dimecres, 15 de febrer de 2017

dEsgASteS



Es verdad que ya no me pasa tanto como años atrás, pero hoy he tenido día raro. De esos en que estás como rallado con todo y con todos, por razones racionales o sin ni tan siquiera tenerlas. Todo te molesta y te irritas con facilidad, por algo clavado ahí adentro sin darte cuenta, o por un cúmulo de cosas. Centras tu ira en una persona, con más o menos justicia o proporción, y te dedicas a atizarle metafórica y mentalmente, para liberar tu ansia. La misma espiral te arrastra, y sacas tu lado más asocial, porqué no tienes ganas de ver a nadie. De hecho, sí que he intentado ver a alguien, pero en este caso a la persona más nueva que ha aparecido en mi vida, quizás porqué me parecía la relación más pura y todavía no corrupta ni salpicada por los roles y prejuicios. Necesitaba algo de aire fresco, y seguramente también ese punto de incierta excitación que provoca alguien nuevo que no ha pasado por tu cama, y la posibilidad y deseo de que eso ocurra. No hemos podido vernos, y así mi día raro ha sido todavía más autista. Nada que un sofá, una manta y Saga Norén no puedan arreglar. Pero me he acordado de aquellos días que parecían haber quedado atrás y siguen apareciendo, de tanto en cuanto, para recordarte de donde vienes. 

Ayer conocí a Morena-Pelo-Afro, y me transmitió la misma buena química que por mail. No, los tiros no van por donde os podáis imaginar, porqué está felizmente aparejada y en el Lado Oscuro de la maternidad ya consumada. Pero es otra brisa de aire fresco más en una vida que, como siempre, necesito renovar constantemente. Es como cambiar de sábanas. Hay que hacerlo con frecuencia, antes de que huelan mal. Empiezo a detectar síntomas de fatiga mental en el proyecto que más me ha apasionado y ocupado en este último año, y eso me provoca dudas. ¿Seguir por ahí con el riesgo de acabar aburriéndolo de verdad? ¿O cortar por lo sano y centrarme en otra cosa? Pienso demasiado. Siento demasiado. Y eso, al final, acabo doliendo y desgastando...



dilluns, 13 de febrer de 2017

bLaNc i NegRe




Tras la tempestad, viene la calma. El pollo del jueves fue bastante bien, especialmente teniendo en cuenta que todo estuvo a punto de saltar por los aires a 24 horas de hacerse. Tengo sentimientos algo contradictorios: el día en sí fue muy excitante, y ver la sala llena, las bandas, etc. me provoca orgullo y la alegría que siempre he sentido cuando he liado algo gordo. Adoro echarle caos a la existencia, y mezclar gente, y tener la patilla para tirar adelante ideas más o menos alocadas o atrevidas. Es como tener una hoja en blanco y empezar a añadirle formas y colores, y convertir un día más en algo diferente y, en mayor o menor medida, memorable. Supongo que de esto va la vida. De echarle salsa. De abrirle la puerta a personajes y dejar que fluyan las historias. Por todo ello, valió muy mucho la pena todo el percal y montaje...

...pero por otra parte, también me quedó un lado amargo. Toda la preparación previa fue caótica y estresante al máximo, y destapó muchas de las vergüenzas de un supuesto equipo que no funciona como tal. Ya he manifestado abiertamente en las últimas semanas lo poco que creo en los trabajos en equipo, y ésta es una demostración más de mi teoría y de mi convicción absoluta hacia el individualismo. Al fin y al cabo, si me tengo que currar yo un porcentaje tan grande del trabajo, que no me tenga que comer también las muchas desventajas que conlleva lo colectivo: renuncias, disputas, procesos desesperadamente lentos, decisiones que se alargan y, ante todo, personas que se cuelgan y actúan como rémoras de otras. He decidido que voy a bajar el pistón y que le voy a dedicar mucho menos tiempo a todo esto. Estoy harto de estas dinámicas, y de sentirme siempre cabreado por la falta de implicación ajena. Cuando me meto en algo, me meto hasta el fondo, y no sé hacer cosas a medias o mal. Me enervan la falta de atención y la desidia. Así que no me da la gana ponerme así por gente que no me demuestra que se merece trabajar a mi lado. Quien algo quiere, algo le cuesta, así que ya se lo pueden ir currando...

