual la locura absurda de toda la historia. Sólo quiero vivir y sentir. Es la única razón por la que merece la pena la vida. Como el concierto de anoche de mis queridísimos Black Rebel Motorcycle Club...



4 comentaris:

Laura ha dit...

Ufff vacaciones.... las necesito pero ya.... un besazo enorme y espero que la vuelta no sea muy dura. :)

Nosu ha dit...

Ánimo con la vuelta, siempre es dura. Eso me hace plantearme que no estamos trabajando en sitios que nos llenen.
Yo también tengo esta sensación después de volver de vacaciones, de irme a algún sitio para dejar la mierda aquí. La verdad es que tengo siempre esta sensación, pero se me acusa más despúes de vacaciones. Por eso pienso si no lo estaré idealizando, y por eso no avanzo en el objetivo de irme a vivir a un pueblo, lejos de ruidos, de aglomeraciones, de proyectos autoimpuestos.

Otro tema sería descubrir si la mierda la llevamos dentro porque, por muy lejos que nos vayamos, la seguiremos llevando con nosotros.

dEsoRdeN ha dit...

Yo también las necesito, Laura, y llevo 3 días currando... XD

Gracias, Nosu. Yo tengo clarísimo que mi trabajo hace tiempo que no me llena, pero nunca he tenido mejores condiciones laborales en todos los sentidos, y ahora mismo es lo único que me importa. Al fin y al cabo, sólo es trabajo, que es la menos importante de las cosas menos importantes de la vida. Respecto al tema de las mierdas, no tengo ninguna duda que una parte la llevamos incorporada dentro y la arrastramos con nosotros allá donde vayamos; pero también hay una gran parte de mierda externa que podemos quitarnos de encima con un simple cambio de entorno, o aprendiendo a decir NO cuando toca

salut!

hiro ha dit...

Jo estic a les portes d'una setmana de vacances (encara que no marxo a cap lloc exòtic) i ja estic pensant en la mandra que em farà tornar a la feina quan acabin jajajaja
Que maques les fotos que vas fer durant el viatge! et dic algo i quedem.

Petons!