dijous, 26 de novembre de 2015

WhAteVeR hAPpeNEd...?




Por si no estuviera metido en suficientes fregaos, ahora voy y me da por organizar eventos. Bueno, de hecho todo empezó con la simple voluntad de montar una fiesta con dos más, pero se lo han tomado tan en serio y todo tan pro, que todavía la liaremos parda. Yo que no soy capaz de tomarme en serio nada en esta vida, empezando por mi mismo y todo lo que hago. A ver cómo sale, pero la verdad es que tiene cierto punto excitante ver cómo nos vamos emocionando conforme bajan las cervezas, y empiezan a surgir ideas, alguna más loca que otra. Todo sea por esa eterna necesidad de sentirme VIVO, y LIANTE, que es una de mis versiones preferidas. De la nada, generar un algo; mezclar gente de ámbitos diversos; encender mechas... como cuando jugábamos de pequeños al Quimicefa, o cuando me metía en la cocina a mezclar cosas inverosímiles, a ver qué plato estrambótico salía. Tiene tanto de juego como de rebelión y desafío ante lo que pueda pasar. El futuro es siempre incierto, así que mejor comerse el mundo ahora, no vayamos a pasar hambre mañana, o incluso algo nos impida verlo. Y yo soy un yonki de las tiradas de dados, a ver si sale el doble 6. Uno siempre puede pensar que esa noche estará de suerte, pero la suerte va como va, y viene cuando quiere venir. Hay que buscarla, está claro, pero su magia está en su condición absolutamente irracional. Es curioso que a veces sea tan estrictamente racional, odiando como odio el ultraracionalismo, y amando el instinto y el azar por encima de todas las cosas. Creo que ya toca volver a sacar toda esa cara a flote. El dEsoRdeN ha estado demasiado ordenado últimamente...



dimarts, 24 de novembre de 2015

dEsvARíOs 77




De la ausencia has hecho lo cotidiano, y ya es casi invisible. Todas las que pudieron ser y no fueron descansan a un lado del camino, algo descoloridas por el paso del tiempo. La excitación de las nuevas caras no tiene igual, igual que las historias por imaginar, que imagino son siempre mejores que la realidad. Realmente no entiendo a qué juego, pero nunca nadie me queda a juego. Hay tanta idiota ahí fuera. Si fuera adentro dentro de un rato, me daría cuenta que me estoy metiendo en un jardín. Podría ser el fin que justifica los medios, frase propia de mediocres de colores ocres. ¿O crees que no me doy cuenta? Cuenta hasta tres cada vez que me ves. Cruzo la pared, hago chas, y sale sangre a borbotones. En ocasiones, no oigo canciones. A veces, hasta las toco. Toc-toc, saludos lombardos. Por la noche todos los gatos ladran, o hasta cabalgan. Los días son bailes de máscaras donde está prohibido llorar. A veces me ducho hacia afuera, pero sólo solo, en la intimidad. Y tú, intimas o intimidas? La timidez no es excitante, por mucha ternura que despierte. Mi volcán sigue dormido, esperando quién provoque la erupción. Siga buscando, como en las tapas del yogurt...