Lo otro bueno del jueves fue que el viernes me había pedido fiesta, y pude al fin hacer un A Wamba tras meses y meses de que lo quitaran de su sitio original. Y disfruté como un cosaco. Por las copas y conversaciones previas, por los bailes sudorosos con unas cuantas chicas, y por la historia de después que dejó hilos pendientes de los que me da curiosidad tirar. Veremos... antes, un concierto esperpéntico de Pete Doherty. Por primera vez en mi vida, me fui en mitad de un concierto. Fue de vergüenza ajena. Un timo de un yonki que nos estafó a todos los allí presentes. La Chica Con Pelo de Chico también se fue antes, y seguimos prolongando nuestra historia de besos con puntos suspensivos... veremos también hacia donde nos lleva. Fue semana intensa de conciertos, porqué también vi a Nick Waterhouse y a Divine Comedy, que hicieron sendos shows maravillosos. La música en directo me da la vida. Bailar me da la vida. Follar me da la vida. Vivir me da la vida...



dilluns, 6 de febrer de 2017

VieNtO huRaCANadO




Ha sido un domingo bastante mierdoso. De esos días que todo sale del revés. Empezando por el despertador que no me ha sonado, a pesar de que estaba puesto. Por aquellos milagros humanos, el cuerpo debía saber que se tenía que levantar a tal hora obscena, y a tal hora obscena me ha despertado. No he tenido tiempo de almorzar en casa y lo he tenido que hacer en el bus. Al llegar a nuestro destino, se ha levantado viento helado y lluvia, condiciones ideales para trabajar a la intemperie. A punto de llegar al punto culminante, ha saltado la instalación eléctrica y nos ha jodido el final. Cuando hemos ido a comer, lo que había saltado era el gas, y sólo nos podían dar cosas frías o recalentadas en horno eléctrico. Al irnos ha salido el sol, justo para deslumbrarnos en la autopista durante todo el camino de vuelta. En el partido de la tarde, nos han empatado a 10 minutos del final. Al llegar hemos comprobado que el incidente eléctrico también nos había jodido material. Y cuando ya me volvía para casa, el puto autobusero cabronazo ha pasado de mi esprint y mi gesto indicándole claramente que iba hacia la parada y que me esperara los... ¿5 segundos? que iba a tardar en llegar. Ojalá se haya incrustado contra una farola en la siguiente curva, sin que ningún pasajero haya sufrido las consecuencias. Espero que toda la mala suerte de la semana haya pasado ya, porqué lo qe tengo entre manos hace semanas es este jueves, y quiero que todo salga bien...



dijous, 2 de febrer de 2017

héROeS dEsoRdeNados: SagA NoRéN




No soy nada de seguir series. No tengo el hábito, ni tampoco tiempo para dedicarle. Vi la primera temporada de 'Treme' porqué me la regalaron en DVD (y me gustó), o también capítulos de 'Big Bang Theory' que dan por TV porqué la encuentro brillante y muy divertida. Pero cuando Hermano-Ficticio-R me recomienda algo, suelo hacerle caso, porqué me fío al 100% de su criterio. Y al vernos en un concierto la semana pasada, me habló de 'Bron' (El Puente), una serie sueco-danesa que tenía que ver. Y, efectivamente, tenía razón. Y especialmente por el personaje de "Saga Norén, homicidios". No avanzo nada para no hacer spoilers, pero me parece un personaje fascinante y adorable. Sí, siempre me han llamado la atención las personas diferentes y singulares como ella...

...y ya que hablamos de suecos, recupero este temazo que escuché el domingo en el conciertazo de Ebbot Lundberg y sus chiquillos andróginos, Indigo Children: