dissabte, 31 d’agost de 2013

La ViTtA PeNdeNtE


Me levanto con las campanas de las doce, con ese estado semicatatónico del día después de una noche antes. Duchita, picar algo, y camino de Santa Maria Novella, probando una ruta diferente, que me hace dar una vuelta bastante estúpida. Como siempre, llego pillado aunque haya salido bien de tiempo, y tengo que hacer nuevamente un sprint por el andén (el típico sprint psicológico, porqué al final siempre acaban sobrando 2 o 3 minutos; aunque ayudaría que los horarios de web, máquinas expendedoras de billetes y del marcador de la estación fueran el mismo, y no 3 distintos). Recopilatorio soul dEsoRdeNado, y a mi lado una lolita con unas Converse con la Union Jack muy chulas. Una hora después, estación de Pisa Centrale, donde hace un calor espatarrante. Plena confirmación de mi acierto al cambiar de planes, regateando a la lluvia del miércoles. Todavía lejos de la zona guiri, me meto en un restaurante correcto, donde me sirven unos gnocchi al formaggio correctos con una Coca-cola correcta y unos incorrectos 15 eurazos que no me esperaba en absoluto. Todavía con el puñal en la espalda, y tras haberles chupado todo el wi-fi posible con la palabra vendetta en mente, encaro Francesco Crispi arriba y cruzo el Arno, buscando la sombra como... los animales que busquen habitualmente la sombra, vaya. A punto de llegar al Campo Dei Miracoli, empieza a emerger la cabeza inclinada de la torre. No sé por qué, me la imaginaba más alta. El espectáculo de cientos de freaks es dantesco, y no puedo evitar hacerles fotos a esos aguantadores de torres imaginarias, pero sin que salga la Torre, claro. Yo me hago una autofoto con significado, emulando la que se hicieron mis padres 4 décadas atrás y que decoraba un tocador de su habitación en nuestro antiguo piso de alquiler. Encuentro el relax a la sombra de la torre, tirado en la hierba mientras escribo. Doy una vuelta por el Duomo, el Camposanto, y el Battistero, donde me siento a sus pies a leer un poco. Una anciana entrañable canta y da palmas, mientras su perra Mina le acompaña aullando, o lo que sea que hacen los perros. El airecito es altamente agradable, y la paz sólo la rompe el pelmazo que corta la hierba plagada de turistas. Morir atropellado por un cortacésped a los pies de la Torre de Pisa podría formar parte del mítico programa de 1000 maneras absurdas de morir. Helado de mascarpone e nutella y yogurt variado. La luz y las calles transmiten calma. Piazza dei Cavalieri se esconde vergonzosa de los turistas, como aquella típica persona a la que le da reparo hablar para mucha gente. Compro chicles y un sello para la habitual postal para mis padres en un estanco regentado por una oriental que habla italiano. Cuanto menos, resulta curioso, como tantas otras cosas en la hiperbólica Italia...



De vuelta a la estación, compro el billete y la máquina dice que el tren sale en 2 minutos, así que volvemos al tradicional sprint; o debería decir al tradicional sprint estúpido, porqué el tren sale en realidad en 20 minutos, y yo me cago en todo tras haber corrido escaleras arriba y abajo en 3 andenes diferentes (por cierto, mi cadera vuelve a molestarme, y me cago en todo otra vez). La luz crepuscular invita a escuchar a Rodríguez, que es ese tipo del que nadie tenía puta idea de su existencia hasta hace 3 días y medio, y ahora matan por una entrada a sus conciertos. Yo preferí irme a Madrid cuando tuve que elegir, pero me encanta esta BSO, como me gustó también el ya famoso documental. Son poco más de las 20h y por aquí ya anochece, lo cual es una señal de que empieza a acabarse la mejor época el año. Llego a Firenze con la épica arcádica de 'Funeral' en los oídos. Me meto en un sitio donde hacen trozos de pizza baratos, para compensar la comida. Le debo caer bien a la camarera del desparpajo, porqué me regala un bol de patatas fritas. O eso, o es puro márqueting para que coja algo más de beber, porqué tienen un punto extra de sal. No para de sonar música muy de lesbianas, que no es nada en concreto pero yo ya me entiendo. Quizá la chica que cena con ella sea su novia, o quizás sea sólo mi imaginación peliculera; esa que tenemos todos y que le da una vuelta de tuerca a las historias que nos rodean, sean reales o no. Supongo que todos andamos ávidos de emociones e historias extraordinarias para desafiar al día a día. La confianza con la que la chica se tumba a dormir en el sofá me dice que quizás no estuviera imaginando tan alto. La A-Lombarda me ha escrito diciéndome... que el lunes cogemos el mismo avión!!! O el azar es más puta de lo que pensaba, o ella se ha cogido el billete después que le dijera mi vuelo y lo transforma en casualidad. Oigo voces gallinaceas foraneas por la ventana, y me entran tentaciones de bajar a dar otra 'vuelta' como la de anoche, pero quiero irme a dormir pronto. Voy a hacerme la maleta, que mañana le diré ciao a esta encantadora ciudad y me iré rumbo al norte, donde le diré otro tipo de ciao a Verona. Y por cierto, otra cosa útil que me llevo a la cama: cuando tengas que escribir en según qué cacharros, el tren no sería el mejor sitio para hacerlo...


divendres, 30 d’agost de 2013

uN giOrNo dONuT




Me despiertan las campanas del Duomo. Bajo a almorzar a un café que hace esquina, como todos los bares buenos. Leo un poco mientras la chica me prepara un zumo de naranja que me exprime delante de mis narices. He decidido que hoy será día de relax, porqué a partir de mañana viajaré todos los días que me quedan. A la hora en que todos los guiris ya están comiendo, pruebo de acercarme a la Galeria Dell' Accademia, a ver si hay suerte y puedo ver el David aunque no haya hecho reserva previa. No hay mucha cola, así que me quedo, mientras dos españoles detrás mío se dan clases magistrales de arte, como para demostrar quién sabe más. Tras escasos 15-20 minutos de cola, consigo entrar, y encima gratis, como llevo haciendo durante años en los principales museos del mundo. dEsoRdeN facts. La verdad es que la obra es impresionante, aunque las proporciones entre cuerpo, cabeza, manos y pies parecen cosa de la restauradora del Ecce Homo. No puedo resistirme a hacerle un par de fotos furtivas, aunque está prohibido. Por qué nos gustará tanto hacr las cosas que están prohibidas? Visto todo el museo, me voy a buscar algo para comer, pero al pasar por el Campanile hay 0 personas de cola (la gente debe estar comiendo), así que opto por subir a ver Firenze desde las alturas. Gratis, por supuesto. Por qué nos gusta tanto presumir de las cosas que hacemos gratis? Las vistas son preciosas, aunque la subida es agotadora, y hace un sol y un calor que te mueres, y que provoca comentarios de complicidad y sonrisas con una turista yankee muy mona (No sé si ya lo había dicho, pero esto está plagado de yankees). Por qué nos atraen tanto las personas que hablan en otro idioma? (sabéis perfectamente que cualquiera que hable otra lengua ya tiene un punto de atractivo más, así de entrada. Esto es así). Casi a las 4, como unos ravioli con setas, y me voy a completar el día de museos con la Galleria Degli Uffizi. Sorprendentemente, la cola es escasamente de 2-3 minutos. Debe ser mi día de suerte. Entro, y no hace falta decir a qué precio. Es como un All-Star del renacimiento italiano: obras de Tiziano, Boticelli, Caravaggio, Michelangelo... que habías visto cuando estudiabas Historia del Arte en el instituto, ahora están ahí, delante de tus morros, con su majestuosa presencia. Ver una camiseta de Messi y a según qué chicas me parece extremadamente apropiado entre tanta obra de arte. Por qué en los museos siempre hay mujeres tan increíblemente preciosas e interesantes? Desde el museo veo como empieza a caer un chaparrón tremendo, y nos regala unas vistas del Arno y todos sus puentes realmente bonitas. Cuando salgo del museo, vuelve a salir el sol, y es que ya os digo que debe ser mi día de suerte. Me voy a descansar un rato, antes de las emociones balonpédicas..



Bufanda y mi niqui adecuadamente viola, y paseo hasta el Artemio Franchi. No puedes decir que no has estado en Italia si no vas al menos a una partita di calcio o a la Fórmula 1. Y aunque el GP de Monza me pilla justo este fin de semana, el fútbol se adaptaba mejor a mi calendario y mis bolsillos. Bocadillo de prosciutto e formaggio antes de entrar, y me encamino hacia la Curva Fiesole, donde están los aficionados más "divertentes", según me los definieron. Una manera como cualquier otra de nombrar a los ultras, que no paran de animar con sus enormes banderas desde el primer minuto. Muchos cabecillas ni tan siquiera miran al terreno de juego, porqué se pasan el partido de cara al público dirigiendo los cánticos que cantará la masa en todo momento, y haciendo levantar los brazos y tocar las palmas para acompañar la liturgia. La pasión y devoción con que lo hacen tiene algo de religioso, y en cierto modo es como estar asistiendo a una misa satánica en que unos pocos elegidos llevan a la masa alienada por donde ellos marcan. Todo el mundo ve el partido de pie, sobre los asientos, y hay momentos en que cantan al resto del estadio: "tutti in piedi, tutti in piedi, eh, eh!" Delante mío, 3 chicos tatuados se fuman un porro, y muchos otros hacen lo propio con sus cigarros. Esto, las bengalas y los lamentables gritos racistas haciendo el mono cada vez que toca el balón un jugador negro del rival son las cosas que me sobran, y que me chocan respecto a lo que puedo ver cada fin de semana en el Camp Nou. Me integro a los cánticos con la mayor naturalidad posible, y al final del primer tiempo un cabecilla insta a unos guiris (creo que yankees) a que aquí hay que cantar y animar. Con 0-1 al descanso y a un gol de la eliminación, me voy a ver la 2a parte más hacia el córner, donde el ambiente es más familiar y 'tribunero' (los habituales al Camp Nou sabrán a qué me refiero). Aquí se ve el fútbol sentado (escaleras de paso incluídas), se canta poco y se protesta y se cagan en sus propios jugadores cuando no dan dos pases seguidos. El sufrimiento de la gente es total, y entre los "imbecile" al árbitro y los "cazzo di merda" a los propios jugadores de la Fiore, se llega al final con final feliz: el 0-1 sirve, porqué habían ganado 1-2 en Suiza. En solo un segundo, las quejas se convierten en euforia y en el canto unánime de todo el estadio con el himno Viola. Los que hace un momento eran unos inútiles provocadores de sufrimiento vuelven a ser héroes generadores de alegría. La doble moral resultadista tan y tan conocida... (por cierto, Borja Valero es el jugador con más clase, con diferencia)



 Al volver, me apetece dar una vuelta antes de dormir, y me acerco a un pub que vi la otra noche. Rodeando el Duomo, empieza a oírse un rum rum que parece un gallinero. A cada paso, el rumor aumenta, y los gritos agudos son claramente femeninos. El Astor está lleno, dentro y en la puerta, y casi sólo se oye hablar americano. La confirmación de la plaga. Entro a tomar una copa, y al ir al baño, me topo de morros con una barbie que sale de uno de los lavabos de hombres; "there's a long queue in the ladies' one. Don't tell anybody, please". Un 'cómo te llamas?', un 'de dónde eres?' y unas pocas frases después, me planta su bonita cara y sus ojos azules a un centímetro, para decirme "wow! You've got beautiful eyes". Casi sin querer, es inevitable besarla, ni que sea a cambio del  cumplido. Sadie hace honor a la canción de los Beatles. Casi sin querer, lo que iba a ser dar una vuelta para coger el sueño se convierte en una juerga florentina en la que conozco a americanas, peruanas, un amigo suyo o incluso una catalana, porqué es imposible viajar y no encontrate algunos. Ahora que ya he ido al fútbol y de fiesta, ya me siento un florentino integrado al 100%...





dijous, 29 d’agost de 2013

nO hAy PiSa, pErO aQUí a QuÉ hORa sE SieNa?




Suena 'La Isla Bonita' en el pub donde espero a que pongan el partido del Barça, mientras un grupo de postadolescentes borrachos hacen el burro en la mesa de al lado. Me han cascado 5 euros por una Birra Moretti. Tengo la sensación de que hay muchas cosas que son más caras aquí. Hoy había previsión de tormenta en Pisa, así que mi talento regateador de mal tiempo y yo hemos decidido cambiar de planes e ir a Siena, donde la previsión de lluvia era del 50%. No hace falta decir que ha salido cara, y un sol espléndido también. Los funcionarios son funcionarios aquí y en todas partes, como he podido comprobar. Tras una cola inútil, he llegado justísimo a la estación, y he tenido que hacer un sprint hacia la vía 4. Me han sobrado un par de minutos. Campos de girasoles por la ventana, alternando nubes y claros, y escuchando el último de Belle & Sebastian. Caen 4 gotillas al llegar, y aprovecho para comer un kebab delicioso, ante una lolita con el pelo como la prota de 'Eternal Sunshine...' que me mira de reojo. El italiano del sitio me presta el wifi y me indica cómo llegar al centro, agradeciendo mi esfuerzo por chapurrearle en su lengua. Las callejuelas sinuosas tienen mucho encanto, y empieza a salir el caluroso sol. De repente, como una aparición, la Piazza del Campo se abre como la cola de un pavo real, dejando ver su majestuosa estampa. Sólo imaginar lo que debe ser todo eso lleno de gente y caballos en la fiesta del Palio, me lamento de no haber venido 2 semanas antes. A punto de empezar la ascensión a la Torre del Mangia, me empieza a llamar insistentemente... el propietario de mi piso!!! Llevo años esperando a que se digne a dar señales de vida para arreglarme mil y una cosas pendientes, y lo tiene que hacer justo cuando estoy a 1000km. Asesorías Murphy, dígame? Obviamente, no se lo cojo, y después le envío un sms para que me escriba un mail y ya le contestaré cuando no esté subiendo por más de 400 escalinatas del ancho de un tagliatelle. ¿A esta hora de la madrugada os ha llegado un mail del propietario de mi piso? A mi tampoco. Las vistas de Siena y parte de la Toscana son impresionantes, y hace un viento del carajo, así que debe ser hora de volver hacia abajo.


