dijous, 26 de maig de 2016

tRiÁNguLo dE aMoR BiZaR...deNadO



carolinajd.com

Me están pasando muchas cosas, y me las estoy tomando con una serenidad que asusta. Como sea la tan temida madurez, estoy jodido. En lo laboral, parece que últimamente estoy que lo peto, y cosa que toco, cosa que funciona (ahora es cuando mañana salta todo por los aires, por bocazas...). Sentir que el muchísimo curro que hay detrás se ve recompensado por la sensación de que hay gente ahí detrás, y que valoran y elogian tu trabajo desde distintos rincones del planeta, es un chute de adrenalina que me excita como un mono. Meterte en fregaos innecesarios e irlos resolviendo con esa mezcla de azar, intuición y mucho, mucho curro y ganas, me empina el alma. Pasar junto a tu madre y tu padre momentos delicados pero con la certeza de que si deseas algo muy fuerte, se acaba resolviendo, no deja de ser otra prueba de fuego. Y dio pie a interesantes conversaciones padre introvertido-hijo introvertido (bueno, sólo a veces...) que deberían repetirse más a menudo. Tengo que ir a verles mañana o el otro. Dos años después de estrenar smartphone (no 'un smartphone', sinó de estrenarme en el mundo de los Sillyphones para yonkis), lo renuevo, harto de la poca capacidad y de estar cada dos por tres hipotecado por la falta de espacio. Otra cosa que me tiene harto es la poca capacidad crítica de la gente, y esas lecturas superficiales y llenas de prejuicios sobre temas como los que están pasando estas últimas noches de batallas callejeras en diSoRdErLand, tras una nueva victoria de lo privado sobre el bien común, explicado en este interesante video. El día que alguien empiece a preguntarse los QUIÉNES y PORQUÉSES, a lo mejor nos pasamos la pantalla del Neanderthal.

Ayer me llegó la pulsera del Mad Cool, y debería empezar a hablar con las dEsoRdeNadas castizas para quedar por allí. Esta noche he quedado con L-Rizos-Dorados, y me he sorprendido gratamente. Digamos que en los últimos días explotó una situación surrealista a múltiples bandas que todavía me hace flipar, y nos acabó salpicando a ella, a mi, y a nuestra historia difuminada de carne y presente imperfecto. La tercera persona del triángulo de amor bizarro es A-Carismático, como mi precisa intuición ya me hacía presagiar desde hacía semanas. Anoche hable con él del tema, también con inédita serenidad. Quizás sería fácil cabrearse porqué haya aparecido ahí en medio en el momento inadecuado, pero es honesto decir que en ningún momento hice nada por marcar terreno por esos rizos, y que ya me estaba bien ese juego de libertades recíprocas. Al fin y al cabo, también yo lo he practicado, porqué no había ningún pacto previo que lo impidiera. Así que toca asumirlo como gages del oficio dEsoRdeNado; cuando apuestas por un estilo de juego desenfadado y de buscar más goles, también puede ser que dejes desguarnecida la defensa y te los metan a ti. Forma parte del juego, y así lo asumo, aunque como le he dicho al despedirnos, me sabe mal, porqué me gusta quedar y conversar con ella, y me sigue despertando deseo. De hecho, detecto en su mirada que eso es algo recíproco, y no puedo evitar preguntarme qué habría pasado si hubiera apostado fuerte por ella, cambiando mi habitual modus operandi amatorio. Al final suelo quedarme con la sensación de que con tanto pasotismo, acabo por no exprimir nunca al máximo las relaciones que establezco. Quizás todo sea una señal para explotar más la historia de La-Chica-Con-Pelo-De-Chico, con la que ha vuelto a haber episodios últimamente. La rueda sigue girando, y habrá que ver dónde me lleva...