dilluns, 23 de novembre de 2015

pLAneS dE HibErNAciÓn




Hoy me voy a ir a dormir sin la presión del despertador por primera vez en un mes. Eso me tiene exultante, a pesar del puto frío de mierda que parece que ha llegado ya para quedarse. Admito que cada vez que algún descerebrado dice que le gusta esta época del año, me vienen unos instintos de tortura sádica que ríase usted de Anibal Lecter, señora. Es imposible que alguien con dos dedos de frente pueda desear la llegada de esta época de mierda, en que no se puede salir a la calle sin 48 capas de ropa a riesgo de hipotermia, enfermas durante 6 meses seguidos sí o sí, todo es oscuro y deprimente, y te están dando por culo con la puta navidad desde 5 semanas antes. Si no fuera porqué soy un esclavo más de la dictadura de la sociedad de consumo que me obliga a trabajar, os aseguro que me quedaba 6 meses en la cama y no salía de allí desde noviembre hasta abril. Una cosa que me tiene fascinado/intrigado es la gente que uno se encuentra en el bus/metro, con la calefacción a temperaturas que rondan los 80 grados, y continúan impertérritos sin quitarse chaquetones, ni bufandas, ni gorros... mi teoría es que son robots, o androides, o extraterrestres venidos del más allá que han venido a camuflarse entre nosotros para aniquilar la raza humana. Depende de cómo me pillen ese día, hasta me aliaría con ellos para echarles una mano en tan honorable misión. Anoche, por ejemplo, me sorprendió mi capacidad de autocontrol ante los subnormales que a la una de la madrugada estaban armando un jaleo indecente en el edificio de al lado, cantando a gritos Camela, Estopa y vómitos auditivos/neuronales de calaña similar. A pesar de mis tentaciones de llamar a la Guardia Urbana, respiré profundo, conté hasta 10, me metí en la cama, y conseguí centrarme en el sueño, para evitar convertirme en un ogro (aunque un día de estos no descarto protagonizar un día de furia contra alguno de estos neanderthales incívicos egoístas. Admito que me proporcionaría un gran placer torturarles lentamente, y ya van dos veces que sale el tema en unas pocas lineas...). Ante tanta hostilidad exterior, insisto en mi deseo de hibernación: con mi cama y mi edredón doble, víveres, el portátil con internet y buena música, creo que tendría suficiente para sobrevivir...


divendres, 20 de novembre de 2015

gOooOOL!!!




Hoy he jugado al fútbol con un porcentaje de normalidad bastante alto por primera vez en más de 2 años y medio. No sé si os podéis llegar a imaginar lo que eso significa para mi, pero pensad en una de las cosas que más os gusten hacer en el mundo, e imaginad que no podréis volver a hacerla hasta de aquí 2 años y medio. ¿Captáis más o menos la tortura psicológica que conlleva? (al margen del tema puramente físico y, por extensión, anímico). A ver, no ha sido una normalidad total, porqué he sentido ligeras molestias cuando he forzado un poco la máquina; pero en comparación con todo este tiempo de calvario en que ni tan siquiera podía ejecutar acciones y movimientos básicos, el simple hecho de volver a estar en la pista sin parecer un tullido ya es un gran qué. Al principio vas con el escepticismo y cierto miedo que se te han ido metiendo en el cuerpo con la colección de médicos, traumatólogos, fisios y rehabilitadores que has visitado en todo este tiempo. Públicos y privados. Uno te decía una cosa, el otro te decía la otra... llegué a hacer las pruebas preoperatorias 2 veces, y al final no acabé pasando por quirófano. Pero con las últimas sesiones de fisioterapia de las pasadas 4 semanas, parece que se ha obrado el milagro, ni que sea parcialmente. Sigo siendo escéptico, y sé que tendré que ir con cuidado, y seguir haciendo los ejercicios y estiramientos pautados. Pero ni que sea poder pegarme el gustazo de las 4 carreras y 3 chutes, de la competición, de la dinámica de vestuario y el bocata posterior, yo con eso ya me doy por satisfecho. Y de paso, rebajar la barriguilla que empezaba a asomar por la inactividad futbolera (que no física, que se puede hacer de otras maneras...). Medio superado este problema, ahora me queda otro por resolver, pero hoy me voy a ir a dormir con la satisfacción de haber superado parcialmente una pequeña batalla que llevaba clavada dentro en todo este tiempo. Mi sueño más recurrente (literalmente) desde aquel fatídico 2013 hoy se ha hecho realidad...



dimecres, 18 de novembre de 2015

eL MuNdO eSTá LocO, LOco, LoCo...