Las pilas que compré en el súper me duran 2 fotos, así que compro unas nuevas con mi italiano 'macheroni style'. Veo posibles regalos para mis padres, pero me entran las dudas de si me va a caber en la maleta o si me llegará entero. Compro pasta al cacao que, o está deliciosa, o es un pastiche incomible. Veremos cómo sale. El Duomo me deja con la boca abierta y la cara de besugo (más). Desviándome de la zona más turística, encuentro... botellas de agua a 50 céntimos!! Me froto los ojos mientras disfruto del fresco líquido cayendo dentro de mi garganta. Voy hacia San Domenico, y justo delante, de pura casualidad (azar, adorado azar!), está el estadio Artemio Franchi (de idéntico nombre-tributo al de la Fiorentina). Me acerco, y están jugando un partido, que intuyo es amistoso, por la tunda que le están metiendo al rival. La tribuna principal está plagada de personajes que podrían estar sacados de una peli de Visconti. Asciendo y busco camino de vuelta a la estación, preguntando, que es gerundio. Compro billete y otra botella de agua, y reflexiono sobre el efecto mariposa que ha llevado esa mínima parte de un manantial italiano a mi boca. Al ver los campos toscanos bajo esa preciosa luz de tarde, también me pregunto quién sería la primera persona en el mundo que pensó hacer un muñeco que simulara a un ser humano para espantar a los pájaros, y cómo debió ser que su curiosa idea se expandió por todo el mundo sin existir internet. El nuevo disco de Crocodiles (muy recomendable) le pone BSO al trayecto. Al bajar del tren, noto en mis piernas el peso de casi 9 horas arriba y abajo. Junto a Sta. Maria Novella me vuelvo a cruzar con la mochilera de ayer y sonrío. Breve paso por la base para asearme y descansar un mini-rato, que ya sabemos cómo llevan por aquí esto de los horarios. Llego a un self-service por el que pasé ayer a las 21:35h... y quedan 10 minutos para cerrar!! Comida de batalla rápida, y búsqueda de un sitio donde ver la Supercopa...

...y volvemos al principio. Por mucho que el camarero me había dicho que sí lo hacían por TV, la única manera de ver el partido ha sido por streaming pirata con la tablet, tirando del wifi del bar (si hace unos años un plus diferencial de un local era que tuviera aire acondicionado, ahora el tema es tener wifi, y con un cartel bien claro en la entrada como reclamo; this is the era of Sillyphones...). Una mierda de partido, que me ha distraído de lo único interesante que podía haber hecho en ese pub, que era darle coba a las yankees de detrás (que quizás sean las que ahora gritan borrachas por la calle bajo mi ventana). Si es que no sé para que vuelvo a intentar engancharme al deporte rey, cuando en casa ya hace tiempo que casi no le presto atención...






dimarts, 27 d’agost de 2013

diSoRdiNe NeLLa StRAdA di NuOVo




Las previsiones señalaban lluvia y fresquito, pero para seguir la leyenda dEsoRdeNada, la città viola me recibe con sol y calorcito. Preguntas inquisitorias en la aduana, incluso bajando la voz para consultarme si llevo porros en la maleta; los dolores de ir barbudo y solitario. Primer robo en el autobús: 6 euros para un trayecto de 10-15 minutos, y encima suena italo-disco en la radio. Un mochilero le recrimina el timo al conductor al llegar a la estación. Santa Maria Novella pone en entredicho mi legendaria orientación, hasta que cojo un punto de referencia y todo vuelve a la normalidad. Selva de guiris en el Duomo; aunque sea uno de ellos, me siento muy diferente. La gorra que le he comprado al chino no es gran cosa, pero me salva de la insolación. Ascensión a mi hogar dEsoRdeNado ocasional, donde me recibe una ragazza lolita con un inglés algo macarrónico; ciertamente, italianos y españoles comparten muchas cosas. Deliciosa pasta casera en el Giannino, con perejil, queso, y tomatitos cherry. Fuerzas recuperadas para perderse por las pequeñas y encantadoras calles, donde das una patada y te caen edificios de una belleza embriagadora. Me encanta dar tumbos sin más mapas que mi intuición y mi sentido de la orientación, y que las ciudades te vayan mostrando sus encantos poco a poco, en un sugerente streaptease que estimula tus sentidos. Huyo del epicentro del terremoto guiri y me encamino a Madonna Della Neve, por tranquilas calles donde incluso deben vivir aborígenes fiorentinos. "un ticket per la partita nell' Artemio Franchi del giovedi, per favore. É molto lontano l'stadio?". Las clases básicas de hace años y un poco de morro son suficientes para hacerse entender. El Arno aparece majestuoso y con tonos marrones, y camino hasta el Ponte Vecchio para atravesarlo. Bufanda para la ocasión y la colección. La gente descansa ante el Palazzo Pitti, donde veo a la doble de una antigua historia que estuvo viviendo aquí hace unos años; habría sido la monda coincidir. Calma relajante en el camino de cipreses del Giardino di Boboli, sitio ideal para parejas en estado de ebullición. Bellas vistas de un atardecer desde las alturas, y descenso por callejuelas retorcidas fuera del circuito guiri hasta el Ponte de Santa Trinita. Delicioso helado subido al puente, entre tonos amarillentos-marronaceos y las miradas cómplices de una mochilera en ruta. Puesta de sol en el Ponte alla Carraia, y vuelta a la base, entre gritos reivindicativos de pies y gemelos sobreexplotados. Descanso, Baricco y buceo virtual mientras llega el hambre. Empieza a picar a la puerta, y mi estómago se suma a las protestas colectivas de mi organismo. Será cuestión de hacerlos felices, que todavía nos queda mucho por vivir...

