dissabte, 31 de desembre de 2016

2016 dEsóRdeNes




Podría decir que ha sido un año de grandes contrastes (hay alguno que no lo sea...?), y que os deseo salud y felicidad, y demás tópicos de este día, y bla, bla, bla... pero yo los 31 de diciembre básicamente lo que quiero es compartir la música que me ha hecho vibrar ese año que se acaba. Es como mejor se me da suplir algunas carencias expresivas... salud y música! Disfrutad de la vida, y no os fiéis una mierda de ningún ser humano. Empezando por vosotros mismos...




divendres, 30 de desembre de 2016

CoRaZOneS PeLudOs


Siempre llego tarde. Literal, y metafóricamente. Dejo pasar trenes a medio camino de la desidia, la convicción, la liberación, y la excitación por todas las estaciones en que no paran. Pero cuando alguien sube al tren que tenía que coger yo, llegan las preguntas, las dudas, y el interés. Es una historia que se ha repetido en mi vida unas cuantas veces ya. En los últimos días casi me estaba convenciendo de que no; con las cervezas y el Umeshu me he ido envalentonando, y me han dado ganas de pinchar para comprobar la reacción. Pero cuando nos hemos apalancado en el sofá, ha llegado el momento confesiones, y se ha certificado lo que ya sospechaba: está con el guitarra. Bueno, de momento se han liado, como ya intuía. Y a partir de aquí, ya se verá. Como suele pasar en estos casos, el 'no casi convencido' de los últimos días se ha convertido en un 'ahora sí quiero'. Estaba muy guapa, quizás por la propia iluminación que provocan estos estados de enamoramiento transitorio. Y aunque esta sensación me la conozco de sobras y ya ni duele, sí que jode. Por mi mismo, y por mi incapacidad, o mi apatía, o este melasudismo extremo. Supongo que como reacción a las heridas del pasado. Pero quizás ya tocaría cambiar de actitud. O quizás no, que sé yo. Siempre será mejor esta sensación de que hay cosas que no pasan porqué yo no quiero, que no cuando no pasan porqué es la otra persona la que no quiere. Pero la duda es si realmente yo no quería. Quizás me guste alargar esta fase de incertidumbre y de sí pero no, hasta que se cansan y pierden el interés. O quizás directamente soy un cretino integral, que también podría ser. O quizás simplemente que no me da la real gana de jugar con las reglas estándard, y prefiero hacerlo con las mías. O un poco de todo. Seguramente sea eso. O que tengo el corazón peludo, y no me entienden...


Ésta era demasiado obvia y ya la había puesto tiempo atrás... (pero me sigue poniendo a 1000)





dimecres, 28 de desembre de 2016

RebEL giRl



Tenía la espinita clavada desde que la hicieron en el In-Edit de hará 2 o 3 años, y esta noche al fin la he visto. Estimulante a más no poder. Una mujer poderosa, enérgica, vitalista, revolucionaria, y con la que no cuesta nada empatizar, seas mujer, hombre o dromedario hermafrodita. El día que yo sea Emperador del Mundo, historias como las de Kathleen Hanna serán de visionado obligatorio en las escuelas. Cuando ves este tipo de documentales y te pones a pensar en los modelos sociales que nos meten en la cabeza diariamente, te das cuenta de lo podrido que está todo. Y de cómo el establishment silencia estas historias y estas voces disonantes, y las aparta a un lado con disimulo, para que no se oigan demasiado. Ahora todo es mucho más perverso que antes: lo que antes prohibían sin reparos, ahora lo permiten, pero reducido a canales minoritarios, alternativos, para que tenga el mínimo efecto posible. ¿Os imagináis un país en el que pusieran documentales así en la TV a la hora que habitualmente emiten mierda prime time? (bueno, eso serían unas 24 horas diarias, minuto arriba, minuto abajo, también es verdad...). O programas que te hagan pensar, y cuestionarte modelos, jerarquías, costumbres, tradiciones estúpidas, ideas... socialmente aceptadas como correctas. Pero la rueda maquiavélica se encarga de agotarte de día en la escuela o el trabajo para que cuando llegue la noche sólo tengas ganas de tumbarte en el sofá a ver ratones de laboratorio sin cerebro utilizados para adormecer a la masa, sea en casas-prisión, teniendo primeras citas, pretendiendo ser cocineros, o corriendo detrás de un balón. La cultura del entretenimiento tiene mucho de entretenimiento y poco de cultura. Algunos blogs, en parte, no dejan de funcionar como fanzines de la era digital, pero sustituyendo recortes de diario, letraset y cola por imagenes de Google, videos de Youtube y lo que salga de la suma de teclado + cabeza inquieta perpetrando puntos de vista desde la clandestinidad de un piso en la oscuridad. Me gustaría creer que en parte dEsoRdeN pueda alguna vez ser algo así. Activismo anticretinista, misántropo, individualista, nocturno y melómano. Sí, quizás opte por fundar el movimiento de los Riot Humanzzzzz...