divendres, 13 de maig de 2016

hOy eMPieZa tOdO



Claroscuros de realidad. Términos que no entiendo. Una probabilidad microscópica, y no ha sido la lotería. Qué cosas tiene la puta vida, tete. Decidir cosas que se te escapan de las manos. Imaginar nuevas realidades, y decidir disfrutar al máximo todo lo que tienes hoy, porqué mañana nunca se sabe. Mañana nunca existe. Sueño, tos y mocos a mediados de mayo. Cientas volando, y tú mareando la perdiz y llevando el balón de aquí a allá. El público se desespera y grita "chuta! chuta!", pero tú siempre has sido poco de convenciones y sí de hacerlo todo a tu dEsoRdeNada manera. Así también has conseguido tus pequeños grandes logros vitales, y has construído tus pequeños grandes proyectos. El que más te motiva ahora mismo parece seguir creciendo a pasos grandes, y no deja de ser excitante mirar 3 meses atrás y ver todo lo que has generado. Aunque me sigue costando mucho a ratos eso de trabajar en equipo, y hacer sacrificios y renuncias, y notar que el nivel de implicación y esfuerzo no es equitativo. Me cuesta cabrearme si me regalan grandes momentos o cenas de delicioso sushi. Yo debería regalarme más momentos de sushi vital. Y empezar a pensar en las vacaciones y no dejarlo todo para última hora, como últimamente hago cada año. Madrid y Bilbao en mi mente, y luego ya veremos el qué. Que qué me parece el nuevo de Radiohead? Me gusta, y me ha hecho volver a querer escuchar los antiguos...



dimarts, 10 de maig de 2016

divendres, 6 de maig de 2016

yO y TodO Lo deMÁs




Supongo que la clave de todo está en rodearte de la gente correcta. La que te permite expresarte tal como eres. La que te incita a sacar lo mejor de ti. La que te estimula. La que valora tus diferencias y singularidades, y te anima a exhibirlas y a explotarlas. La que te enseña cosas. La que te escucha con atención cuando eres tú el que le explica lo que sabes, o te parece saber. La que te hace entrar un hambre voraz de vida. La que te te hace creer que tus locuras no lo son, ni mucho menos, por mucha enajenación mental que comporten. La que no te hunde en su gris mediocridad, intentando agarrarte del brazo para que te hundas con ellos. La que te hace reflexionar sobre ti y tus flaquezas y miserias, destapando tus vacíos para que aprendas a taparlos. La que te recomienda tal disco, o tal peli, o tal libro, que a lo mejor te haga cambiar tu manera de ver las cosas. La que te hace ver su manera de ver la vida, distinta a la tuya, y te recuerda que hay mil cristales por donde mirar la realidad. La que comparte contigo conversaciones de madrugada que te hacen filosofar sobre la vida, y te llevan a pensar cosas de ti y de tu pasado que ahora pintan tu presente imperfecto. La que te hace recordar tal o aquella otra canción con la que revivir tantos momentos de vida dEsoRdeNada...



dilluns, 2 de maig de 2016

¿cÓMo Lo VeS?




La vida es una sucesión de dicotomías y decisiones. Las hay de insignificantes (¿pido yogur o flan?), de frívolas (¿me voy con la rubia que me sigue el rollo, o con la morena que me viene detrás?) y de transcendentes. De esas que te pueden cambiar la vida, para bien o para mal, y que vas postergando o ignorando hasta que no te queda más remedio que afrontarlas de cara, y sin chaleco salvavidas. Yo soy bastante despreocupado, porqué no sé tomarme nada en serio, y quizás eso sea una ventaja en este tipo de disyuntivas: más serenidad, menos presión, o al menos, nunca antes de lo necesario. También ayuda mi tendencia natural hacia el optimismo, o la creencia que si confías que algo saldrá bien, acaba saliendo bien. Y eso quiero creer en las dos situaciones transcendentes que me ocupan, en primera y segunda persona. No quiero pensar demasiado en ello para no llenarme la cabeza de miedos y sufrimientos absurdos, y quizás por eso escribo esto. Siempre va bien sacarlo por algún lado. Aunque sea inevitable pensar en porcentajes y en malditas casualidades. Todas estas cosas te acaban dando perspectiva, y en el fondo pueden acabar siendo buenas. Y quizás por eso sigo metido en esta espiral de hambre vital voraz: sea en forma de proyectos personales ilusionantes, en dejarte una pasta en libros y discos, en disfrutar conciertos entre semana, o en besos furtivos en un coche mal aparcado en jueves noche. Nada es suficiente cuando todo es tan dEsoRdeNado alrededor...