AQUÍ VA EL VIDEO HABITUAL QUE NO PUEDO PONER DE OTRA FORMA:

http://youtu.be/qPdaP7aG39w

PD: por mucho que sea país latino, en pleno agosto, y en el mismo centro, no vayáis con nuestro chip horario y os penséis que os darán de comer a las 23 h. A no ser que queráis cenar en un chino guarro y con 0 mesas ocupadas, claro...

dissabte, 24 d’agost de 2013

dEsoRdeN pA' dENtRo



Recuerdos de mi pasado virtual original...

Un ejercicio que me gusta hacer regularmente es releerme. Sobretodo textos antiguos, para ver cómo era (o hacía ver que era), cómo pensaba, cómo escribía... y también para situar en el tiempo a personas, situaciones y acontecimientos que me ayuden a hacerme una mejor composición de lugar de mi mismo y de cómo he llegado hasta el aquí y ahora. Es como reconstruir el puzzle de tu propia vida, cuyas piezas se habían desencajado y dEsoRdeNado por completo. Y es curioso porqué siempre que hago este ejercicio, me sorprendo a mi mismo, para bien o para mal. Cosas de la perspectiva del tiempo y las cosas. Y siempre rememoro cosas que había olvidado por completo, y alucino dándome cuenta que tal cosa/persona y tal otra coincidieron en el tiempo, y hay momentos en que me daría de hostias, y otros en que me haría el amor a mi mismo (jodidas costillas de más...). Sea como sea, el blog se ha convertido en un patrimonio vital, personal y emocional de un valor incalculable, y me aterroriza la idea de que todo esto se pueda perder. De hecho, ya me pasó con el primer blog de dEsoRdeN, y me dio una rabia terrible, aunque por suerte había sido previsor y tenía gran parte de los textos guardados en word (pero no todos). Por eso me hice una copia de seguridad también de este segundo blog de dEsoRdeN, que intento ir actualizando también de manera regular, en previsión de cualquier catástrofe informática. En cierta manera, que todo esto desapareciera de un día para otro sería como una muerte en vida, bastante dolorosa y difícil de superar. Los peligros de la vida digital, que es todo tan etéreo e intangible, que se te puede ir todo al garete en un microsegundo por las caprichosas leyes de la informática (sí, por eso soy también bastante obseso de copiarme todas mis fotos, canciones, etc varias veces; y aún así, he perdido alguna cosilla en mi último incidente con el disco duro externo que se tiró de lo alto de la mesa de cámping).

Tras los días de algarabía, he hecho como el barrio, y me he tranquilizado bastante. Días introspectivos y algo autistas, por aburrimiento, asociabilidad y ausencias. Días de estar conmigo mismo, ordenar archivos, preparar viajes, ir a la biblio, leer en el balcón (me he acabado 'La Soledad de Los Números Primos', y me ha gustado bastante), o seguir sacando jugo a la tarifa plana cinéfila (ayer vi 'Poligamy', una comedia húngara bastante surrealista y entretenida, aunque de final algo patillero para mi gusto). Por cierto, eso me hace recordar un artículo que leí el otro día en el diario sobre el 'poliamor', o capacidad para querer a más de una persona a la vez. Me parece un concepto interesante y bastante actual, en tiempos en que las relaciones 'estables' parecen cada vez más extrañas y poco duraderas. Tenemos tantísimas puertas abiertas a nuestro alrededor que es difícil quedarse con una sola; pero a la vez, como fragmentamos más nuestro tiempo, nuestras complicidades y nuestros cariños, tendemos a repartir más ese 'amor' (o como lo queráis llamar) que tengamos dentro, y seguramente profundizamos menos en nuestras relaciones y sentimientos. Es complejo y contradictorio. Yo cada vez me veo más incapaz de encontrar una pareja estándard que me haga olvidar que el mundo está lleno de otras mujeres interesantes, pero quizás es que no he encontrado a la adecuada (o, si lo he hecho, no me ha correspondido, vaya...). En parte me gusta, y en parte me disgusta. Supongo que es una lucha entre la educación que nos han dado, totalmente abocada hacia un único tipo de relación estándard (pareja estable y heterosexual), y visiones más abiertas a las que nos lleva el sentido común: el mundo se puede entender y vivir de mil y una formas, y las relaciones sentimentales y sexuales son sólo un ejemplo más de todo esto. Es un tema interesante y que da para muchas reflexiones y visiones distintas, no creéis...?







dijous, 22 d’agost de 2013

aNd thE bEAt gOeS oN...





Las calles van recuperando el silencio, entre ese olor a pólvora, sudor y los meados de los 4 guarros a quien les rebanaría a cachitos sus respectivos órganos urinarios, sin discriminación de raza, edad o sexo.  Todavía resuena el eco de los últimos rezagados que se resisten a volver a casa a dormir, y abandonar este pequeño oasis de hedonismos nocturnos y felicidad de alquiler por horas en vasos de plástico. Ahora esta Sodoma y Gomorra a pequeña escala se desplazará hacia otra parte de la ciudad que no es más que una copia barata de les Festes más genuínas; como una tanda de penaltis, que no es lo que uno desearía en sus sueños más gloriosos, pero que puede servir para desempatar cuentas vitales pendientes. La mía la resolveré huyendo la semana que viene, bajo la imperiosa necesidad de irme algo lejos, dejar atrás esta ciudad y su gente, y airear un poco ideas y estados de ánimo. Algo de sopetón, a última hora, al más puro estilo dEsoRdeNado. No puedo más. Llego a estas alturas de año muy colapsado mental y anímicamente, y necesito un reset con urgencia. Respirar aires liberadores, ver, oler, sentir, leer, inventarle nuevos paisajes a mi mirada y ponerle nuevos escenarios y situaciones a mi personaje. Abrir las ventanas para que entre aire fresco, y pegarle unos buenos meneos a las sábanas en el balcón para echar el polvo y olores enquistados. He elegido a Kerouac y a Baricco de acompañantes, y tengo dudas de si escribir a una ex de la que acabé hasta las narices pero que a mi curiosidad eterna no le importaría saber qué es de su vida, si es que todavía está allí. Tendré que convocar una no-reunión de urgencia conmigo mismo para decidir al respecto. Me encanta escuchar jazz en noches así de tranquilas, porqué el jazz es una de esas músicas que se escuchan mejor de noche. Y además me pone en situación para volver a la carretera...





dimarts, 20 d’agost de 2013

NoS eChAN cOSas eN eL AiRe




Nebulosa mental y picor ocular. Anoche, cuando Amapola me dijo que a ella últimamente también se le resecan mucho las lentillas, tuve la constatación irrefutable de que nos echan cosas en el aire. Todavía no sé quién, ni por qué razón, pero está clarísimo que nos usan de cobayas para probar vete tú a saber qué productos químicos. Quizás sean las mismas toxinas que están afectando los cerebros de esa gran mayoría de población zombie yonki de los Sillyphone. Seguiré investigando al respecto, y cuando avance en mis pesquisas os lo haré saber, tranquilos. 