PD: Joder, qué temazo...




dimarts, 27 de desembre de 2016

Mi fAMiLia y otROs aNimALeS (iNViSibLEs)



Almax y Vichy Catalán patrocinan este post. La navidad 2016 ha servido para demostrar un año más los años luz de distancia respecto a mi familia. De hecho, mi familia acaba, a la práctica, en mis padres. Y los que van más allá, son personas a las que aprecio o tengo cariño pero con las que no tengo contacto alguno, salvo cuestiones puntuales, alguna llamada telefónica en cumpleaños o similares, o las frías 'amistades' a distancia de las redes sociales. Ni tan siquiera hace falta estar enfadado ni nada por el estilo. Es, simplemente, que no tengo relación. No es algo que me apene, porqué nunca he tenido ese sentimiento de arraigo familiar que tiene mucha gente, más allá de mis padres. Ellos sí que son una base que ayuda a sostener mi vida en pie. Pero la relación más cercana con el resto de familiares (salvo mi abuela materna, que también fue importantísima en mi vida primeriza) se fue con la infancia/adolescencia. Cuando de año en año (literalmente) nos vemos, hace gracia y provoca cierta nostalgia, pero poco más. Este año me ha sabido mal que no se haya hecho la comida navideña, porqué mi abuela paterna cumplía 90 años, pero los intentos de mi madre no han tenido respuesta ni interés de los demás. Así que tras la habitual cena del 24 en casa de mis padres, el 25 fueron ellos los que vinieron a comer a mi casa. Hoy ya no hemos quedado, porqué yo salía anoche y no sabía a qué hora me iba a levantar. Estuvo bien reencontrarse con Amapola, ir a bailar un rato, y ligar con varias chicas bailando. Buena manera de ir volviendo a la normalidad. Pero volviendo al hilo inicial, la navidad me importa bien poco, y sólo me despierta sentimientos de rechazo y de cabreo. Empezando porqué un país teóricamente laico siga celebrando una fantasía religiosa. Continuando por la hipocresía de familias que se reúnen tras ignorarse (o putearse) durante el resto del año. O siguiendo por la histeria consumista y de derroche que se apodera de tantísima gente. Lo único que me gusta de esta época es tener vacaciones y tiempo libre para escribir, leer, escuchar música, o ver pelis o documentales como el que he mirado esta noche. Bueno, de hecho, han sido dos, porqué tras ver el interesantísimo 'The Beat Is The Law' y buscar información en internet, me he topado con un segundo documental en Youtube sobre el origen de 'Common People', y también me he enganchado. Quiero escribir algo sobre la afortunada caída en bici que propició el éxito de Pulp, tras 17 años de pasar de puntillas por el pop británico. Me fascinan estas historias, y más cuando el azar juega un papel tan importante. Estoy absolutamente motivado con mis proyectos musicales actuales, y me encanta ver todo lo que hemos hecho en menos de un año. Es mi humilde manera de devolverle a la música todo lo que me ha dado en la vida. Cuando veo esos documentales musicales, me imagino en un futuro mirando atrás y habiendo creado algo que sea digno de explicar años después. No necesito ni que me dé dinero, porqué no se trata de eso. Hablo de pasión real, desinteresada, de algo que no se puede pagar con todo el dinero del mundo. Algo que no debe valorarse monetariamente, porqué transciende mucho más allá. Eso que hace que te estés a las tantas de la madrugada con la guitarra intentando sacar los acordes de 'Underwear'. Por eso no me importa dedicarle tantísimo tiempo y esfuerzos. También lo dedicaron antes los que nos han regalado tantísimas melodías e historias que nos han salvado la vida. Suena a tópico, pero es real. Como también el hecho de que todos esos artistas me son muchísimo más próximos y familiares que lo que diga cualquier libro de familia, o cualquier árbol geneálogico ilógico. La gente que te estimula y prende la mecha; las cosas que nos hacen sentir vivos; todo eso es lo único que importa. No hay más...





