divendres, 30 d’octubre de 2015

NoStALgiaS dESoRdeNadas...




Acabado de llegar de la inauguración del In-Edit. No soy fan de Daft Punk, pero su historia es interesante. Durante la noche, recordábamos con H-Qué-Raro-Se-Me-Hace-Que-Seas-Padre (en adelante, lo simplificaremos en H-de-FatHer) todos los documentales que hemos visto en el festival en estos... 13 años ya? Bueno, un poco menos, que me perdí las primeras 2 o 3 ediciones, creo. El caso es que este festival siempre me hace pensar en gente con la que compartí documentales, la hamburguesa y la cerveza de turno entre peli y peli, o en algún caso, lo que surgía después: especialmente con A-Lombarda (recuerdo perfectamente 'Who The Fuck Is Pete Doherty?', y los paseos Rambla arriba en noches que ojalá no hubieran acabado nunca), pero también con Su, con Hermano-Ficticio-R, con H-de-Father, o incluso con conocidos que te encontrabas mientras hacías cola, cosa que sigue pasando. O en aquél año en que estaba de baja en el curro por una operación por una muela rebelde, y me escapé clandestinamente al festival porqué se me caía la casa encima. O la maldita sensación de que el In-Edit es la puerta de entrada a la época más horrible del año, llena de oscuridad, frío y lluvia. Haber colaborado ahora con un pequeño granito de arena hace ilusión, porqué me lo siento muy mío, como pueda pasar también con el Primavera. Son como esas criaturas a las que has visto crecer desde que eran minúsculas, y ahora se comen el mundo. Hay algo de orgullo paternal, casi, por mucho que tú no hayas engendrado nada. Simplemente has contribuído desde la butaca, o desde un ordenador, o con el apasionado boca-oreja del que aprecia y valora el lujazo que es tener algo así en tu propia ciudad. La próxima semana casi que plantaré la tienda de campaña allí, porqué tengo entre 2 y 3 documentales previstos cada día intersemanal. Al margen de lo que se puede visionar online. Creo que necesitaría otra vida más para ver, escuchar y disfrutar todos los documentales, conciertos, libros, discos... que querría. Y hablando de discos, otro incunable que cumple, justo hoy viernes, 20 añitos...



dimarts, 27 d’octubre de 2015

cENaS a Tr3s



Suena Janis; fuera, ha dejado de llover. Y en el diSoRdEr's Palace todavía resuenan las voces y risas de E-Platónica y Rubiaza Locuela. En el fregadero, se apilan platos, vasos, copas de vino, vasos de chupitos, y todos los deseos coleccionados en años de amistades, platonismo y tensiones sexuales no resueltas. Por mucho que el cerebro intente echar el freno de mano, el instinto no entiende de inhibiciones, y sigue haciendo rum rum cada vez que nos vemos. Vuelve a llover. Me habría ido a bailar con ellas, pero vivimos a contracorriente, y ellas pedían cama no compartida, como si las noches estuvieran hechas para dormir. Qué manera de malgastarlas. Dicen que el salmón soy yo, pero para mi los raros son los demás. Yo soy diferente, pero normalísimo para mi. Normalísimo dentro de mi excepcionalidad, claro. Soy la puta bomba, qué leches. Si no sé cuántos millones de personas no lo ven, es problema suyo. Se han sorprendido del plato que les he hecho, y han expresado abiertamente su grata sorpresa. Escondo muchas cosas porque seguramente no me estimulan lo suficiente. Yo soy muy pasota con los que no me motivan, y muy apasionado con los que me tocan el punto G. G de Gilipollas, cantaban algunos. Yo gilipollas lo soy un rato también a veces. Este fin de semana me han llamado sociópata, y como la persona que me lo dijo, también me lo tomo como un gran elogio. No se puede ser otra cosa en este oceáno de gilipollismo global en el que nos sumergimos cada día. Cretinos y cretinos aquí y allí. Gentuza sin escrúpulos, tiburones que morderían a su madre con tal de lograr sus metas, como si lo importante fuera la llegada, y no el camino. Esto ha sonado un poco a filosofía barata de libro de mierda de autoayuda, pero lo cierto es que es cierto. Y el jueves me voy de concierto. Y empieza el In-Edit. Y tengo cierto dolor muscular de la rehabilitación. Y me estoy zampando unos crusancitos de chocolate. Si me ve la OMS, seguro que me dice que son cancerígenos, pero de algo hemos de morir; y para algo hemos de vivir...