Tengo que admitir una cosa: soy un impostor. Me hago pasar por mí mismo. Sí, lo sé, no debería. Ya sé que es algo demodé, y es normal que desconfiéis de mi por ello. Y sé que tendría que ser más normal, y hacer ver en las redes sociales que soy súper enrollado, divertido, dinámico, activo... que no paro de divertirme a tope en mil y una fiestas con gente súperguay, que estoy de viaje aquí y allá, y, por supuesto, poner fotos de mis pies tumbado en una playa paradisíaca. Pero ya no me sale. De hecho, me importa una mierda dónde vayáis de vacaciones o que anoche estuvieráis de fiesta no sé dónde. Si lo quiero saber, ya os lo preguntaré cuando nos veamos compartiendo una cerveza. Pero no necesito todo este catálogo de teletubbismo exhibicionista invadiendo mi casa a través del portátil. Es como un anuncio de Marina d'Or mezclado con otro de Colgate. Qué maravilla de vidas, la leche. El otro día me planteaba empezar a poner fotos de mis deposiciones o imágenes de mi basura; o actualizar mi estado con un "me aburro como una ostra y me quiero cortar las venas" (por cierto, ¿por qué las ostras se aburren tanto?), o un "¿por qué mierdas no consigo encontrar alojamiento para irme a tal sitio?". 

Hay quien dice que los preparativos son lo mejor de un viaje, pero supongo que debe ser la misma gente afectada por las toxinas de los yonkis Sillyphone. Adoro viajar, pero odio el momento de tener que montarme un viaje. Encontrar billetes lo puedo llegar a soportar, pero el tema alojamiento me supera: primero, porqué no tengo ni idea de dónde está tal hotel/albergue/hostal/B&B respecto a los atractivos de una ciudad que no he visitado en mi vida. Segundo, porqué siempre tienes la duda de si no estarás pagando demasiado por un cuchitril que en las fotos de internet parece el Palacio de Buckingham y en la realidad acaba siendo el camarote de los Hermanos Marx (por cierto, ayer hizo 36 años de la muerte del DIOS Groucho). Y tercero, y más importante, porqué NUNCA hay habitaciones disponibles para las fechas en que tú quieres ir; como mucho, tienes habitación para la primera noche, pero la segunda te tienes que cambiar a una triple, la tercera y la cuarta tienes que cambiar de hotel, y la quinta si quieres puedes volver a la habitación de la primera noche. Joder! Que además de escuelas y hospitales, la otra gran carencia de la sociedad contemporánea son habitaciones de hotel/albergue/hostal/B&B!! Luego quizás intente volver a ponerme con el tema, pero estoy a un tris de abandonar y dejarlo para septiembre, que habrá menos gente, más habitaciones disponibles, y encima será más barato. A veces parece que estés obligado a irte de viaje en vacaciones (bueno, sí: para llenar el facebook de fotos de pies y fiestas, claro...). Y total, alguna ventaja tienen que tener mis horarios-salmón (de hecho, gracias a ellos he hecho 4 viajes en los últimos 3 meses). The Perks Of Being A Salmon...

...y empieza a preocuparme esta mala costumbre de escribir de tardes. Bueno, también es cuestión de ritmo natural de vida estos días. Una de las cosas por las que más adoro les Festes de diSoRderLand es el caos que comportan; un poco como el Primavera Sound: anoche quedé con L de Lesbiana y 2 amigos comunes; al llegar, había más conocidos a los que hacía tiempo que no veía; cuando acabó el primer concierto, nos fuimos a ver a los Tiki Phantoms; de camino, el azar me regala un encuentro The Hits con Amapola (a la que por la tarde había pensado en llamar hoy o mañana, reclamando su presencia); al acabar, de bajada, me encuentro a otro cómplice de fechorías nocturnas del barrio y amigos suyos con los que había coincidido; unos pasos más allá, con otro conocido por amigos comunes; L de Lesbiana me presenta a dos colegas suyos, y al llegar a otra plaza, a su compañera de piso griega que va con gente pasadísima de vueltas y bailando loquísimos; y cuando la fiesta acaba allí y ella se va a dormir, vuelvo a buscar a Amapola y acabamos rememorando noches bailongas en una discoteca del barrio junto a una amiga suya y al chico del sushi de la calle de abajo de mi casa. Tumbos, caos, azar, giros de guión, incertezas... joder, qué vivo me hace sentir todo eso! Es como estar dentro de 'On The Road', aunque sea sin carreteras de por medio, y cambiando el be-bop por 'Paquito el Chocolatero'...

...y acabo por hoy, que quizás me baje un ratito a la playa a hacer el perro. O quizás no, que yo soy muy de improvisar y cambiar planes de un minuto a otro, y que lo que hace un momento veía claro ahora me dé pereza. Cosas de este ritmo de vida lento y despreocupado tan vacacional. El otro día tenía que hacer ensalada de pasta para 14, para una cena en una terracita el sábado noche, y sobró tanta que llevo comiendo y cenando ensalada de pasta desde entonces: 6 comidas/cenas seguidas, y todavía me queda para 3 o 4 más. Y eso que anoche les llevé una fiambrera grande a mis padres, para que no tuvieran que cocinar al volver a casa de vacaciones (sí, soy así de encantador, aunque no lo ponga en facebook. De hecho, soy tan adorable que os regalo este link para que escuchéis entero el nuevo disco de Franz Ferdinand). Hay quien dice que tengo un problema para calcular raciones, pero cualquier mente avispada sabe que el problema real es que la gente come como pajaritos...






diumenge, 18 d’agost de 2013

JuSt LoOKiN'...




Estos días, si paseas por diSoRdErLand, ten cuidado: no vayas a toparte con seres monstruosos; a ahogarte en océanos subacuáticos; a flotar en la gravedad cero; a perderte entre cifras y letras; a caer en las malvadas garras de la esclavitud digital; a ser víctima de embrujos; a empacharte de dulces irresistibles; a caer en tentaciones animales; a estrellarte con el coche mientras te hipnotizan seres mitológicos; a despertar rodeado de seres del más allá... incluso a ver corruptos entre rejas!! La mejor demostración de que estos días, si paseas por diSoRdErLand, en sus calles, en sus conciertos, en sus bailes, en sus cenas en azoteas privilegiadas... todo, absolutamente todo, es posible; y lo mejor es que depende sólo de ti...
























...fijaos si todo es posible estos días, que hasta uno puede recordar, 5 años después, de que existe el twitter dEsoRdeNado... 