diumenge, 25 de desembre de 2016

ÜbeRMeNSch



Noches como ésta sacan al misántropo antireligioso que hay en mi. La absurda estupidez humana sale a relucir de múltiples formas: desde dejar sin metro a las 23h de un sábado una ciudad teóricamente cosmopolita, a ver a gente delante de iglesias para ir a misa en un país teóricamente laico... Y EN 2016. De hecho, seguir celebrando lo que teóricamente se celebra esta noche es de retrasados, propio de la Edad Media. Una gilipollez tan grande como la del mensaje del rey a sus súbditos. Españistán 2016. Lo de los vecinos hablando a gritos por la escalera a las 2h de la mañana tampoco está nada mal; sobretodo teniendo en cuenta que provocan la histeria colectiva de la manada de perros que vive delante mío (hablo literalmente de canes; no es ninguna descripción despectiva de mis vecinos). A pesar de esta ola de cretinismo generalizado, los últimos días han sido serenos y excitantes a partes iguales. Desde descansar y escribir en casa, a ir al cirujano que me operó (hace ya un mes! Joder...), a pasar un día con mi madre en casa y celebrar que ya no se canse tanto cuando sube o baja las escaleras o pasea por la calle, o volver a las salas de conciertos en una noche surrealista en que asistimos primero a una sesión privada de canciones, fotos, charla con la banda en el sofá de mi casa, y cena conjunta en un bar cercano antes del concierto. Adoro estas situaciones tan dEsoRdeNadas. El bolo estuvo genial, aunque se nos hizo muy corto, y pude saldar mi cuenta pendiente de comprarles vinilo y CD. Aunque nos invitaron a una fiesta en la casa todavía sin muebles de la teclista, mi noche derivó hacia un bar cubano donde celebraba el cumpleaños un colega. L de Lesbiana se volvio a ir antes de tiempo, para variar, pero quedamos para salir este jueves. En principio, mañana también tengo cita nocturna con Amapola y su prima, el viernes tengo una cena, y hay un par de frentes abiertos con los que mover fichas en estas vacaciones. Me gusta volver a sentir actividad a mi alrededor. Poco a poco todo parece ponerse en su sitio anárquico y dEsoRdeNado. Y ya tengo mi recopilatorio 2016 haciendo chup-chup. Unos retoques y estará listo para acabar el año como se merece. Paciencia, babies...