*Lo creáis o no, este disco cumplió 20 años el sábado...



dimarts, 20 d’octubre de 2015

oToÑO tU pAdRe!



Fuerzas renovadas plantando cara a tus miedos. Espiral de energías resistiéndose a aceptar que viene el puto invierno, y los putos cambios de hora que no sirven absolutamente para nada más que para deprimir masivamente a la sociedad. El mundo es tan absurdo que castiga 4 veces más la libertad de expresión que lanzar bengalas contra la gente. El mundo es tan absurdo que adora a cretinos integrales y pasa de mentes lúcidas como la tuya y como la mía. Por muy gilipollas que seamos también a veces, que tampoco es cuestión de llamar demasiado la atención entre la masa de gilipollas mundial. Péritos a la vista; doctoras a la vista; conciertos a la vista; festivales documentales a la vista; concursos fotográficos a la vista; cumpleaños paterno a la vista; boda de tus padres a la vista... maldita vista, que tanto por culo me está dando desde hace ya un tiempo, por muy bien que vea. Todo es contradictorio en el ser humano, y todo es dEsoRdeNado en el ser Yo.

Ayer habría matado en el curro, de no ser porqué estaba al colapso de un infarto. Y ahora se ve que nos quitarán a 5 personas en el departamento, y va a haber cambios organizativos, y no sé cuántas hostias más. La vida sería mucho más sencilla si no estuviéramos a la órdenes de mongoloides con 0 mano izquierda, y menos capacidad aún. No es tópico, es realidad como un piano. Aquí, y en la China Popular. El viernes conocí a no sé cuántas chicas, y bailé con no sé cuántas más, y una andaluza del grupo en el que iba y a la que no conocía me dijo que era un ligón y un saleroso. Yo lo llamo intentar ser espontáneo y hacer lo que me pida el cuerpo, que suficiente inhibo mis deseos (violentos, en este caso...) con las hordas de capullos con los que me cruzo (nos cruzamos) en el día a día. Hoy me han dicho que han pillado a un antiguo jefe que nos explotaba y le han echado de su empresa por robar. Ninguna sorpresa, ninguna tristeza; esa sanguijuela hijo de la grandísima puta también nos robaba a nosotros con sus chanchullos de subcontratas con los que enriquecerse a costa de nuestro trabajo. A toda esa gentuza sin ningún tipo de escrúpulos les deseo todo el mal del mundo, en forma de desgracias, diarreas eternas, y vecinos medio sordos aficionados al reguetón. O como narices se escriba. Ojo por ojo, diente por diente. Ándeme yo caliente mientras copula la gente.

L de Lesbiana me contestó un mensaje bonito y sincero desde la otra punta del mundo, y me gustó que lo hiciera. Nunca he acabado de tener muy claro qué rol me gustaría que tuviera en mi vida; y quizás éso sea signo, precisamente, de que su mejor rol sería no tenerlo. La otra noche soñé que estaba con una chica, y nos cogíamos de la mano, y hacíamos el amor... y me dio mucha rabia despertarme, porqué realmente me estaba sintiendo bien, aún sin saber quién era. En el fondo, soy un romántico dEsoRdenado. Creo que fue la noche del concierto de los Sonics, en que me presentaron a La Fotógrafa Fan de Poison Ivy. Podía haberla visto nuevamente al día siguiente en el bolo de Two Gallants, pero la noche de Balam Bam Boom y el partido de fútbol me dejaron agotado, y opté por encuentros ingleses en diSoRderLaNd. Estoy bastante activo para ser otoño, pero sigo con el verano en la punta mi espíritu...