*D.E.P. Jon Brookes, batería de los Charlatans


dijous, 15 d’agost de 2013

cALma pRe-buLLiCiO





La noche antes del inicio de Festes siempre es bueno reposar. Y también irse a dormir tarde, para empezar a acostumbrar el cuerpo (aunque el cuerpo esté bastante acostumbrado a eso). Pero hoy me costará, porqué me duele la cabeza y no tengo muchas ganas de seguir despierto. Cosas del enganchoso bochorno de estos días. Maldita humedad. Espero que acabe ya el aburrimiento de estos últimos días de gente fuera y planes en solitario. Me gusta la soledad, pero no como única opción. A mi parte asocial ya le está bien no tener que quedar con nadie, pero mi parte sociable reclama algo en compañía. La clave siempre está en poder elegir, que es lo que nos hace más o menos libres. Yo, más que libre, me estoy sintiendo solo estos días. Supongo que esto acabará mañana mismo, con el inicio de las fiestas, pero cuando llegan vacaciones se me repite esta sensación últimamente. Quizás improvise algún viaje de última hora, aunque me está dando pereza ponerme a buscar. Anoche también me dio pereza ponerme a  hablar con la moderna gafapasta que se puso a bailar a mi lado en el concierto de Alabama Shakes. Para mi, si no me dicen nada es que no quieren nada; y si quería algo, que me hubiera entrado ella. Pocas cosas soporto menos que el aburguesamiento estúpido de muchas chicas que no salen de los malditos roles chico-chica de siempre. El concierto estuvo cojonudo, aunque algún conocido me decía al final que no le había gustado. Es curioso lo diferente que puede ser la percepcion entre dos personas que acaban de ver exactamente lo mismo. Bueno, seguramente no hay dos personas que vean exactamente lo mismo, porqué todos estamos influídos por un montón de cosas: gusto personal, filias y fobias de cada uno, experiencias pasadas, espíritu más o menos crítico, actitud frente a la vida... pero bueno, volviendo a mi percepción personal, me encantó el bolo, musicalmente, y por la actitud y la voz de la cantante Britanny Howard (y los caretos tan expresivos que ponía al cantar sintiendo las letras hasta bien adentro): seguramente, una anti-estrella del rock, por estética y estereotipos sociales; pero, como en su día Beth Ditto, ayer demostró que lo importante en la vida es la actitud, y no las fachadas por las que tantos se guían. Incluso hubo un momento, en mi favorita 'Boys & Girls', en que hizo CALLAR COMPLETAMENTE al público (sí, había muchísimo público guiri, todo hay que decirlo), y trajo la MAGIA a la sala. Maravilloso...

Me tocó muchísimo las narices la gilipollas del Apolo Store: aprovechando el concierto, fui a buscar un carnet que hace meses que tenía pendiente ir a recoger. Pero cuando acabó de atender a un chico que estaba delante mío, se fue aunque me había visto esperando. Le llamé con el típico 'perdona' (una expresión ciertamente estúpida, porqué aquí si alguien tenía que pedir perdón era ella, no yo). Me miró e hizo un amago de volver, pero se puso de cháchara con otra gente, y me puso tan de mala hostia que me ignorase así, que me largué. Hay que ser subnormal. Lo que me toca las narices es que por su puta culpa y el efecto mariposa, la noche acabó en tragedia: al volver a casa, abrí todas las ventanas para ventilar y estar más fresquito, y me entró un bicho volando. Y con todo el ajetreo de matarlo, me llevé por delante el cable del disco duro externo, que se fue detrás al suelo. Siguió funcionando, pero al abrirlo hoy, hacía un ruido raro y el ordenador ya no me lo reconocía. He ido a la tienda donde me lo compré, y tras una primera inspección, me han dicho que lo deberían llevar al laboratorio, pero que parece cosa de no-sé-qué-aguja, y que me podría costar entre 200 y 300 euros arreglarlo. El 90% de la información de ese disco duro la tengo copiada en otro de seguridad, pero lo que más me jode es que tenía vinculada mi biblioteca de Itunes a ese disco duro, y ahora hay un montón de discos que no puedo abrir. Y ya me veo cambiando la ubicación de casi 15.000 canciones, una por una. Un maldito trabajo de chinos que no habría sido necesario si la gilipollas aquella del Apolo hubiera hecho su trabajo como es debido. Si esto me pasa y es cosa del karma, ningún problema, acepto la culpa. Pero me toca mucho las narices que esa subnormal que me cambió la noche pueda estar ahora haciendo vida normal tan tranquila sin saber lo que ha provocado.

A todo esto, aprovechando la tarifa plana que me hice en un cine cerca de casa (30 eurillos al año, todas las pelis que quieras; llevo 3 en 3 semanas, lo cual es una buena media para amortizar sobradamente el carnet), hoy he visto una que me ha sorprendido gratamente: 'Sightseers' (aquí traducida como 'Turistas'). Podríamos decir que es una peli de 'amor negro', y sólo os diré que sus protagonistas hacen cosas que mi parte más misántropa desearía hacer varias veces al día. Recomendable para pasar un buen rato dejando rienda suelta a nuestra parte más oscura y cruel...







dimarts, 13 d’agost de 2013

iO e VOi



Mi primer día de vacaciones ha servido para resituarme, empezar a repintar mis paredes, poner fichas en el tablero, tirar los dados y esperar a ver qué sale, como un ejercicio de 'fill in the gaps'. Hay quien se acojona ante el azar, y hay quien se entrega a él, como queriendo decirle al mundo: "no le busquéis un sentido a todo esto, porqué no lo tiene". Pobrecitos, los que miran a la vida desde un punto de vista racional. Ése es un fail casi tan grande como el de los obsesos del sentido común (presente!)... si el mundo estuviera habitado por seres inteligentes, ir al cine no implicaría correr el riesgo de morir de hipotermia, o de acabar entre rejas por intento de homicidio a parlanchines y palomiteros que no tienen suficiente masa cerebral como para entender que una sala de cine no es el salón de su casa. Me ha gustado 'Io e Te', y le he encontrado similitudes con mi adorada 'The Dreamers' en la que descubrí a la musa Eva. De hecho, la protagonista es un perfil de chica del mismo estilo (ergo, me gusta, aunque sin llegar a los niveles orgásmicos de mrs. Green). Ya tengo 4 planes y medio para Festes, que siempre es un buen momento de reencontrarte con gente a la que aleja la cotidianidad y los grilletes del reloj y el calendario. El sábado noche, La Chavala de La Peca me ha invitado a una cena que monta cada año  en su casa para las fiestas, y hoy he ido a comprar los ingredientes para mi humilde aportación culinaria al evento. Les Festes empiezan el jueves, y diSoRderLand hace días que es un bullicio de gente preparándolo todo para maravillar a los cientos de miles de visitantes (hace años que se supera el millón), con este orgullo que tanto nos caracteriza. Hoy he ido a correr, y parece que la pierna y la cadera responden bastante bien, aunque todavía no estén al 100%. Y aunque 4 meses de inactividad se notan bastante, he recuperado esa sensación de bienestar y liberación que te da el ejercicio, aunque de momento haya sido algo muy breve. Mi idea sería ir 3-4 días a la semana, para ir recuperando fondo, y la próxima meta será el contacto con el balón, pero tampoco quiero precipitarme. Piano piano, como Adriano Celentano. Mañana voy a ver a los Alabama Shakes, y hace días que no puedo parar de escuchar su discazo del año pasado. 