dijous, 22 de desembre de 2016

aRQueOLogíA MuSicAL




Después de un mes exacto, volví a beber alcohol. Cerveza japonesa, concretamente. Asahi una noche, y Sapporo la siguiente. Sí, cené dos noches consecutivas en un japo. Bueno, en dos diferentes. Vicio. Volver a sentirme en la rueda nocturna fue como el paso definitivo para creer que he reconquistado un porcentaje alto de normalidad dEsoRdeNada. No toda, pero casi. Sigo generando mucha mucosidad, que es un tema siempre agradable de contar. Pero volviendo a la noche, el paso siguiente será salir una noche entera. Este viernes tengo concierto y cumpleaños posterior, y podría ser una oportunidad. La semana que viene tengo varias citas más. Ayer vinieron las chicas a casa, y después de la cena admito que no me habría importado un aclarado. No sé por qué, intuyo que me pegaré un hostión en cuanto lo intente, pero me apetece probar y despejar la incógnita. Tampoco creo que resultara traumático, porqué llevo coraza. Diría, vaya. Los proyectos virtuales también van tomando forma, aunque para mi es más ocioso que para ellas. Les gustaría vivir de esto, y me parece bien. Para mi sigue siendo un entretenimiento y una pasión, pero siempre he tenido muchas dudas respecto a convertirlo en mi trabajo. Me da miedo que me pase lo mismo, y acabar aburriéndolo o desencantándome. Es uno de mis pilares vitales, y no quiero que deje de serlo. Hoy estaba escuchando el Ipod en modo aleatorio, y me ha sonado Nirvana mucho tiempo después. He vuelto a sentir la chispa que sólo se enciende con la música pura. La que conecta, te penetra y te perfora. Y te cala. Es una sensación increíble. Como lo es la capacidad para transportarte en el tiempo. Siempre recordaré aquella tarde en la casa de mis tíos en el bosque, en la que una prima segunda y yo descubrimos por casualidad que a los dos nos encantaba aquél grupo de raros marginados. Se generó una extraña conexión que nunca llegó a concretarse en nada, pero tuve sentimientos incestuosos. Bueno, no sé si se puede considerar incestuoso querer besar a una prima segunda, y menos yo, que tengo un sentimiento familiar tan arraigado como el que pueda tener Polansky hacia Charles Manson. Pero sí, sentí deseo adolescente hacia ella. Smells like teen lust. Por aquella extraña concatenación de cosas que sucede a veces, esta noche he pillado de casualidad un documental sobre Killing Joke. Interesante, aunque pelín largo. Y, cosas de la vida, he descubierto que el riff de 'Come As You Are' está sacado de una canción suya. Me fascinan estos caprichos del azar...



Pero sabéis lo mejor? Que esto no acaba aquí. Porqué he leído que antes de la canción de Killing Joke, se publicó esta otra de The Damned, con un riff realmente similar (y muy diferente a los de su glorioso 'Damned Damned Damned')...


...podría estar horas y días y años leyendo y descubriendo este tipo de historias, y continuar fascinándome como un niño.

dimarts, 20 de desembre de 2016

SeRPieNteS





Ya tengo el alta, y el primer fin de semana de curro ha ido relativamente bien. Quitaría el adverbio si no fuera porqué hay jefes que se deben pensar que nos tocamos los huevos y nos van sobrecargando de trabajo poco a poco. Hay que ser subnormal, porqué cuantas más cosas hagas a la vez, peor saldrá todo, y acaba siendo contraproducente. No soporto esta sensación de no tener la faena controlada ni el agobio de sentir que no puedo hacer bien las cosas porqué tengo 7 frentes abiertos y no me puedo centrar en hacer bien las cosas. Al margen de que acaba tocando bastante los huevos cuando los que aprietan no predican con el ejemplo, y al final lo único que consiguen es que te cabrees, te desmotives, y rindas menos. Realmente hay momentos en que llego a creer que es cierto el tópico de que cuanto más inútil seas, más opciones tendrás de ser jefe. Siempre he sido muy de trabajar a mi aire, y preferiblemente yo solo, sin tener que hacer los sacrificios que comporta el trabajo en equipo. Y, ante todo, me toca muchísimo los huevos que me quieran controlar. Por la desconfianza que demuestran, y porqué no soporto a la gente con carácter de policía. No soporto que duden de mi responsabilidad cuando la he demostrado sobradamente. Y cuando eso pasa, por mi carácter con un punto rebelde, tiendo a bajar el pistón y rendir menos con total premeditación. Cuanto más me aprieten, menos rendiré. Cuanto más libre me dejen y más confianza me demuestren, más daré. Básicamente, porqué no me sale hacer las cosas mal. Quizás debería aprender a hacerlo. Hay muchísima gente a la que no entiendo. Por su manera de hacer las cosas y de tratar a los demás. Dan bastante pena, y demuestran muchos traumas, carencias y vacíos. También es cierto que gracias a ellos me reafirmo más en mi manera de ser, y celebro ser como soy, con todas mis miserias y defectos, que no son pocos. Así que al menos este tipo de gente acaba teniendo cierta utilidad para uno mismo. Quizás esa sea su función y el sentido de que hayan aterrizado en este planeta. Sea como sea, ahora mismo todo esto me la suda bastante, porqué ya estoy de vacaciones y no me van a ver el pelo en 19 días...