La humanidad ha enloquecido por completo, pero en el sentido peyorativo de la locura. Hemos entrado de lleno en la era de la paranoia colectiva y del estrés emocional por sobresaturación de inputs. No está claro si inputs informativos o desinformativos, visto lo visto, pero que existen en exceso, eso sí que lo tengo claro. Las redes sociales son un arma de una potencia incalculable, y yo diría que inasumible para la mente humana ahora mismo. Tienen un potencial brutal para ser aplicadas en usos positivos, pero también en negativos. Sólo hay que ver lo de estos días. Twitter es un escaparate propagandístico terrible para propagar el caos, el miedo y la confusión en cuestión de minutos. No sólo por lo de París, o por lo de los fakes de avisos de la policía que supuestamente recomiendan no frecuentar sitios céntricos o muy concurridos, sino por lo de hoy mismo con lo de Hannover. Que si se suspende el partido de Alemania, que si están desalojando el estadio por artefactos explosivos, que si están en un paquete dentro de una ambulancia, que si han desalojado también un concierto con 14.000 personas, que si estaciones de tren y metro están cerradas... en unos pocos minutos, parecía que en la ciudad alemana íbamos a vivir un segundo episodio del terror occidental en cuestión de días. Pero al final (y afortunadamente), nada. Y en esta ceremonia del caos, uno ya no sabe si es todo paranoia colectiva, si realmente ha estado a punto de suceder otra tragedia masiva, o si las autoridades nos están engañando porqué les interesa crear este clima de pánico masivo para justificar acciones militares futuras o un nuevo recorte de libertades individuales con la excusa de la seguridad. Yo me lo creo todo del ser humano, especialmente si llevan traje y corbata. Me dan tanto miedo como los chalados que se autoinmolan en el nombre de no sé qué religión o no sé qué valores (si es que se les puede llamar así...). ¿Cómo es posible que metieran una bomba en el avión ruso que explotó días atrás, si tú y yo no podemos colar ni un líquido de lentillas de más de 100 ml en los controles del aeropuerto? ¿Cómo puede ser que suspendieran ayer el partido de España cuando el equipo ya estaba allí, y no lo hicieran antes de que viajara? (La imagen del equipo volviendo impacta más, no...?). Y si suspendieron ese partido, ¿cómo puede ser que no suspendieran también el de Alemania, en el que iba a estar Merkel, y lo hayan hecho ya con la gente dentro del estadio? ¿Con los controles tan exhaustivos que decían al mediodía que había en el estadio, alguien realmente había conseguido colar algún artefacto explosivo? No sé, yo soy desconfiado por naturaleza, y quizás me equivoque, pero tiendo a valorar muy mucho según qué teorías conspiratorias. Sea como sea, y volviendo al tema, recibir tantísima información anárquica y sin contrastar acaba generando estas situaciones de descontrol absoluto. Y acaba provocando también que los mismos medios informativos sacrifiquen el ejercicio inexcusable de contrastar la información, porqué ahora parece que lo único que cuenta es contarlo el primero, aunque sea mal. Lo de diversas televisiones españolas ha sido ridículo, e incluso las autoridades dieron por muertos a tipos como el gallego al que sus padres ya le estaban preparando el funeral y tuvo que desmentir su propia muerte en facebook. ¿Pasaría todo esto si no existieran twitter o facebook? Yo estoy convencido de que no. Y ojo, que no digo que las redes sociales sean malas, ni mucho menos. Como en tantas otras cosas, lo que es malo es el uso que les damos, me parece a mi. Y, en general, me parece que esta enorme pasarela de la precipitación, la desinformación, y la vanidad en que estamos convirtiendo la vida en las sociedades occidentales es una auténtica esquizofrenia sin sentido alguno. El día que reaprendamos a hacer las cosas con calma, y a disfrutar de la vida en el momento, olvidando nuestro exhibicionismo masivo, quizás podamos volver a decir que la evolución humana sigue su curso. Slow down, babies, slow down...



