dijous, 22 de juny de 2017

cUeRNoS, ChuPas y tAchUeLAs




Parece que las obras ya acaban, y todo empieza a volver a cierta normalidad a mi alrededor. Eso hasta que alguien se vuelva a quejar de que faltan cosas por acabar, o tal cosa está mal hecha, o estos bonitos marrones que siento ajenos pero me tengo que comer yo por esas cosas de la vida formal que tanto detesto. Mañana me voy al Azkena Rock de Vitoria, así que ya me pueden buscar. He quedado allí con mom0, y me hace mucha ilusión verla, porqué hace millones de años que no coincidimos. Quizás en alguno de mis viajes a Madrid, o quizás incluso en aquél lejanísimo concierto de los Arctic Monkeys en Razz (lo acabo de mirar por curiosidad: fue en 2007, y está en Youtube; 10 putos años... uf!). Joder, el tiempo vuela, y da mucho vértigo. Hoy me he pelado de golpe 15 meses de condena con el banco de turno. En 25 añitos más, cuentas arregladas. Otra parte más de este mundo absurdo y estúpido que odio con todas mis fuerzas. Y al que me vi abocado de rebote y de malas maneras contra mi voluntad, hace poco más de 3 años. Aunque con el tiempo y la perspectiva he acabado creyendo que hice bien, siempre me quedará ese escozor de haberme traicionado, ni que sea parcialmente. Pero lo hecho, hecho está...

Ayer estuvimos de terrazas con La Chica Del Novio Imaginario, que así es como llamé en su día a I-No-Me-Acuerdo-Qué-Mote-Le-Puse (y que ahora recupera el original). Se está pensando venir a vivir a diSoRdErLand, porqué tras la ruptura con el que fue su pareja durante 16 años, se muere de asco y aburrimiento en su ciudad. Haría bien, estoy seguro de que le vendría fenomenal. Y yo encantado, porqué me gusta quedar con ella, tener charlas sobre lo humano o lo divino, y es una gran cómplice nocturna. Más tarde vino también su amiga M de Morena, que venía de mala leche por el curro y el tráfico, pero luego se cascó un buen monólogo, una cerveza y una ensalada, y ya pareció haber cambiado de humor. VIVIR es bueno para la salud. Y trabajar no lo es en absoluto. A mi me queda el domingo y pillo vacaciones. Y para después del festival Vida ya estoy planeando una escapada escandinava, que es una de mis muchas espinas clavadas. Necesitaríamos vivir 14 vidas para poder hacer todo los viajes pendientes.

Las conversaciones con La Chica Con Pelo De Chico siguen su curso natural diario. Ver que tengo mensaje suyo en el whatsapp me hace recordar aquella especie de excitación y curiosidad cuando tiempo atrás recibías un email de alguien especial (bueno, con ella también nos escribimos por mail a veces); o mucho más tiempo atrás, una carta. Las cartas eran un puto suplicio y un sufrimiento en esos días/semanas en que no llegaban, pero una excitación máxima cuando aparecían en tu buzón. Debo conservar algunas, no sé donde, de antiguos amores de verano adolescente, o de novietas del colegio. Me ha dicho de ir a ver la semana que viene la expo de Bowie que le regalé para su cumpleaños. Así la podré volver a ver con calma. L de Lesbiana ha ido hoy a la de Björk, y se ve que es una freakada, pero una buena experiencia sensorial. Quizás vaya un día de estos. También están haciendo una de Brian Eno en Sta. Mónica. A veces no valoramos lo suficiente el enorme privilegio de vivir en esta ciudad, por mucho que se haya convertido en un parque temático para guiris y ricos. Y no debería alargar mucho más la noche, que mañana me toca madrugar para coger el tren de las 12h...







3 comentaris:

Cé. ha dit...

Recibir mails interminables y otras de las cosas que se medio perdieron con la aparición del whatssap. Y tiene su lado buen, pero también su lado malo. Espero que estés disfrutando mucho del festival y no sé si yo paso poco por aquí o soy muy gafe porque creo recordar haberte leído hablar de obras muchísimas veces más.
Muá

Luzbeth de Lenfent ha dit...

Yo no he llegado a conocer la correspondencia, pero me quedaría tan bien. Sobre todo desde que no tengo whatsapp, ni facebook, ni ninguna de esas mierdas. ¡Que te lo pases de puta madre en el festi! Y enserio que trabajar es un follón, yo lo he dejado todo y trabajo por mi cuenta tatuando y haciendo circo en la calle, lo cual es muy práctico si te gusta viajar ;). Me da envidia tu amiga que se fue a Bjork, también soy una nerd. No te pierdas esa experiencia, hazlo por la chica del nombre raro que te escribe desde un lugar lejano.

dEsoRdeN ha dit...

Adoro los mails interminables. Escribirlos y recibirlos. El festival fue genial, la verdad es que sí. No sé si serás gafe, pero hace algo más de 3 años tuve una buena racha con las obras de reforma de mi piso. Ahora son de comunidad. Pero quizás sí seas un poco gafe; quién sabe...

Era una maravilla insufrible, Luzbeth. Los mails también molaban. Los whatsapp son una mierda, porqué aunque puedan tener más inmediatez, son mucho más cortos y superficiales. Más de una vez me he planteado borrar todas mis redes sociales, pero las necesito para el trabajo. Y hay una parte de todo eso que me gusta, aunque también muchas otras que detesto. El Azkena fue genial. Y viajar me encanta. No entiendo a quién no pueda gustarle eso...

mordiscos