dimarts, 13 de desembre de 2016

La NoRMaLidAd eS uN LuJo



Poco a poco todo parece recobrar cierta normalidad. Por ahora todo va como tenía que ir, según me ha dicho hoy mi oftalmóloga sexy favorita. Me siento bastante mejor, y si tiene continuidad los próximos días, a mediados de semana pediré el alta. Tengo ganas de recobrar la normalidad. Y de volver a meterme en todos los fregaos habituales. Para un culo inquieto como yo nunca es fácil estarse unas semanas parado, aunque no lo haya estado del todo. También es verdad que me gusta estar en casa, escribir, y maquinar 1000 movidas. El enorme placer de ver cómo alguna idea alocada que sale de tu cabeza se va haciendo realidad, con formas más o menos similares a tu pensamiento original. Las ideas tienen vida propia, y el mismo proceso de hacerlas realidad las va moldeando y adaptando a esa dimensión real, que nunca coincidirá plenamente con tu fantasiosa cabeza. Pero mola crear de la nada, y hacer que pasen cosas. Es una de las mejores sensaciones de la vida. Liarla, provocar, generar, cambiar la nada por algo, que ya sólo por el hecho de ser obra tuya acabará teniendo un punto de belleza. Es como ir teniendo pequeños hijos, pero sin el marrón y el horrible drama de tenerlos de carne y hueso, llorando y dando por culo todo el día. Sí, también esto te da dolores de cabeza, pero si al final sale bien, te provoca una enorme satisfacción y un sentimiento de que habrá valido la pena todo el esfuerzo. Y cuando acaba, acabado está. Y a por otra cosa, mariposa. No soporto las rutinas. Debe ser una de las cosas que más he repetido en estos... 11 años ya de blog? (contando el dEsoRdeN original, que abandoné por grietas con la realidad, y los cabrones de Blogger me acabaron borrando por inactividad). Ayer retoqué un poco la cabecera. De tanto en cuanto me gusta y necesito estos pequeños cambios que ayudan a desatascar rutinas y cambiar dinámicas. Como lo del cambiar el salvapantallas. Ahora hace ya semanas que tengo el mismo. Aunque hayan sido semanas intensas y con experiencias de cierta dureza, la verdad es que han sido positivas. Así que por ahora, lo dejo igual. Y lo de escribir por aquí es algo ya tan cotidiano que me costaría dejarlo, aunque haya épocas de más o menos frecuencia o ganas. Sigue siendo una necesidad. Como una taza del water donde vomitarlo todo (o casi). Y es un gran momento del día (o más bien la noche). Todo en silencio, música en los cascos, y dejarse ir. Y luego leer a otros, y meterse en sus vidas y sus historias semianónimas. Ya es casi como un ritual. Interacción en pijama y con la comodidad de tu casa y tu estufa. Y que no paren nunca de sonar melodías en tu cabeza. Y cuanto más nuevas y frescas, mejor...