dissabte, 14 de novembre de 2015

ShE & HiM



Sí, ya sé que hoy el tema del día es la salvajada de anoche en París. Cuando algo así ocurre tan cerca y en un sitio tan similar a cualquiera de nuestras ciudades, nos impresiona 1000 veces más, y soy el primero que cuando vi lo que había pasado, anoche en el lavabo del Magic, enseguida recordé el bolo de Eagles Of Death Metal de hace 8 años en el Apolo, y que me sirvió de catarsis y olvido para la ruptura recién salida del horno con la A-Lombarda. Y también pensé que venían de aquí a 3 semanas a diSoRdErLand, y que esa atrocidad podría haber ocurrido aquí; el mundo global afecta así a nuestros pensamientos, y supongo que es inevitable. Sea como sea, no es de eso de lo que quería escribir esta noche. Hoy las personas más importantes de mi vida han llorado de alegría. Y a mi me han hecho sentir muy feliz, orgulloso y privilegiado. Yo seré muchas cosas, pero lo poco o mucho bueno que tengo, es gracias a ellos. Y aunque lo de hoy sea un simple trámite burocrático, lo importante es el símbolo y la realidad que se esconde detrás. Porqué 41 años valen mucho más que un papel y que las injustas leyes que obligan a mucha gente a pasar por algo en lo que no creen. Evidentemente, hay pragmatismos que no son incompatibles con creencias ni orgullos, y de hecho, el trámite ceremonial ha sido breve, simple y muy nuestro: empezando por la persona que lo ha oficiado, siguiendo por las 2 personas que les hemos acompañado, y continuando por el lugar, máximo emblema de esa diSoRdErLand que ha sido escenario de nuestra vida, aunque el hostil mundo capitalista les echara hace unos años con su insaciable capacidad devoradora sin escrúpulos. Nada me haría más feliz que conseguir que pudieran volver, tal y como me decía mi padre tras el acto. Tal y como les decía en el escrito que les he regalado y que ha provocado la emoción de mi padre (y aunque lo he disimulado, a mi por dentro me ha emocionado emocionarle), en la tierra de las 1000 plazas, justo al lado de donde di mis primeras y húmedas señales de vida, hemos celebrado el amor, el respeto, el apoyo y el ejemplo; el tú, y el yo, y el nosotros; el aquí y el ahora; y el hecho de saber que lo que hoy nos parezca imposible, sólo tardará un poco más en hacerse realidad. Los quiero con toda mi alma. Soy él y ella, literal y metafóricamente. Y envidio esa historia que siguen escribiendo a medias; yo nunca he tenido la suerte de poder disfrutar de algo similar, y me encantaría encontrar con quién hacerlo, no lo niego, por mucho pasotismo e incredulidad que demuestre al respecto. Hoy las 2 personas más importantes de mi vida siguen siendo las mismas, pero por aquellas cosas de la vida, ya tienen los derechos que han estado construyendo durante más de 4 décadas. Los mismos derechos que tendríamos tú y yo sin conocernos, y sólo por el hecho de pasar por una de las máximas farsas de la sociedad contemporánea. La emoción de mi madre y la sonrisa de mi padre son de aquellas imágenes que quedarán marcadas en la retina para siempre, en un hermosísimo día soleado que hemos disfrutado después en una de las terrazas de la plaza. Y aunque el contexto social por todo lo ocurrido anoche en París sea tan extraño y sórdido, recordaré para siempre este día sencillo, la comida improvisada en el restaurante de debajo de casa, o el ratito de después en el sofá. La felicidad de los míos es mi felicidad, y eso no habrá nada ni nadie que lo pueda evitar.



dimarts, 10 de novembre de 2015

suSToS y OdioS




A veces, un susto puede ser cosa buena, en el sentido de abrir los ojos, tomar consciencia de determinadas cosas y relativizar los minúsculos dramas cotidianos que, ni son drama, ni son nada. Un susto te sitúa mentalmente en otra dimensión mental y anímica, más oscura, más seria, incluso más profunda o metafísica. Y cuando sales de esa espiral, vuelves reforzado y renovado al mundo exterior, con más fuerza, brillo y voluntad. Y aprendes a valorar más según qué cosas, situaciones, o incluso personas, aunque no haya que abandonar por completo tu profunda convicción misántropa. El ser humano se esfuerza diariamente en sus conductas de egoísta estupidez como para olvidarlo tan alegremente. Anoche, por ejemplo, habría torturado a los cretinos del piso de estudiantes que tengo pared con pared, y que estaban viendo la TV a todo volumen a las 3 de la mañana. Todo muy normal. He estado muy tentado de colare en la escalera de al lado y dejarles unos auriculares enganchados a la puerta, a ver si captaban el mensaje... Como también debe de ser muy normal en este país de zopencos lo de llevar un día detrás de los de la antigua Timofónica para que me solventen lo del poltergeist de mi teléfono, que no para de hacer el ruidito de una llamada entrante que se queda a medias, una y otra vez. Ya llevo dos noches teniendo que desconectar el teléfono para poder dormir (y, por extensión, teniendo que dejar encendido el móvil por si hubiera alguna emergencia; no soporto dejar el móvil encendido y quedar a expensas de pelmazos mientras duermo, actividad más sagrada de la vida dEsoRdeNada). El súmmum de la incompetencia son los 14 meses de llamadas y reclamaciones a los del gas para que me vengan a hacer la revisión obligatoria de los 5 años del calentador. A este paso, empalmo con la próxima. Siempre y cuando no salga volando antes, claro. Si veis que dejo de escribir durante un tiempo, comprobad que una explosión de gas no haya sido noticia de obertura los días previos...