dijous, 15 d’octubre de 2015

gASoLiNa dE TAcoMa



Qué bien sientan los conciertos sudorosos. Esos en los que acabas empapado, con agujetas en el cuello de tanto head-banging, y las piernas al borde de los calambres. El partido que he jugado esta mañana clandestinamente también tiene algo que ver. La próxima semana empezaré las enésimas sesiones de rehabilitación en otro sitio distinto; y ya van... como ya no confío nada, lo he mandado todo a tomar por culo y me he ido esta mañana a un partido importante del equipo, a echarles una mano, y a volver a sentirme activo. Me ha molestado sólo en movimientos o golpeos puntuales, he aguantado bastante bien físicamente para hacer tantísimo tiempo que no jugaba, no me he roto más... y hemos ganado. Hacía un montón de tiempo que el equipo no ganaba, y hoy lo hemos hecho. Me he sentido útil, a pesar de estar al 30-40% de mis posibilidades, y me ha sentado de maravilla hacer ejercicio, quemar adrenalina, y volver a la dinámica de vestuario. Creo que voy a seguir yendo, aunque me suponga pegarme unos madrugones indecentes, y el riesgo de romperme más, estando como estoy. Estoy llegando a un punto en que todo me importa una mierda, y no quiero mirar más allá del aquí y el ahora. Conforme más mayor me hago, más punki me vuelvo. Ya no sólo de palabra o de espíritu, que eso siempre ha estado ahí, sino también en ciertas actitudes de facto ante la vida y ante los demás. Hay tantísimo subnormal que nos intenta coartar en mil y una circunstancias de la vida, que sólo por joderles, no deberíamos dejarnos. Es lo que se merecen. Y es lo que nos merecemos. Muchas veces tenemos la oportunidad de elegir lo que nos merecemos, y no lo hacemos. Por inconsciencia, por miedo, por conservadurismo, por incapacidad... por lo que sea. A la mierda todo. Nunca sabes lo que te puede pasar mañana. Si te atropellará un autobús de dos pisos y morirás al lado de tu amada, como cantaba Morrissey. Si te echarán del curro y te quedarás en bragas. Si te amputarás un brazo resbalando en la ducha y reventando la mampara. Si te diagnosticarán una enfermedad incurable... sea lo que sea, quiero seguir aprovechando el tiempo como si no hubiera mañana. Yendo a tantos conciertos como pueda. Jugando los partidos que haga falta. Participando en concursos de fotografía (mañana iré a llevar unas fotos a uno de las Festes de diSoRderLand). Durmiendo tantas horas como sea necesario para poder estar fresco y activo después. Saliendo tantas noches como me apetezca a bailar y conocer chicas, o gente rara de la noche. Por ejemplo, ahora mismo, por qué no...?



dimecres, 7 d’octubre de 2015

fALdiLLeS i sORoLL



¿Sabéis aquellas espirales en que todo se apelotona y te pasa de golpe? Pues vivo una de esas, con la incompetencia como denominador común. Algo tan simple como hacerse una analítica se ha convertido en una auténtica pesadilla, y una fuente de problemas incomprensibles, burocracias absurdas, llamadas contradictorias, mails que se pierden misteriosamente (¿estarán con los calcetines desaparecidos en la lavadora?), mensajes desde una centralita de número kilométrico diciéndote que llames sin que te dejen ni número de teléfono ni personas de contacto, llamadas a teléfonos en los que nunca contesta nadie, y, ya harto de tanta ineptitud, visitas personales a las oficinas para que dejen de tomarme el pelo y me solucionen de una puta vez el tema. Tras multitud de llamadas, mails, dos visitas personales por mi parte, y varios tonos de voz elevados para lo que es mi habitual tranquilidad y paciencia, 11 putos días después, parece que la cosa se ha activado. Si llega a ser cuestión de vida o muerte, ya estaría bajo tierra. La espiral de mongolismos no acaba aquí: además del tema que ya comenté de la gotera que mi seguro no quiere arreglar porqué no fue causada por el huracán Katrina, se ha cumplido 1 año y no sé cuantas llamadas y emails a mi compañía de gas para que venga de una maldita vez a hacer la revisión obligatoria de los 5 años del calentador (sigo esperando...). Y hoy recibo un mensaje 'recordatorio' de que el jueves por la mañana empiezo una nueva (y seguro que totalmente inútil) terapia de rehabilitación para la lesión futbolera de la pierna; el problema es que para que algo sea un 'recordatorio', primero alguien debería haberme llamado para avisarme, explicarme, y, bastante importante, cuadrar agendas y horarios que a mi me vayan bien. Efectivamente, como podéis suponer, nadie lo ha hecho. No incluiré también lo del mosquito que se ha cebado conmigo esta pasada noche, pero lo que queda corroborado sobradamente (aunque ya lo supiéramos de antemano) es que vivimos en un país de inútiles, y que cualquier día de furia dEsoRdeNada aparezco en las noticias por un arranque desenfrenado de prácticas de reducción de cabezas a lo jíbaro...