dissabte, 10 de desembre de 2016

hOgAr, dULce HoGaR



Me molesta un montón el ruido alrededor cuando estoy en casa. No soporto los malditos portazos de gente maleducada; ni la gente que grita cuando sube la escalera; ni que haya tanto movimiento arriba y abajo cuando somos 4 vecinos; ni las épocas en que a los perros de delante les da por ladrar desesperados, incansables; ni que haya gente (o los perros de antes) caminando por la azotea y haciendo que mi techo vibre; ni la TV del vecino a todo trapo (por suerte, esto no pasa mucho); ni cómo retumban los graves del 'pum-pum-pum' de la música electrónica del DJ de los bajos, por mucho que lleve cascos; ni que siempre haya obras, mágicamente enlazadas, una detrás de otra; ni los murmullos que se van convirtiendo en gritos de la terraza interior de uno de los restaurantes que rodean mi escalera; ni los humos, ni el ruido nocturno del extractor y la maquinaria de la cocina del otro restaurante; ni la niña del patio de abajo con la puta pelotita de voleibol; ni las carcajadas y música de madrugada del piso de estudiantes que da a mi habitación, pared con pared; ni los golpes, voces y muebles arrastrándose del piso turístico de abajo, cada vez que lo ocupa alguien unos días; y me molesta sobremanera que vengan a picarme al timbre cuando estoy en el baño o en la ducha; igual que me irrita un montón que me llamen al teléfono cuando estoy comprando (de hecho, siempre llaman cuando estoy pagando, o con un montón de paquetes en la mano)...

...la conclusión general, y que no es ninguna novedad, es que me molestan un montón el resto de seres humanos, porqué no me dejan vivir en paz y en calma. Lo que me indigna un montón, porqué si yo soy capaz de convivir tranquila y discretamente, y que mis vecinos no sepan si estoy en casa o no, no veo por qué cojones los demás no pueden hacer lo mismo. Civismo, sentido y común y respeto, lo llamo yo...



dijous, 8 de desembre de 2016

tAKe Me tO yOuR RiVEr, I WanNA gO...




Pasan los días, y las mejoras llegan poco a poco. La casi total negritud de mi antebrazo se ha volatilizado tras varios días de pomada. Gracias, oh Trombocid milagroso. La nariz todavía sangra de tanto en cuanto, pero mucho menos. Con una siesta tras la hora de la comida aguanto el resto del día. Y sí, me sigo cansando cuando bajo a la calle a caminar un poco, pero supongo que eso será cuestión de repetirlo a diario y que el cuerpo recupere el ritmo. Hoy ya no podía más y he decidido escaparme de estas 4 paredes a ver la expo del World Press Photo. Xino-xano, que diríamos en diSoRdErLand. Tenía la esperanza de que habría poca gente en esta extraña semana de puentes y acueductos. Me ha entrado una mezcla de pánico y rabia extrema cuando he llegado y estaba lleno de escuelas a punto de entrar. Incluso he preguntado en el mostrador si mas tarde estaría más tranquilo, pero la chica me ha dicho que esta semana estaban a tope de visitas escolares guiadas. Me ha dado muchísima pereza irme a dar una vuelta, así que he optado por entrar e intentar aguantar como pudiera mi misantropía extrema. He sentido una enorme alegría cuando he visto que los dos grupos que habían entrado delante mío seguían escaleras mecánicas arriba, hacia alguna otra exposición. Aún así, había bastante gente. Mucha más de la que esperaba y hubiera deseado. Pero no la suficiente como para hacer imposible la visita. Muy recomendable, por cierto, como cada año.