dissabte, 7 de novembre de 2015

dEstRoYer diSoRdEr




Corre y aúlla, lobo solitario. Mira lo que no ves, encuentra lo que no buscas. Rubiaza Locuela te hace de partenaire, y brilla en toda su dorada demencia, atrayendo extraños personajes alrededor. Deben creer que estamos liados. Subo al escenario a recoger flores y distinciones, y siento nervios y esa habitual incomodidad cuando me toca ser el centro de atención. No deja de ser grotesco estar con la mejor amiga de E-Platónica mientras ella está en Euskadi con su novio, pareja, grano en el culo dEsoRdeNado, o como prefiráis llamarle. I-Gafapasta me agobia diciéndome que no quiere agobiarme una y otra vez. No quiero dolerte, a ver si te enteras de una vez. La A-Lombarda me responde a un sms 2 meses después, y dudo en si responder como si nada, enviarla a la mierda, o directamente, ignorarla. Opto por esta última opción de neutra ambigüedad. Sólo con hacerla sentir un poco mal, ya me daré por satisfecho. Es lo que se merece. Me toca mucho los cojones la gente que no respeta, por mucha personalidad cambiante que tenga, y por muy encantadora e interesante que sea cuando está encantadora e interesante. Estoy bastante hasta las narices de los demás y sus malditos egoísmos. Suficiente tengo con los míos. Apalizaría gustosamente a los mongolos que caminan enganchados a la puta pantalla de su móvil, como malditos yonkis. El patetismo humano en su máximo apogeo de estupidez. Se acaba mi In-Edit, aunque todavía me quedan créditos para ver un par de películas más online. De los vistos hasta hoy, me quedo con los documentales de Orion, Nina Simone y James Brown, y momentos como ver 'Station to Station' con el traqueteo del metro bajo nuestros pies, o el entrañable sexagenario Tony Palmer y su divertida introducción de esta noche a 'The Wigan Casino' y 'All My Loving', que ha culminado rampa arriba haciendo el robot. Hablando de robots, finalmente no hemos podido coincidir con Amapola, y el documental conjunto en el festival deberá esperar un año más. Mis horarios malditos tampoco me dejarán ver este fin de semana a Iron & Wine, ni a mi adorados The Jon Spencer Blues Explosion. Este veranillo de San Martín de estos días me está poniendo bastante lascivo, y aunque mañana me han dicho de salir, no puedo caer en la tentación, por el domingo que me espera. Todas estas cosas me hacen replantearme cosas de mi vida. Hasta que llega el lunes, me despierto a la hora de comer, y me pongo feliz de ver 4 días de libertad por delante. A tomar por culo la vida estándard. Si yo no lo soy, nada más coherente que mi vida salmón. Y no quiero despedirme sin explicar algo que ha pasado hoy: han encontrado un tanga tirado en la entrada del curro, y recursos humanos ha enviado un mail (con fotografía incluída) informando a la anónima propietaria que lo tenían en su departamento, y que pasara a recogerlo. La puntilla era la postdata en la que se nos recordaba la importancia de tener controlada en todo momento nuestra ropa interior. El gran misterio sigue siendo de quién es y en qué circunstancias ha llegado allí. Sí, la realidad dEsoRdeNada, supera la ficción...



dimecres, 4 de novembre de 2015

tERroReS, aMOreS, aRdOReS...