Y cada vez me doy más cuenta de que me estoy volviendo un yonqui de las complicidades; y quizás sea por eso que no logro estandarizar mis relaciones, porqué implicarían renunciar a nuevas complicidades y ese excitante periodo inicial en que todo es nuevo y estimulante. Quizás esté condenado a convertirme en un coleccionista de inicios, con todas las grandes emociones y frustraciones que eso conlleva. Porqué la mayoría de veces ni tan siquiera hay bruscos finales, sino que todo se difumina como por arte de magia, o por ausencia de ella. A veces me gustaría ser capaz de conservar más y mejor mis 'conquistas' (en cuanto a intercambio de energías y empatías), y todo lo que reportan a la salud anímica y mental. Pero supongo que hace ya mucho tiempo que llegué a la conclusión de que no vale la pena luchar por alguien que no luche por ti, porqué de lo que se trata es de armonizar dos almas independientes y encontrar puntos comunes, y no que una se convierta en dependiente de la otra. Volviendo a la frase del otro día, quizás sea exigente porqué creo que lo merezco, aún asumiendo todos mis (muchos) defectos. Y no es cosa de 'mejores' o 'peores', sino de 'adecuados', que encajen y armonicen con fluidez y naturalidad. Supongo que eso debe existir, aunque cueste tanto de encontrar. Y mira que odio las utopías, pero a veces soy el primer capullo que caigo en ellas como un cerdo revolcándose en su propia mierda. Nada que no arregle una buena ducha escuchando 'Flor de Pasión'...





dissabte, 10 d’agost de 2013

hERoeS




Hay días en que uno escucha el disco preciso o descubre la película adecuada, y parece reconciliarse con el mundo...



divendres, 9 d’agost de 2013

EgO dAyS





Está siendo una semana extraña y algo misántropa, involuntariamente. Bueno, hoy no; hoy he decidido con total premeditación un Ego-día, cansado de planes que se tuercen y actitudes que no entiendo. Desde el que no sale con la excusa de que se ha olvidado (cuando habías quedado una hora antes), a quien te deja a media conversación cuando te interesas por su nuevo trabajo tras meses de espera para encontrar uno, a quien tarda 2 días en contestarte a una propuesta y te deja sin margen de encontrar un plan alternativo para aprovechar tus noches libres, o a las subnormales de las lolitas francesas que siguen sin entender que, por muy de vacaciones que estén, las 2 de la mañana no son horas de estar gritando y riendo como una gallina. Yo soy el primer despistado que tengo mil y un lapsus, pero hay cosas que nunca podré entender. Nos estamos agilipollando a niveles que seguramente nunca antes el ser humano había alcanzado. Se nos está secando el cerebro a base de estupidez digital y unas relaciones sociales basadas en lo superficial, lo vanidoso, lo fugaz y fragmentado, lo exhibicionista... aparenta, aparenta, aunque luego tengas una vida interior de mierda y una vida exterior patética. Otra característica de esta nueva sociedad es la aparición de una nueva tribu urbana: los Houdini. Gente que aparece y desaparece como por arte de magia, sin explicación ni motivo aparente. Ahora estoy, Flis-Flas-Flus, ahora no estoy! Ooooohhhhh! -exclama la audiencia, ante tal exhibición de escapismo. Planes hablados antes, u otros que tenías en mente, se esfuman en un plis-plas, y se te quitan las ganas de hacer otros nuevos. Y quizás la culpa siga siendo mía, por insistir -cabezota como soy- y querer aplicar el sentido común para gestionar y entender mis relaciones con los demás. Realmente es una manera de afrontarlo muy estúpida, cuando vamos todos a nuestra puta bola. Y yo el primero. Seguramente, de manera inconsciente, debo ser el primero que actúo como un gilipollas egoísta a ojos de otros sin darme cuenta. Y si eso pasa, sintiéndome bastante bien conmigo mismo como me siento (siempre hay cosas que se pueden mejorar, pero en comparación a años atrás, estoy súper en paz conmigo mismo), eso me da que pensar que no hay solución posible: somos seres realmente insoportables, y no hay convivencia en armonía factible. A ver, por suerte hace muchos años que dejé de creer en el ser humano, pero todavía seguía dándole el beneficio de la duda a algunas personas. Y quizás la única solución sea acentuar el individualismo por convicción, hasta convertirlo en egoísmo extremo, aunque no sea la manera más deseable de ir por la vida. Pero es la que triunfa. Y aquí, 'o te adaptas o se te comen los tiburones' parece ser la máxima para sobrevivir. Necesito vacaciones de una vez, y no sólo para huir del trabajo. Necesito improvisar algún plan, necesito caras nuevas, y también montarme algún viaje yo sólo, bien lejos, y sin nadie más a quien soportar. Necesito que paren las putas molestias en las muelas. Necesito desfogarme jugando a fútbol. Necesito hacer reset, y necesito hacerlo ya...

...y a todo esto, sigo sin entender cómo es posible que no hubiera descubierto todavía este discazo...




dimecres, 7 d’agost de 2013

sÓLo tÚ MiSmO PuedEs hACeRtE FeLiZ



Después de 1 hora peleándome con el maldito servidor de internet, me pongo a escribir. Mi idea era hacerlo desde el balcón, con la fresca de madrugada, como he hecho tantas otras noches de verano. Pero por esas caprichosas leyes de la informática, en cuanto lo intentaba, me decía que no estaba conectado a internet. Me metía en el comedor, y funcionaba. Salía al balcón, y no. Incluso sacando el módem por la ventana, y a tocar del portátil, y no chutaba. Al final me he metido otra vez dentro, pero de cara a la ventana, justo delante, donde al menos entra el airecillo fresco. Calor y bochorno + resaca no es una buena combinación. Y aquí va sorprendentemente rápido (más de lo habitual). Quien entienda a la informática, que me lo explique. Yo la odio y la necesito a partes iguales, como tantas otras cosas. Me encanta este momento del día. Me encanta esta calma. Me encanta la oscuridad.  Me encanta sentir este airecillo en la cara. Me encanta sentirme despierto, tras un día en super slow motion con el cerebro al ralentí. Me encanta el verano, y todas sus historias de vida. Me encanta ser tan imperfecto. Me encantan las canciones introspectivas en la negra noche...



dilluns, 5 d’agost de 2013

cOSas QuE mE pONen dE mALa fOLLa



De las 13 campeonas del mundo de waterpolo, las 8 a las que el ABC no pone dónde nacieron son las 8 catalanas; qué cosas...