Ayer vino a verme G-Cinéfila, y nos estuvimos explicando las respectivas vacaciones exóticas. Esta tarde ha venido L-de-Lesbiana, y hemos estado haciendo faena y pensando en nuevos proyectos. No sabemos estarnos quietecitos. Las dudas que siempre he tenido respecto a ella parecen estar disipándose. Si a eso le sumamos mis ganas enormes de vivir fuerte, creo que la ecuación es clara. Voy a pincharle, a ver cómo reacciona. Me apetece jugar. Y me apetece ella. La intuición me dice que ella también, aunque podría estar equivocado. Lo mejor de todo es que me da igual. Quiero tirar los dados y ver qué sale. 2016 da 9, y tengo que aprovecharlo. Ha sido un año extraño, con cosas muy buenas y otras bastante complicadas. Y quiero que el que viene tengamos la calma que no hemos tenido en éste. Hablo de nosotros, pero también de mis padres. L-de-Lesbiana me ha dejado 'Instrumental', y a ver si aprovecho tanto tiempo libre para leerlo. Ya conocía la historia, pero aún así me gustó el 'Salvados' del otro día. Tengo unos cuantos libros a medias, para variar. Y esta noche he visto, por fin, el documental sobre Leonard Cohen 'Bird On A Wire'. Me ha gustado mucho. Lo podéis ver aquí por 3 euros con subtítulos en castellano. O si os atrevéis con la versión original en inglés (con subtítulos en alemán), está colgado en Yotube:


Y de casualidad, también me ha salido este especial de la TV francesa en homenaje post-mortem, con actuaciones de Nick Cave, Jarvis, Rufus, Antony... 


Estos días también me gustaría aprovechar para hacer mi recopilatorio anual de canciones dEsoRdeNadas. Es curioso cuando miras atrás, porqué hay discos que parece que sean de hace 3 años. Supongo que será cosa de la sobreinformación, y la saturación de inputs diarios que nos colapsan la mente. Tengo muchos discos y muchas canciones fascinantes descubiertas este año. Me descojono cada vez que alguien dice que la música actual es una mierda, que ya no se hace música como la de antes, o todas estas gilipolleces. En el 95% de los casos, las dice gente que no se escucha más de 10 discos al año. Gente conservadora y perezosa sin ningún tipo de inquietud por explorar ni descubrir cosas nuevas. Me meo, me cago, eyaculo y me vuelvo a cagar en la opinión de mierda de ese tipo de gente. Se sigue haciendo música increíble. Música emocionante. Música excitante. Y quizás aquí el problema lo tengan todos esos obtusos incapaces de excitarse ni emocionarse con canciones maravillosas. Seguro que si estas mismas canciones las hubiera compuesto alguien hace 60 años dirían que son obras maestras...




dilluns, 5 de desembre de 2016

sULk




Sigo pasando las horas entre estas 4 paredes, escribiendo, escuchando música, leyendo, rasgando la guitarra, o viendo pelis. Estos últimos días he visto 'La Vida de Adele' (me gustó y no se me hizo pesada, a pesar de las 3 horas), 'Zodiac' (muy intrigante. Fascinante historia real), un trozo de 'Las Vampiras' de Jess Franco (serie Z total), y 'Desperate Living' del maestro John Waters (me reí mucho). Tengo pendiente el documental 'Bird On A Wire' sobre Leonard Cohen que me perdí en el In Edit del año pasado, y hoy una amiga me ha recomendado unas cuantas ('Nightcrawler', que ya la tenía en la lista de pendientes, 'Across The Universe', y alguna más que ahora no recuerdo). Me voy sintiendo mejor: irme cada día a dormir más tarde y recuperar el apetito sexual son dos síntomas evidentes. Y que la cabeza vuelva a pensar en nuevos proyectos y retos también. No sé tener mi culo quieto. Siento un hambre voraz. Lo quiero todo y lo quiero ahora. Y continúo completamente obsesionado con esta banda stonerosesiana de canciones escandalosamente buenas...