...en el lado positivo, llevamos un par de días de vuelta de las calores veraniegas y ese sol que te recarga las pilas y te da ganas de gritar bien alto "QUE ESTOY VIVO, CABRONES, Y NO ME VAIS A JODER LA EXISTENCIA CON VUESTRO MONGOLISMO!!!". Los elogios laborales me la sudan bastante; yo mientras siga cobrando y yendo a trabajar menos de la mitad de días de la semana, ya seré feliz, por mucho que los horarios de finde sean realmente putas y se hagan tan duros (el domingo pasado, 14 horitas de nada...). Ayer Hermano-Ficticio-R me dijo de ir al concierto de Refused, pero estaba tan hecho caldo del fin de semana, que renuncié. Pero a media tarde vi de casualidad que, a sólo 5 minutos de casa (en una discoteca de chonis y quillos que no me cuadraba en absoluto), tocaban las Peach Kelli Pop (había colgado alguna canción suya en este blog meses atrás). Flipé colorines!! Así que para allí que me fui, aunque no lograse engañar a nadie para venirse conmigo. El triple cartel femenino (el evento tenía alguna relación con el Ladyfest, cosa que me hizo pensar en Hiro, y hasta miré por si corría por allí) lo completaban dos bandas locales: Rombo y Les Sueques. Las primeras, un pop saltarín algo naïf que recuerda un poco a Nosoträsh (se ve que la cantante, preciosa por cierto, había currado en mi empresa, según me han dicho hoy; la teclista también era muy dEsoRdeNada, todo sea dicho, pero había tanta bollera por allí, que cualquiera se arriesgaba a meter la pata tirando la caña a ciegas...). Las segundas, algo más oscuras y contundentes, me gustaron bastante. Y a las PKP ya las conocía, y hicieron el concierto adrenalínico que me esperaba y que nos hizo sudar de lo lindo. Estuve hablando con la cantante al final del bolo (me echó un par de miradillas que no supe cómo interpretar durante el concierto, pero creo que tampoco hubiera tenido nada que hacer...), me firmó el vinilo que les compré, y así fue cómo un lunes que apuntaba a noche de sofá y perrerío se convirtió en una improvisada velada Chewing Punk de arrancarte una sonrisa y enviar a tomar por el culo el primer párrafo de este mismo post...





divendres, 2 d’octubre de 2015

mAlditO OtOÑo




Llueve, hace frío, y odio. Empieza la época más deprimente del año. La que borraría gustoso con una goma hasta hacerla desaparecer para siempre jamás. La de morir un poco más en vida. La de empeorar la salud durante un semestre por culpa del maldito clima de mierda. La de eliminar planes porqué nada acompaña a hacerlos.  La de tener que cargar con ropas 1000, paraguas, bufandas, gorras, guantes y todos estos síntomas inequívocos de que lo mejor que puedes hacer es quedarte tumbado en el sofá, protegido por estufas, mantas y 4 capas de ropa. La de la anormalidad. La de la nada. La de los pensamientos negativos. La de la deprimente oscuridad. La de la puta Navidad. La de... tantísimas cosas de mierda.

Son días extraños. De pruebas, de resultados, de incertezas, de miedos, de cabreos con tanta inutilidad exterior. Quizás por si acaso, también de mucha actividad social, como quien carga la batería del móvil antes de salir afuera, o como quien llena la despensa pensando en no salir en un tiempo. De cenas, de bailes, de conversaciones inertes, de intentos fallidos, de reflexiones y recuerdos, de nostalgias, de maldiciones, de arreones de coraje, de melancolías, de tocar la guitarra, de muchas ganas de cosas y de poquísimas de otras, de eternos vacíos sin fecha de caducidad, de escribir... de escribir mucho, porqué por algún lado tiene que salir todo lo que no digo. De ver las muchas cosas que son como quiero, y las muchas otras que no se parecen ni por asomo. Quizás todo sea todavía el eco del concierto del otro día...