Es curioso cómo, estando absolutamente dormido como estoy hasta media tarde, mi quijotera esté tan activa de buena mañana para generar odio hacia todo lo que se escape al sentido común; en los 10 minutos de casa al metro, me da tiempo a querer asesinar a las dos abuelas que dejan que el perro se mee en mitad de la calle (lo que me hace desear irme a su casa a mearme en mitad del pasillo), al mongo que para su coche en mitad del paso de peatones, a la zombie que camina hipnotizada por su Sillyphone sin mirar al frente, al tontito que sube la calle por la izquierda y no se aparta, a los responsables de que el fin de semana sólo haya un metro de buena mañana cada 10 minutos o un autobús cada media hora, o a la subnormal maleducada que no deja que la gente salga del vagón antes de entrar a toda hostia para poder sentarse como si le fuera la vida con ello. Esta mañana he empezado a visualizar un corto sobre gente asesinable que lo petaría bastante. Una cosa que me gusta bastante son los diálogos internos que se generan en mi cabeza. No paro de hablar conmigo mismo cuando voy por la calle, y es una lástima que sean conversaciones silenciosas, porqué de verdad que os reiríais mucho si me escucharais de la mala hostia que me gasto ante el Lerdismo Ilustrado que gobierna nuestros días. El día que nos implanten una entrada USB en el cerebro, os hago una copia, o lo cuelgo en internet.

Todo esto, el día después de que tuviera que bajar al piso de abajo a hacerles callar a medianoche. Os pongo en antecedentes: el diSoRder'S Palace era un remanso de paz hasta que, hará cosa de 2 o 3 años, se mudaron al piso de abajo una pareja de franceses. Tienen el piso como segunda residencia y sólo vienen de tanto en cuanto, así que, a priori, no parece tan mal plan de cara a la convivencia. ¿Problemas? Para empezar, las obras que hicieron con el culo, y que me provocaron grietas en las paredes que, a día de hoy, nadie ha arreglado. Yo soy muy despendulado y todo lo dEsoRdeNado y feliz de la vida que queráis, pero me toca bastante lo que no suena que, ante situaciones así, no pase nada y te tengas que comer la incompetencia de otros (pero bueno, con el ejemplo que dan los políticos, tampoco se puede esperar mucho más, claro...). Por supuesto, ante algún intento de congeniar del vecino provocante de todo, fui todo lo seco que pude, no se vaya a pensar que invitándome a una cerveza me voy a olvidar de todo. ¿Segundo problema? Una puta puerta que deben tener en la cocina, con muelle para que se cierre sola , y que provoca unos portazos que hacen temblar media casa. Algo que os aseguro que pone MUY nervioso, cuando intentas leer, o escribir, o hacer cualquier actividad que requiera de un mínimo de concentración y calma. ¿Y tercer problema? Como no están casi nunca, en verano alquilan el piso a franceses que vienen de vacaciones unos días. Y, en estos casos, tanto te puede tocar alguien silencioso y respetuoso, como manadas de adolescentes en celo con las hormonas desbocadas antes la ausencia de autoridades paternas y el contexto de estar en otro país. Así, anoche tuve que bajar a pedir (muy educadamente, todo sea dicho; aunque hubiera un transfondo de furia asesina en mi interior) que pararan la música a unas lolitas que llevaban un par de horas de cantar, reír como gallinas y, resumiendo, dando por culo sin tener en cuenta de que allí vive gente (y algunas personas también). Lo divertido fue que, cuando una me abrió, otra despistada salía de la habitación en bragas y sujetador. Por suerte, se acojonaron y quitaron la música enseguida, y se fueron de fiesta. Hablando se entiende la gente...

Y si este fuera un país normal, aquí habría acabado mi entrada. Pero como vivimos en una selva de orangutanes anormales y xenófobos, he guardado mi reserva de bilis Deluxe para dos casos que me han  puesto de muy mala leche. Y ambos tienen el mismo transfondo: uno, el de una chica valenciana a la que no dejaron entrar al festival Arenal Sound por hablar en catalán con sus amigos. Y otro, el de la campeona del mundo de waterpolo Roser Tarragó, que en cuestión de horas ha pasado de ser una heroína a recibir insultos y amenazas y a tener que cerrar su cuenta de twitter por el terrible delito de tener ideas políticas propias: resulta que la chica quiere la independencia de Catalunya (como queremos tantísimas otras personas a las que NO NOS DEJAN elegirlo democráticamente), y eso les da derecho a algunos cavernícolas intolerantes (lamentablemente MUY comunes en este país) a decirle de todo y a acusarle de "no sentir los colores" y mierdas similares. Argumentos de cabeza de chorlito, vamos, de gentuza que luego serán los primeros que irán dando lecciones de que no hay que mezclar deporte con política y cosas similares. ¿Algún ingenuo en la sala se cree que los futbolistas que ganaron el mundial lo hicieron por un país, y no por ellos mismos? ¿A los Chepkin, Dushebaev, Nina Zhivanevskaia y demás deportistas que han ganado campeonatos y medallas para España alguien les cuestionó que lo hicieran con más o menos sentimiento? ¿O a la misma Mati Ortiz, también campeona del mundo junto a Roser Tarragó, alguien le acusa de no sentir la selección por ser mexicana? Ah, no, claro, que todos ellos no son catalanes (o vascos, que para el caso, sería lo mismo), y como tales, terroristas malvados satánicos que comemos niños para almorzar y violamos a las adolescentes que hablen castellano (aunque lo hagan con más faltas de ortografía que nosotros). Estoy hasta los huevísimos de toda esta mierda casposa franquista, y de todo este semi-apartheid consentido, impune y asquerosamente demagogo. Deseo como pocas otras cosas en la vida que nos dejen en paz, hacer nuestro camino, y dejar atrás este lastre social, económico y educativo. Y, por mucho que a algunos les interese pintar el apocalipsis, tened claro que los que queremos este camino lo hacemos desde el respeto mutuo, con toda la voluntad de diálogo y entendimiento del mundo, y sin odios hacia un país o a su gente. Aquí el único odio que siento yo (y que es descomunal) es hacia esa gentuza que hace de la intolerancia, la demagogia y la xenofobia su manera de ir por la vida. Los que quieran ese tipo de país, ya pueden comérselo con patatas y cagarlo en forma de diarrea mental, que eso se les da muy bien...