*Y así se llamaban antes:




divendres, 2 de desembre de 2016

hORiZoNtaL



Madrugar un lunes nunca puede ser buena noticia. Me sorprende mi calma extrema en estos casos extremos. Y la absoluta convicción de que todo irá bien. Porqué, como decía aquél, al final nunca pasa nada. Están más nerviosos mis padres que yo, pero también es verdad que yo he tenido 3 años para ir asumiendo la situación, y ellos, escasos 6 días. Eso que les ahorrado de sufrimientos innecesarios, no tengo ningún arrepentimiento al respecto. Te llevan de arriba a abajo, y todo el mundo te trata súper amable, como si sintieran pena por ti. Sí, tú eres la víctima, pero al fin y al cabo, no te vas a enterar absolutamente de nada. Mi último recuerdo es justo antes de entrar, y el siguiente, estirado con caras y voces indefinidas diciéndote que todo ha ido bien. Te han endiñado un suero y dos vías intravenosas sin darte cuenta, así que quizás también te haya violado un marsupial sin que lo vayas a saber en la vida. Habrá que confiar en la profesionalidad de los profesionales. Voy sin gafas ni calzoncillos, y estoy completamente drogado. Tengo un box para mi solo en 'Larrea', que así le llaman allí. Un lugar donde te prestan mucha atención y te cuidan mucho, pero donde de madrugada ríen a carcajada limpia y hablan a grito pelao, con la empatía de un ladrillo congelado hacia los que estamos allí sin quererlo. Si se creen que por ir drogado o tener la fuerza de un mosquito voy a ser menos dEsoRdeNado, es que no me conocen. Así que apreto el botón para llamar a la enfermera, llamarles la atención y pedirles que usen eso que tienen en la azotea llamado cerebelo. Quiero dormir y descansar, hijos de puta. Me lo he ganado sobradamente.

Por suerte, al día siguiente me subirán a una habitación, y la situación mejorará un poco. Salvo por el puto aire acondicionado que me dejará completamente afónico durante prácticamente una semana. Pero vaya, dentro de todo, no me duele nada, como bien, duermo un montón y, muy importante, consigo superar bastante bien la más grande de mis angustias: mi total imposibilidad a tragar pastillas. Con las minúsculas, lo consigo. Me camelo a las enfermeras para que me traigan todo lo posible efervescente o líquido. Y, en el caso más extremo, les pido que me chafen la puta píldora con un mortero, y me traigan un yogur donde disolver el polvo de pastilla entre toneladas de azúcar. Supero bastante bien las arcadas, y consigo cumplir a rajatabla la medicación. Hay algún breve momento gore digno de la Matanza de Texas, pero en general, todo va a pedir de boca. En 4 días, me envían para casa, y toca reposo absoluto. Mi nariz es una fábrica de mucosas y no puedo mocarme, hago ruido al respirar, y combino momentos de extrema fatiga y sueño con otros en que, a pesar de que mi cuerpo no tira, la cabeza me va a 1000. Me siento fortísimo anímicamente, y tengo una lucidez extrema en mi mente. Creo que nunca me había sentido tan bien por dentro. He decidido que no me voy a callar una mierda nunca más, y que me da igual si lo que digo no gusta. Y que si ya apostaba por la naturalidad y la espontaneidad, ahora lo voy a multiplicar por 10. Y que por menos de 4 horas de quirófano yo ya no me estreso. También estoy descubriendo (a la fuerza, qué remedio), el enorme placer de ir a los sitios con tiempo y con la calma. Te cambia la perspectiva de la vida. Slow life forzada, pero qué bien sienta por dentro.

Hoy me han reconfirmado que todo fue benignamente bien, aunque yo ya lo sabía dentro de mi. Ahora lo único que me importa es no cometer mi típica cagada de pensarme Supermán antes de tiempo. Poco a poco, y mejor pasarme de más que de menos. Si tienen que ser dos semanas más, así será. No hay prisa. Mi única prisa es vivir todavía más fuerte, si es que es posible. Siempre es posible. Y yo ahora estoy más convencido que nunca de mi mismo. Me encanto. Con todas mis muchas mierdas, pero me gusta ser así. Es lo que soy, y así me quiero. Creo que no puede haber mayor triunfo que ese en la vida.