Sudor frío; angustias; temblores; casi 8 años de dEsoRdeN han pasado delante de mi maltrecha retina en 5 segundos. Por aquellos misterios de la maldita informática a la que tanto odio, mi cuenta con la que entro y escribo aquí y en Musas dESoRdeNadas había desaparecido de mi ordenador. Normalmente me salía por defecto, y yo simplemente introducía la contraseña de manera automática, como un robot, de tantas y tantas veces que lo he hecho. Pero hoy no me salía, y he estado unos buenos 15-20 minutos que me han parecido horas, intentando entrar sin éxito, o hasta haciendo eso de la recuperación de la cuenta en la que me pedían cosas que ni recuerdo. Me ha pasado por la cabeza el terrible momento que supuso comprobar que Blogger me había borrado mi primer blog dEsoRdenado, hace un montón de años. En aquél momento me sentí como si me hubieran extirpado un órgano; como si me hubieran robado mis recuerdos; como si me hubiesen atracado y se hubieran llevado una parte de mi vida con alevosía y sin mi consentimiento. Sentí una rabia enorme, y la frustración de ver que no podía hacer nada. Tiempo atrás había empezado a copiármelo todo en Word, pero no llegué a completar ese trabajo de chinos. Y aunque lo hubiera hecho, no era lo mismo. Faltaba el diseño, la parte estética... y las canciones. Ésas que dicen tanto o más que el texto, o que lo rematan, o que juegan y bailan con las palabras previas para darle un sentido conjunto, o sin junto. Afortunadamente la pesadilla ha acabado cuando he recordado la manera que diseñé un día para casos de contraseñas perdidas y urgencias informáticas de pavor extremo. Respiro, como cuando marcas un gol en el minuto 90 que te salva de la debacle...

Entre ayer y hoy, he visto 4 documentales en el In-Edit; el jueves me esperan 3 más, y el viernes, los 2 últimos. Bueno, miento, porqué también tengo créditos para ver 4 más on-line. En total, serán 14, si le sumo el de Daft Punk de la jornada inaugural. Adoro los documentales musicales. Siempre me han encantado las biografías musicales. Saber de dónde vienen los artistas que me fascinan; conocer su contexto; de dónde narices salió tal canción, o qué se esconde detrás de sus letras, y que normalmente no suele coincidir con mi propia interpretación personal e intransferible. Pero el formato documental es triplemente atractivo: le añade imágenes originales a lo que te pueda contar un libro, es más fácil de digerir y de recordar, y por supuesto, lo envuelve todo con el elemento primordial: la música. Ver el pueblecito de donde salieron The Jam, conocer la cara oscura (y no va con doble sentido) de James Brown, disfrutar de la estética conceptual de 'Station to Station', ver lo cretino que era Michael Stipe en sus inicios... una experiencia impagable, y que te hace redescubrir discos y artistas, y verlos con otros ojos, o con los mismos de antes pero aumentando o disminuyendo su potencial emocional. Adoro este festival, y me siento enormemente privilegiado por poderlo disfrutar en mi ciudad, y por contribuir con un pequeñito grano de arena a su difusión y memorabilia.

Por lo demás, el viernes me enamoré locamente de una chica con supuesto novio pasivo a la que conocí bailando (como no). Un par de cruces de miradas y sonrisas, un avanzar un par de pasos y estirar el brazo hacia ella, un contornearnos aquí y allí entre miradas ajenas de asombro, un enganchar nuestros cuerpos de manera despreocupadamente obscena, un cantar juntos canciones de los 90, un pedirle un nº de tf o un contacto vía redes sociales, un "no sería plan, que he venido con mi novio", un adiós entre sonrisas y besos en la mano, un verla volver inesperadamente a por mi cuando suena 'Qué Puedo Hacer?', un intercambiar anécdotas de Los Planetas, una segunda despedida, y un decirle que si por aquellas cosas de la vida rompe con su novio, venga a buscarme. La Chica de las 3 Ms era maravillosamente dEsoRdeNada, y al día siguiente me estuve lamentando por no haber sido más insistente para sacarle un contacto y volverla a ver. Joder, si algo soy, es tozudo, pero mi obstinación debía estar durmiendo a esas horas... 

Mañana he quedado con Rubiaza Locuela para que me acompañe y me haga de talismán. Han elegido unas fotos mías entre las finalistas del concurso de Festes de diSoRdErLand, y mañana será la entrega de premios donde desvelarán quiénes son los ganadores. Es la primera vez que me presentaba, y la verdad es que me hizo mucha ilusión la llamada que recibí ayer anunciándomelo y preguntándome si iría a la gala. Cuando presenté las fotos semanas atrás y me dieron el número 13, tuve un buen pálpito. Ganar algún premio ya sería la leche, pero al menos he dado el paso que me decían mis padres y amigos de que me presentara a algún concurso o expusiera. Será exceso de humildad, o que no soy capaz de tomarme en serio porqué me parecen unos auténticos cretinos patéticos los que lo hacen. Qué sé yo. El caso es que mis fotografías estarán sí o sí en la exposición colectiva en el ayuntamiento de diSoRdErLand, y eso mola, qué cojones...